Publicidad | Vea su anuncio aquí

Chinatown, corazón oriental

Chinatown, el corazón oriental

- EFE

Chinatown, en el corazón de Manhattan

FOTOS:  Chinatown, en el corazón de Manhattan

Ver fotos

El reino de las ofertas

Bueno, bonito y barato, ese es el reclamo. La cena perfecta, con pescado fresco y dos platos, en el corazón de Manhattan por el módico precio de 15 dólares. Este chollo sólo puede encontrarse en Chinatown, el barrio neoyorquino de las ofertas y las oportunidades, aunque también de las falsificaciones, la economía sumergida y la inmigración ilegal. Un destino obligado para los turistas que visitan Nueva York.

Chinatown es el mayor enclave de inmigrantes chinos en Occidente y el único barrio de la Gran Manzana que ha conseguido eludir el aburguesamiento que se está llevando de Manhattan a sus habitantes más pobres, como ha ocurrido en Harlem con las familias afroamericanas de toda la vida.

A diferencia de los barrios chinos de otras ciudades del mundo, el de Manhattan es al mismo tiempo un área residencial y comercial. A pesar de las oleadas de inmigrantes a la zona, ha sido capaz de mantener intacta su fábrica cultural, e incluso ha logrado extender sus fronteras, relegando la zona de Little Italy a un par de calles, literalmente.

Los visitantes acuden a Chinatown atraídos por la comida y los complementos, porque saben que no los pueden encontrar más baratos. Sin embargo, la oferta se multiplica con los centros de masajes, acupuntura, tiendas de ultramarinos, hierbas aromáticas, pescado fresco, templos budistas, centros de arte y comida asiática de todo tipo.

En Chinatown puede encontrarse casi cualquier cosa, hasta recuerdos y banderas de Italia en tiendas que pertenecían a la antigua zona italiana y ahora son regentadas por asiáticos.
Es un secreto a voces que la mayor parte de los trabajadores de la zona perciben menos del salario mínimo y que las transacciones económicas se realizan en efectivo para evitar el pago de impuestos.

Esta economía sumergida es la responsable del empleo de los cientos de inmigrantes que carecen del conocimiento suficiente del inglés para encontrar mejores condiciones laborales en Nueva York. De este modo, las principales fuentes de ingreso del barrio provienen de la industria alimentaria y la textil, fundamentalmente del dinero que se gastan los turistas.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí