Enlaces Relacionados

  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente
  • Próximo álbum

Enseña a tus hijos cómo comer saludablemente

¿Sabes si estás fomentando una buena relación entre tu hijo y la comida? Es cierto que en la mayoría de los casos, los pequeños se rehúsan a consumir alimentos saludables como las verduras para sustituirlos por alimentos chatarra como dulces, lo cual para nada es bueno, ¿pero el obligarlos a comer los primeros y prohibirles los segundos es lo mejor para ellos?
Cuando los padres escogen los alimentos que pueden consumir los niños y los que están ‘prohibidos’, esto podría orillarlos a desarrollar trastornos de la alimentación, afirma Karen Kataline, ex Little Miss Condado de Denver, quien ahora es una terapeuta experimentada en salud con un grado de maestría en trabajo social de la Universidad de Columbia.
La experta explica que muchas veces, el niño no tendría un problema de peso en absoluto si su padre o madre no superpone sus propios miedos y ansiedades sobre el niño.
Esto lo sabe muy bien pues siendo muy pequeña fue sometida a dietas estrictas puesto que su madre quería que triunfara en los concursos de belleza y estaba obsesionada a respecto al peso y la imagen de la niña.
La escritora del premiado libro de memorias ‘Fatlash: Food Police & the Fear of Thin’, relata que años de ser forzada a una dieta restrictiva tuvieron un profundo efecto.
Como una niña Kataline descubrió que podía "ganar" a su madre al comer tanta comida como podía a escondidas. Ella buscó especialmente los alimentos que le fueron negados, desde salsa a las barras de chocolate.
La experta asegura que el querer controlar una elección tan personal y fundamental para nuestra supervivencia como lo que ponemos en nuestra boca crea graves consecuencias.
Si el control se impone por un exceso de celo de los padres o al grado de ser ‘policía de la comida’, obtendrán la reacción violenta de la realidad, haciendo que la gente pierda de vista el verdadero significado de mantenerse saludable.
Por ello, Kataline ofrece estas sugerencias a las familias que quieren que sus hijos tengan una relación saludable con los alimentos y por ende, con ellos mismos ya que los niños pueden muy fácilmente llevar una mala alimentación o tomar como literal la frase “eres lo que comes” y entonces pensar que en que su alimentación puede ser causa de rechazo.
Enseña a los niños la "integridad corporal". Enseña a tus pequeños que tienen autonomía sobre su propio cuerpo. En última instancia, cada uno de nosotros es responsable de las decisiones que tomamos, y esto incluye las opciones que implican a nuestros cuerpos, dice Kataline.
Enseña a los niños a reconocer las diferencias entre las opciones saludables y no saludables, y fomentar opciones sanas.
Según la experta, debes hacer hincapié en su cuerpo y en que ambos deben esperar y aceptar las consecuencias buenas y malas de las decisiones que toman. De acuerdo a esto, los niños aprenden a moderar sus hábitos alimenticios cuando están en contacto con sus propias señales de hambre ya que cuando alguien asume la responsabilidad por ellos, los pequeños pierden el contacto con estas señales.
Establece límites y respétalos. Es normal que los padres se deleiten con los logros de sus hijos. Pero hay un problema cuando necesitan desesperadamente a sus hijos vean las cosas de cierta manera o sobresalgan en un área en particular, explica Kataline.
En este caso están imponiendo sus propios problemas y están deteniendo el desarrollo de su hijo. La experta lo llama “vivir a través de su hijo” usando la apariencia de su hijo y sus logros para alimentar de su propia necesidad de atención y reconocimiento.
Que el hijo sea utilizado como un representante del adulto puede resultar en daño mental y emocional para el niño. Los padres tienen que trabajar estos temas por sí mismos o con la ayuda de un terapeuta, y establecer límites que respeten la autonomía del niño. De esta manera los niños también tienen que asumir la responsabilidad de sus propias decisiones.
Si tu hijo elige un montón de comida poco saludable, encuentra el porqué. Cuando les proporcionas su autonomía en la forma de alimentarse, anímalo a identificar la causa. Kataline explica que a veces, el cuerpo dice lo que la boca no puede. El aumento considerable de peso puede ser la armadura para el cuerpo de un niño, protegiéndolo de algo que es muy doloroso, pero el niño es incapaz de decir.
Durante su infancia y adolescencia, Kataline dice que comer en exceso comenzó como una manera de superar las estrictas normas dietéticas de su madre, pero con el tiempo se convirtió en una forma de protegerse de las miradas que hacían sentir incómoda, por eso señala que es mejor enseñarles que ordenarles.
Los alimentos no sólo proveen a tus hijos de los nutrientes necesarios para su crecimiento y supervivencia, también tiene una relación psicológica que puede ser utilizada para formar su manera de ver el mundo y a los demás.
Es cierto que los niños son más vulnerables a adquirir un trastorno que con el tiempo puede ser más grave, es por esto que debes poner más atención a la hora de la comida.
Próximos álbumes

Lo que nunca pensaste hacer hasta que tuviste hijos

Diez ciudades divertidas perfectas para vacacionar con niños

Conoce a la niña que no recibió un abrazo de Año Nuevo

¿Paternidad vs. trabajo?

Disfruta más imágenes
a tu izquierda