Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Educa con el ejemplo
  • Próximo álbum

Educa con el ejemplo

El ejemplo: amarlos siempre. ¿Cómo lograrlo? Hay diferentes formas de manifestar este sentimiento. Lo importante es hacerlo de alguna manera. Ya sea con caricias (algo muy recomendado en la primera infancia), con palabras de amor o con pequeños gestos. El camino del aprendizaje es largo y arduo para un pequeño, nada mejor que acompañarlos en cada paso con gestos de cariño. La historia ha demostrado que la intolerancia no funciona nunca, lo mejor es ser pacientes con sus pequeñas equivocaciones y amarlos a pesar de sus errores.
El ejemplo: tener e inculcar autoestima. ¿Cómo lograrlo? La autoestima es fundamental para enfrentar la vida. Y es también un reto para los padres. Sin embargo el mejor ejemplo comienza en el hogar, cuando los niños ven que papá y mamá demuestran su propia valía. El psicoterapeuta de New Jersey, Jay P. Granat dice que los niños aprenden mirando los modelos de los padres. "Si los padres y madres tienden a resolver los conflictos con rabia y abusos, los chicos probablemente tendrán este comportamiento en el hogar y en la escuela", detalla el experto. Es importante hablar siempre de los logros antes que de los fracasos. Un dato de la Asociación Americana de Psicología, el deporte aumenta la autoestima en los niños. Para considerar.
El ejemplo: mantener siempre los buenos modales. ¿Cómo lograrlo? Si el niño ve a un padre comer con la mano, probablemente repetirá esta actitud. Para conseguir que los niños tengan buenos modales primero hay que ser un ejemplo. La mejor recomendación es enseñarles con las palabras y las acciones. Los más pequeños pueden comenzar aprendiendo reglas básicas de la vida en sociedad como agradecer o pedir disculpas cuando cometen un error.
El ejemplo: mantener siempre una buena comunicación. ¿Cómo lograrlo? Julie Lenzer Kirk, autora de The ParentPreneur Edge: What Parenting Teaches About Building a Successful Business da una idea. "Cuando nos sentamos en la mesa familiar se comentan los sucesos más importantes de nuestro día por turnos. Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de compartir si algo malo o bueno pasó", explica Julie Lenzer Kirk. Mary Jo Fay, guionista y oradora, recomienda hablar con los hijos esos temas espinosos para que cuando llegue el momento estén listos.
El ejemplo: aprovechar más los juegos más simples. ¿Cómo lograrlo? Cuando un niño recibe un juguete detrás de otro termina por perder el valor de recibir algo nuevo y además comienza a sentir indeferencia por lo que tiene, que en general es más de lo que puede usar. Si los niños ven, además, que los padres lo compran todo, ellos querrán hacer lo mismo. Una buena medida es guardar el dinero en la billetera y aprovechar esos juegos cerca del hogar. Esto hará que la familia pase un momento junta y tendrá el beneficio de estar al aire libre. Otra alternativa es fabricar con ellos juguetes, algo que les enseñará el valor de lo hecho por uno mismo.
El ejemplo: decidir con tiempo el estilo de educación de los niños. ¿Cómo lograrlo? Kimberly McKenna, especialista en sistemas de la familia, dice que hay que saber primero qué se va a enseñar para luego hacerlo bien. Esta experta recomienda tener en claro cuáles son tus valores. Luego hablar con la pareja sobre este tema. "Hay algunas cosas que tú y tu cónyuge acordarán y desearán inculcar a tus niños. Los dos deben mantenerse claros sobre los valores fundamentales que quieren usar como brújula para tu familia", detalla la especialista.
El ejemplo: dedicarle tiempo a la familia y promover actividades en conjunto. ¿Cómo lograrlo? Tener un hijo puede ser una de las gratificaciones más importantes de la vida pero también es un gran reto. En especial porque papá y mamá son una pareja, trabajan, tienen amigos, familias propias y actividades personales. A todos estos tiempos se les deberá sumar el del nuevo integrante de la familia. Los tiempos personales son tan fundamentales como los compartidos.
El ejemplo: leer, leer, leer y leer. ¿Cómo hacerlo? Está demostrado que leerles a los bebés los estimula. Además que el hábito de la lectura prepara a los niños para su vida escolar. Christine Louise Hohlbaum, autora de Diary of a mother: Parenting Stories and Other Stuff, dice que "los niños aman las historias. Como narradora sabía que podía inculcar mejor los valores como no robar o ser honesto si lo hacía a través de una historia", detalla la autora.
El ejemplo: ser optimistas siempre, aún cuando el panorama sea difícil. ¿Cómo lograrlo? Es muy difícil ser optimista todo el tiempo y tampoco se trata de mantener una actitud hipócrita frente a los niños. Sino de aprender a ver más los logros diarios que los fracasos. Dice un viejo refrán que el optimista siempre tiene una esperanza y el pesimista una excusa para todo. Un buen ejercicio es sentarse a la mesa familiar y hablar de los logros diarios. Felicitar a los niños por lo que han conseguido y alentarlos a más. Recuerda que tu ejemplo es la clave.
El ejemplo: por sobre todas las cosas, el respeto. ¿Cómo lograrlo? Primero respetándose entre los integrantes de la familia. La terapeuta Brenda Rodstrom, especialista en familias sustitutas, explica que el respecto se debe enseñar aún cuando los padres se están separando. Debi Yohn, psicóloga, autora de Parenting College Students: 27 explica que "el niño aprende la mayoría de los comportamientos en la familia. Aquí es donde el niño practica lo que aprende. Ellos aprenden a través de los roles".
El ejemplo: para lograr todo en la vida es fundamental la responsabilidad. ¿Cómo lograrlo? Lori Quaranta, madre soltera de una adolescente de 21 años cuenta que ella le enseñó a su hija a ser responsable a través de las metas y objetivos que se propone. "Uno de los mayores ejemplos que yo he puesto en mi hija es que si dice algo luego debe cumplirlo, porque su palabra lo es todo". Una buena forma de inculcar la responsabilidad es dividir las tareas del hogar, escribirlas en un papel y pegarlas en la heladera.
El ejemplo: los padres son el espejo con el que se miran los niños, piensa siempre en hábitos sanos. ¿Cómo lograrlo? Tan simple como comer sano, hacer ejercicio físico, no fumar ni beber en exceso. Al menos frente a los niños. Esto puede ayudar mucho. Además de estimularlos a ellos a comer esos alimentos que son buenos para su salud y a hacer ejercicio desde la primera infancia. Leigh Anne y Stacy DeBroff relatan que enseñar a los niños a lavarse las manos es un buen hábito saludable. Otros ejemplos son el correcto cepillado de los dientes y la higiene personal en general. Esto los mantendrá incluso saludables todo el año.
El ejemplo: siempre ser sinceros. ¿Cómo lograrlo? La mayoría de los especialistas hablaron con Univision.com sobre este tema. La sinceridad y honestidad son claves. El Dr. Carl G. Arinoldo, psicólogo y autor de Essentials of Smart Parenting: Learning the Fine Art of Managing Your Children asegura que una de las cosas más importantes que los padres pueden hacer el inculcar la honestidad y veracidad a los hijos. ¿Cómo? Siendo honestos y veraces en los propios dichos y relaciones personales. Lo mismo detalla el caricaturista y orador Jason Kotecki quien asegura que la falta de honestidad luego se traduce en problemas éticos en la vida laboral y política. La única solución para esto es el ejemplo familiar.
El ejemplo: ayudar siempre a los demás y ser solidarios ¿Cómo lograrlo? Hay muchas maneras. Una de las mejores es involucrar a los niños y a la familia en alguna actividad solidaria. Las organizaciones necesitan el apoyo de la comunidad. Se pueden realizar diferentes tareas, una interesante es la propuesta de My Soldier (Mi Soldado). Este programa pide a los civiles enviar un sincero saludo, a través de una carta, a un soldado que está lejos de casa cumpliendo su función. La idea es ayudar a los soldados que están en la guerra. Un momento para compartir en familia y ensañarles a los niños el valor de ayudar a otro.
El ejemplo: siempre ser consecuentes con lo que intentamos enseñar. ¿Cómo lograrlo? Buddy Howard de la organización Equity Research dice que una de las mejores cosas que se les pueden inculcar a los niños es el equilibrio de los padres. Kimberly McKenna, asegura que dentro de lo que hay que enseñar, la autorregulación puede ser lo más importante. "Cuando los padres pueden demostrar su capacidad para mantenerse bajo presión, conservan la brújula moral de la familia", finaliza la experta.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Enseña el sexo sin culpas

Después de perder la memoria mira cómo volvió a cuidar de su hija

La difícil vida de un niño con alergias severas

Llena de energía a tus hijos de forma saludable

Disfruta más imágenes
a tu izquierda