Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • La novia en la boda
  • Próximo álbum

Diez errores a evitar el día de tu boda

Muchas novias, cuando llega el día de la boda, se dejan llevar por el entusiasmo y la alegría, y encaran la jornada como un día común, con una cantidad infinita de tareas para hacer, sin darse cuenta de que el secreto para llegar relajada a la ceremonia es, justamente, hacer la menor cantidad de cosas ese día.

10. No llames a los proveedores la mañana de la ceremonia. Comunícate con ellos una semana antes de la boda y asegúrate de que todo esté confirmado. Si contrataste proveedores de prestigio, puedes estar más que segura de que todo estará bien.

9. No te preocupes por ningún detalle de la boda. Ni te ahoges en un vaso de agua si algo no sale como estaba planeado. Nadie se dará cuenta, excepto tú. De la cantidad de cosas que tienes que tener en cuenta, es muy probable que se te escape algún detalle. Por ejemplo, que en los baños del salón de fiestas no hayan puesto las flores que tú habías pedido o que los carteles de las mesas con el nombre de los invitados estén en negro y no en dorado…¡qué importa!

8. No trates de manejar tú los asuntos referentes a los proveedores. Así como las propinas, por ejemplo. Designa a alguien para que se ocupe de todas esas cuestiones.Si quieres relajarte, este es uno de los puntos fundamentales. Si contrataste un planificador de bodas, sin duda, se ocupará él. Y si no, pídele a algún familiar o amiga, para que sean ellos los encargados de recibir a los proveedores, pagarles o escuchar sus preguntas.

7. No te olvides de tomar el desayuno y de comer el almuerzo. Será un día largo y pasará bastante tiempo entre la ceremonia y el momento en que podrás probar bocado. En el momento tal vez sientas que los nervios no te permitirán probar bocado, pero imagínate qué harás si tu estómago empieza a quejarse en medio de la ceremonia…Así que ese día más que nunca, asegúrate de estar bien alimentada. Pero ¡atención!, elige un menú fácil de digerir.

6. No te olvides de llevar un equipo de supervivencia. Con medicina para el dolor de cabeza, aguja e hilo por las dudas de que se te descosa algo, pastillas de menta, un conjunto de ropa interior extra, lápiz de labios, polvo para el rostro, un bocadillo por si sientes hambre y alfileres de gancho. Los nervios son traicioneros, así que nunca se sabe lo que le puede pasar a una novia, en medio de las corridas y las emociones. Por ello, nada mejor que estar preparada, por si se te descose el ruedo del vestido o se te rompe el sostén, o lo que sea….

5. No te olvides de tomar suficientes líquidos durante todo el día. Eso sí: no tomes alcohol en ningún momento. La deshidratación es bastante habitual entre las novias, así que pon en tu bolso varias botellitas de agua mineral y tenlas a mano en todo momento. Además de evitar el alcohol, también evita, aunque sea por ese día, las gaseosas. Ya se sabe que te hinchan y te provocan gases, así que evita pasar un mal momento….

4. No te olvides de usar una blusa con botones. Esto para poder quitartela fácilmente luego del maquillaje y el peinado, antes de ponerte el vestido. El problema no sería manchar tu ropa, que no sería tan grave considerando que se trata de tu boda, sino arruinarte el peinado, el tocado o el maquillaje.

3. No dejes de pasar un momento en privado con tu marido después de la ceremonia. Está muy bien que desees atender a los invitados y que quieras que todos se diviertan y lo pasen bien, pero no olvides, en ningún momento, que los protagonistas de la noche son tú y tu flamante esposo. Así que, terminada la ceremonia, elijan algún rincón o ambiente donde nadie los moleste y pasen un rato a solas. Cuéntale lo que sentiste durante la boda, si te gustó lo que dijo el cura o lo que sea. Aprovecha ese momento para recordarle lo mucho que lo amas y lo alegre que te sientes por haber dado ese tan importante paso, la complicidad entre marido y mujer es un ingrediente esencial para el matrimonio, siémbrala desde el primer día.

2. No esperes que todo salga como estaba planeado. En la boda de un conocido, por ejemplo, en un momento un amigo agarró el micrófono de la persona que estaba filmando y comenzó a recorrer mesa por mesa para pedirles a los invitados un mensaje para los novios. Sin duda, fue algo que no estaba planeado y, sin embargo, resultó uno de los recuerdos más imborrables de la boda.

1.No te olvides de disfrutar de este gran día. Las bodas pasan tan rápido…así que intenta retener cada instante, para que luego todo quede en tu memoria. Aunque parezca una ironía, y seguramente lo es, muchas novias llegan al último momento de la boda y recién ahí se dan cuenta de que no pudieron disfrutar por estar pendientes de que todo saliera bien.

El éxito de una boda depende de las 10 principales cosas que una novia no debe hacer el día de su boda.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Diez pasos para prepararse para la universidad

Perro 'fashionista', la sensación en moda para hombres

Lego festeja el cumpleaños del príncipe George a su manera

Predicciones para tu signo en el Mes del Mono

Disfruta más imágenes
a tu izquierda