Publicidad | Vea su anuncio aquí

Un golpe en la cabeza en niños amerita urgencia médica

Un golpe en la cabeza en niños amerita urgencia médica

Las caídas en niños que traen como consecuencia golpes en la cabeza ameritan atención médica inmediata, para evitar secuelas.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Niños seguros, adultos felices

FOTOS:  Niños seguros, adultos felices

Ver fotos
Las peores travesuras de los hijos

FOTOS:  Las peores travesuras de los hijos

Ver fotos
Los hijos

FOTOS:  Los amigos imaginarios en la infancia

Ver fotos
La familia

FOTOS:  El árbol genealógico influye en tu vida

Ver fotos

Las caídas en niños que traen como consecuencia golpes en la cabeza ameritan atención médica inmediata, para evitar secuelas, producto de fracturas y hemorragias intracraneales, afirmó la especialista Martha Elba González Cuevas.

 La pediatra del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, dijo que generalmente cuando un menor sufre una caída, la parte más afectada es la cabeza, por ser la estructura que tiene mayor tamaño, en comparación con el tronco y miembros inferiores.

 Indicó que alrededor del 30 por ciento de infantes, de uno a tres años de edad, que sufren traumatismos craneoencefálicos pueden presentar cuadros graves y requerir hospitalización.

 Incluso señaló que estas lesiones traumáticas en niños constituyen el primer motivo de consulta, en las áreas de urgencias de los hospitales de segundo nivel del IMSS Jalisco.

 De acuerdo con la Coordinación de Información y Análisis Estratégico, en 2011 se atendieron un total de nueve mil 955 casos de traumatismos craneoencefálicos, correspondientes a niños de cero a cinco años de edad.

 La gravedad de la lesión, señaló González Cuevas, dependerá de la trayectoria de la caída, mientras que la recuperación de la misma irá en función de las condiciones de salud del pequeño, por lo que es importante que cuente también con todas sus vacunas, conforme al esquema que corresponde a su edad.

 Aclaró que lo riesgoso no es el golpe en sí, sino la eventual fractura y sangrado interno que la caída puede ocasionar, por lo que es vital que ante un accidente de este tipo, los padres de familia lleven al menor a recibir atención médica.

 “Es sabido que las secuelas pueden evitarse, siempre y cuando no transcurran más de seis horas sin intervención”, explicó.

 Tras la caída, el niño puede tener síntomas como irritabilidad y un llanto agudo, pérdida de la conciencia, e incluso fuga del líquido cefalorraquídeo por la nariz o puede debutar con crisis convulsiva.

 Asimismo, exhortó a los padres a no caer en negligencias y a cuidar a sus hijos de caídas, sobre todo a los más pequeños de uno a tres años de edad.

 Es importante, dijo, evaluar los riesgos al interior del hogar para evitar accidentes; si se cuenta con escaleras se recomienda poner protecciones alrededor, subrayó.

 Indicó que no debe dejarse al niño solo en la cama de los padres, porque puede rodar y caerse.

 De hecho, una vez que se separa de la madre, a los seis meses, es preciso que duerma solo en su propio espacio, es decir, en su cuna, la cual también deberá contar con barrotes de protección.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí