Enlaces Relacionados

  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • 'Tips' para padres trabajadores
  • Próximo álbum

¿Paternidad vs. trabajo?

La rutina diaria complica encontrar un balance entre el tiempo que se dedica al trabajo y el que pasamos con los niños, por eso tenemos estos 'tips'.
En muchas ocasiones, madres o padres pierden la cabeza cuando el niño llora el teléfono suena, llevan prisa, tienen una reunión y el o la esposa quiere hablar de algo importante, pero no es necesario que algo termine mal.
Larry Katzen, un contador exitoso como muchos otros, había experimentado con satisfacción la difícil tarea de combinar su rutina de trabajo con la de padre, por eso escribió un libro al respecto y nos compartió algunos de sus secretos. Sus cuatrillizos nacieron a principios de la década de los 70 y junto con su esposa se convirtió e un papá pionero en embarazos múltiples, cuando no existían blogs ni sitios de Internet para informarse a montones.
A más de tres décadas, Katzen asegura que para sobrellevar una vida exitosa en lo profesional y lo familiar es indispensable afianzarse a dos principios básicos, 'hacer lo correcto y escuchar a tu corazón'.
Para lograrlo, dice el autor, lo primero que debes hacer es cultivar los sistemas de apoyo. Aunque en su vida profesional, Katzen contó con el apoyo de la mayoría de sus jefes para no descuidar a su familia, sabe que no todos cuentan con ese apoyo. Sin embargo es básico que consideres el soporte de otros familiares o cuidadores externos.
Los cuidadores pueden auxiliarte a atender las necesidades inmediatas y triviales de tus pequeños, como llevarlos al sanitario o hacer tus compras básicas, entre otras actividades.
Si bien es cierto que llevarlos a sus clases de arte o a sus entrenamientos deportivos es parte importante de la paternidad, no te crees dolores de cabeza extra. Delega, por ejemplo Katzen y su esposa Susan contrataron a un recién graduado de la secundaria para que les ayudara con sus pequeños dos o tres días a la semana, así ahorraron dinero y recibieron ayuda.
Los maestros son otro tipo de apoyo, pídele a su profesor que te notifique si está teniendo problemas con alguna clase específica o con algún compañero, déjale tu número telefónico o tu correo electrónico de la empresa, así estarás pendiente de ellos aunque estés trabajando.
Si tu trabajo implica viajar, considera llevar a tu hijo o a uno de ellos en algún viaje, eso les dice que los tienes presentes y que ambos rubros en tu vida son igual de importantes.
Planea un viaje como estos si tendrás al menos tiempo para cenar con él a solas o dar un paseo por una atracción local, se volverá un recuerdo de incalculable aprecio.
Cuando las cosas no van bien en el trabajo, los niños tienen por qué padecerlo. No es que se los ocultes, puedes decirles que no es un buen momento, pero te estás encargando. La seguridad de un niño depende de ti y quizá las cosas no sean tan complicadas, pero su pensamiento puede volar tan lejos que puede estresarse de más.
Si tu familia es grande, considera tener un sitio de refugio de fin de semana o para vacacionar. Este espacio con significado familiar les permitirá aislarse de los problemas y disfrutar del tiempo juntos.
Además, no olvides que puedes hacer cosas desde casa y vigilarlos, no significa que tu te pongas frente a la computadora y te olvides, más bien que lo complementes.
Si los ubicas en tu misma área de trabajo, pones música agradable y te concentras, también estás dándoles un ejemplo positivo sobre la responsabilidad con el trabajo y la dedicación. Si todos realizan sus deberes, pueden recompensarse más tarde con una película en casa, un tiempo para jugar o que les dediques 20 minutos para que te cuenten cómo se sienten en la escuela.
Próximos álbumes

Siete tips para detener el ‘bullying’

Diez ciudades divertidas perfectas para vacacionar con niños

Conoce a la niña que no recibió un abrazo de Año Nuevo

Lo que nunca pensaste hacer hasta que tuviste hijos

Disfruta más imágenes
a tu izquierda