Publicidad | Vea su anuncio aquí

Cómo reconocer a un pedófilo

Perfil del pedófilo

¿Cómo educar a nuestros hijos para que nadie se aproveche de ellos? Los múltiples casos de abusos a niños y adolescentes evidencian la importancia de esta pregunta. No se trata de desconfiar de todo el mundo y vivir en una burbuja, sino de guiar a tu hijo para saber tomar la decisión apropiada en el momento indicado. Y aprender a reconocer las señales de alerta.

Los pedófilos son personas que obtienen placer sexual a través del acercamiento con un niño. Según el Dr. Richard Macu Brousil, director del Programa de Salud Mental y Comportamiento Infantil y Adolescente del Hospital Mount Sinai, de Chicago, en líneas generales se estima que entre un 2 y 3% de la población de los Estados Unidos cuadra con la descripción de “pedófilo”. Las víctimas son principalmente varones, siendo la proporción 3 a 1 o 4 a 1 (es decir, de cada niña que es víctima de pedofilia, 3 o 4 niños también lo son).

 “Es importante saber que una persona recién es diagnosticada como “pedófila” cuando cumple los 18 años de edad y tiene por lo menos 6 meses de experiencia de intensas urgencias y fantasías sexuales recurrentes, que incluyen actividades con un menor de 13 años o con una diferencia de edad mínima de cinco años”, explicó el Dr. Richard Macu Brousil, al mismo tiempo que remarcó que esta es la información “técnica”, pero que las siguientes son algunas de las señales que manifiestan los pedófilos:

  1. Racionalización de sus actos: Suelen decir “al chico le gusta” o “ésta es la manera que le demuestro cómo lo quiero” para fundamentar lo que hacen.
  2. Amenazas de violencia a la víctima o sus seres queridos.
  3. Encuentran víctimas “fáciles”. En general, chicos que están deprimidos, que son solitarios o que ya los conocen y confían en ellos. Ésta es la razón por la que muchos pedófilos son miembros de la familia, porque ya todos “confían” en ellos.
  4. Hacen grandes esfuerzos por lograr que la familia de la víctima o su grupo de apoyo “confíe” en ellos.

Habla con tus hijos sin asustarlos

Ahora que ya sabes qué es un pedófilo y cómo puedes reconocerlo, te toca transmitirles la información correcta a tus hijos, para que puedan protegerse. Según el Dr. Brousil, la edad ideal para empezar a hablarles es a partir de los 5 años, aunque hay muchos padres que abren el diálogo a partir de los 3 años. Lo importante es que a los 7 años el niño ya posea el conocimiento de lo que está bien y lo que no está bien.  “Los chicos necesitan saber qué partes son “intocables” cuando los dejan al cuidado de otros adultos que los padres no conocen muy bien. Se pueden establecer las zonas buenas para tocar y las malas”, especificó el Director del Hospital Mount Sinai, de Chicago.

  • Si los niños son pequeños, para enseñarles cuáles son las partes privadas que nadie debe tocar, el especialista sugiere hacer una analogía con las zonas que cubren los trajes de baño.
  • Igualmente, explícale quién puede y quién no puede mirarlo y tocarlo. (Por ejemplo, su médico pediatra es uno de los que “sí” puede. Lo mismo si tiene una nana.)
  • Explícales qué le deben decir a alguien que los quiere tocar. Así si les pasa, saben qué hacer.
  • Asegúrate de que siempre tengan claro que ellos no tendrán un problema si se niegan a tocar a alguien o si te lo cuentan a ti.
  • Háblales con términos sencillos y con la verdad.
  • Si te hacen muchas preguntas, y no sabes qué responder, consulta con un profesional (médico, psicólogo o asistente social), en la escuela o agencia de salud mental de tu comunidad.
  • Termina la charla aclarándole a tu hijo que siempre estarás ahí para protegerlo, que puede contar contigo si alguien intenta algo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí