Publicidad | Vea su anuncio aquí

padres que se meten en todo

SOS: padres entrometidos

- Getty Images

Suri disfruta de estar en familia

FOTOS:  Tom Cruise disfruta en familia

Ver fotos
Schiffer, una mamá modelo

FOTOS:  Schiffer, una mamá modelo

Ver fotos
El fútbol: con nuevos aromas a familia

FOTOS:  El fútbol: con nuevos aromas a familia

Ver fotos
¡Diviértete en familia!

FOTOS:  ¡Qué divertido es estar en familia!

Ver fotos
Las familias más tiernas del espectáculo

FOTOS:  Grandes y famosas familias

Ver fotos

¿Yo metida?

Opinan, opinan y opinan. Son como seres omnipresentes sacados de una película tipo The Truman Show. Padres entrometidos que, sin quererlo, dañan la relación de sus hijos con el mundo y con ellos mismos. Hay diferentes formas de ser intruso en la vida de un pequeño o joven. Una actitud que puede llevar al ocaso a la relación de una familia. ¿Tuviste un padre intruso? ¿Te consideras uno? Opina aquí.

Si eres del tipo de madre de las que saben todo acerca de su hijo, incluso con quién habla por teléfono y qué dice, probablemente te enfrentes a un duro espejo. El de una mamá entrometida. Hay diferentes formas de dominar el mundo de tus hijos.

Una es justamente esta, el control de todo lo que acontece en su vida. Hasta de mínimos detalles como el color de ropa interior que se colocó la niña de… ¡13 años! Existen los padres entrometidos que elijen otras estrategias. Una es espiar a través de amigos, maestros o cualquier ser que sirva de base de datos.

También aparecen esos padres entrometidos que deciden todo, pero absolutamente todo, por sus hijos. Hasta la ropa que está estirada en la cama de un niño mayor a 12 años. Incluso la carrera universitaria que elegirá el pequeño, que resulta no ser tan pequeño pero que, mirado a través de los ojos de estos padres, siempre será un bebé.

Padres intrusos que pueden hacer pedazos la relación, si es que aún les queda, con sus hijos, sin quererlo claro está. O que pueden obtener, como Daniel López, médico de 78 años, una cruda vejez. Sus tres hijos volaron hacia diferentes puntos cardinales como para dejar bien en claro un detalle: no más intromisiones en sus vidas.

Hay investigaciones que aclaran lo peligroso y nocivo que resulta esta mala actitud. Un análisis realizado por cuatro universidades de Bélgica y publicado por el Journal of Applied Developmental Psychology, detalla que los hijos de padres poco invasivos tienden a generar amistades y actitudes más positivas. Sucede lo contrario cuando los padres pasan los límites de independencia de sus pequeños.

Además se ha demostrado que este tipo de padres tiende a dañar la autoestima de sus hijos y perjudican la relación hasta, en algunas oportunidades, puntos donde ya no hay más retorno.

Un buen antídoto para padres e hijos que sufren este problema es un libro que recomienda la Asociación Americana de Psicólogos. Se llama en inglés Intrusive Parenting y explica cómo esta práctica afecta negativamente en los niños. Se consigue en aproximadamente 40 dólares.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí