Enlaces Relacionados

  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Ella no recibirá un abrazo
  • Próximo álbum

Conoce a la niña que no recibió un abrazo de Año Nuevo

Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Su nombre es Ella Murphy, de 11 años y sufre una enfermedad muy rara. La pequeña vive en Langport, Somerset y tiene el síndrome de dolor regional complejo.

Ella Murphy podría ser una niña feliz, pero ella es en realidad luchando contra una enfermedad poco frecuente que la deja en tal agonía que no puede abrazar a su madre.

Ella sufre de una enfermedad neurológica llamada Trastorno complejo de dolor regional (CPRS), que afecta a una de cada 4 mil personas por año. La condición pone en un dolor insoportable por todo el cuerpo a quien la padece y éste puede durar por meses a la vez.

Incluso el más mínimo toque en el área afectada y sensible puede causar una sensación de ardor terrible, lo que significa que su familia no puede ni siquiera abrazar a la pequeña de la parte superior del cuerpo.
Próximos álbumes

¿Cómo controlo a un niño malcriado?

¿Cuánto cuesta criar a un hijo en EEUU?

Después de perder la memoria mira cómo volvió a cuidar de su hija

Llena de energía a tus hijos de forma saludable

Disfruta más imágenes
a tu izquierda