Enlaces Relacionados

  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Miedos y fobias de los hijos
  • Próximo álbum

Aprende a manejar el miedo y las fobias de tus hijos

Durante la infancia, los hijos llegan a desarrollar muchos temores pues aún no comprenden muchas cosas. La mayoría de esos temores serán irracionales, pero siempre recuerda que tus hijos aprenderán de ti. Esto incluye la forma en la que afrontas tus temores y también los miedos que tú tienes.
Según Anthony Sposato, autor del libro 'Successful Parenting: How to raise your children to be successful adults' (Crianza exitosa de los hijos: Cómo criar a sus hijos para que sean adultos exitosos), para ayudar a tus hijos a superar las fobias, lo primero es que, al estar cerca de ellos, trates de no ponerte en un lugar o en una situación que te haga sentir incómodo o temeroso. Si no puedes evitarlo y tu hijo debe estar presente, trata de disimularlo porque si tu niño ve el temor en ti, se dará cuenta de que tiene una muy buena razón para atemorizarse. Si tú mismo tienes un problema, busca ayuda.
Debes comprender que cada niño es diferente, con sus propios procesos de pensamiento, comprensión de la vida y aprendizajes. Inclusive, sus temores son únicos. Siempre debes ser comprensivo, paciente y tratar de ayudar tus hijos a superar sus miedos.
Si notas un comportamiento extraño en tu pequeño, un miedo o una fobia, es importante que trabajes en ello junto con tu él. No dejes pasar el tiempo porque esos miedos tendrán la oportunidad de echar raíces en la 'psique' de tu hijo y, entonces, generar un problema más grave.
En el caso de que sea una fobia muy difícil de superar y sientas que no puedes ayudarlo tu mismo, lo mejor que puedes hacer es buscar el apoyo de un profesional. Él te dará la mejor asesoría.
Un miedo irracional puede llegar a ser debilitante en la infancia y continuar hasta la edad adulta. Hay temores que orillan a los niños a dejar de hacer las cosas que les gustan, pero hay otros que, inclusive, los limitan para hacer sus actividades cotidianas ¿Imaginas lo que puede ocurrir si este temor los acompaña a la adultez?
No dejes que esos miedos destruyan la alegría de la vida de tus hijos. El buen desarrollo durante la infancia es vital para la vida posterior, si la felicidad de tu pequeño se ve opacada en este momento puede causarle un daño irreversible durante esta bella etapa y en adelante.
También es muy importante que cuando trabajes en la fobia o miedo de tu hijo, no lo presiones o lo traumatices más con el afán de que lo supere. Poner demasiado empeño y forzar al niño a someterse a ese miedo también puede ser contrapoducente y muy dañino para él.
Toma las cosas con calma y siempre háblale del miedo y explícale por qué no deben temer, dile que esa cosa que le aterra en realidad no existe o no es una razón para sentir temor. Anímalo segurándole que un día se reirá de su fobia.
Debes tener en cuenta que la mayoría de los miedos de la infancia se irán cuando tus hijos crezcan pero hay algunas cosas que no serás capaz de manejar si no con la ayuda de un experto.
La manera de encaminar a tus hijos a la cura de sus miedos es exponerlos a ello. Por ejemplo, si tienen un problema al estar en edificios altos y puentes, debes buscar que pasen el mayor tiempo posible en esos lugares para acostumbrarlos a ellos. Igualmente con las situaciones que les aterran .
Finalmente, considera que no puedes resolver todos los problemas. Recuerda que hay algunas cosas a las que los niños necesitan hacerles frente por sí solos. Tu papel como padre será estar ahí para cuando ellos te pidan un poquito de ayuda.
Próximos álbumes

¿Peligros en los juguetes?

Después de perder la memoria mira cómo volvió a cuidar de su hija

‘Tips’ para manejar adolescentes rebeldes

¿Cómo hacer que nuestros niños no olviden sus raíces latinas?

Disfruta más imágenes
a tu izquierda