Enlaces Relacionados

  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Después de perder la memoria
  • Próximo álbum

Después de perder la memoria mira cómo volvió a cuidar de su hija

Lorna Smalley es una mujer que perdió la memoria, esposa y madre de una pequeña, Lorna tuvo que continuar con su vida enfrentando su enfermedad.
A pesar de su pérdida de memoria ahora es capaz de hacerse cargo de su pequeña hija otra vez, gracias a docenas de recordatorios diarios que le hace su iPhone.
En enero del año pasado, Lorna comenzó a sentirse mal, después de 48 horas fue hospitalizada, debido a que sus malestares se agravaron. Desafortunadamente de un dolor inesperado, fue diagnosticada con encefalitis o inflamación del cerebro. Su esposo fue advertido por los médicos, que quizá Lorna no sobreviviría esa noche.
Pero no fue así, Lorna logró sobrevivir lamentablemente, al despertar había perdido la memoria.
Lorna tenía una gran responsabilidad: su hija. Tenía que recordar para poder hacerse cargo de ella.
En un mes en el que estuvo en el hospital no preguntó para nada por su hija, su mente lo había borrado todo.
Ahora tiene que tener millones de recordatorios en su celular, que constantemente le dicen lo que tiene que hacer.
Gracias a estos recordatorios, ella tiene presente sus actividades diarias, solo así se puede hacer cargo de su hija y atender sus responsabilidades.
Hace dos años vive con esta enfermedad, la cual ha sobrellevado con sus tratamientos y los cientos de recordatorios de su iPhone además de que escribe en un diario para ejercitar su memoria.
Después de perder los recuerdos, esta mujer tiene que recurrir a la tecnología para poder cuidar de su hija y empezar de nuevo.
Ahora Lorna recibe más de diez recordatorios al día, los cuales le dicen los cumpleaños de la familia, su propio aniversario, lo que debe empacar para su hija, cuando debe de ir a trabajar y las cosas que tiene que hacer diariamente.
Gracias al apoyo de su familia y a la tecnología poco a poco ha recuperado la tranquilidad de saber cuando menos quién es.
Próximos álbumes

La difícil vida de un niño con alergias severas

Josh Gott, el adolescente que no deja de crecer

Descubre la llave de la felicidad para tu signo

¿Cómo hacer que nuestros niños no olviden sus raíces latinas?

Disfruta más imágenes
a tu izquierda