Conquístalo el Día de los enamorados

Conquístalo el Día de los enamorados

Conquístalo el Día de los enamorados - Photodisc

En los shoppings, por las calles, en los comercios... Cupido está presente en todas partes, con sus corazones, sus frases románticas y sus canciones melosas. ¿El resultado? Hasta los hombres más duros y recios ese día llegan a sentir deseos de enamorarse. Así que, ¡aprovecha esta oportunidad única para seducirlo! Mira estos planes de acción según tu tipo de hombre.

Para los deportistas

Si el hombre que quieres conquistar es un atleta de esos que pasan dos o tres horas por día en el gimnasio, ¡ni se te ocurra regalarle chocolates! Te recitará un discurso sobre las grasas y los hidratos, y por sobre todas las cosas, ¡te tachará de la lista de candidatas en un santiamén! Así que pídele a tu abuelita la receta de las galletas de avena, cómprate alguna bebida dietética y sugiérele pasar la tarde al aire libre.

¿Cómo vestirte? Estos hombres aman la ropa deportiva, así que elige de tu guardarropa algún conjunto informal. Por ejemplo, una chaqueta de algodón o un sweater liviano, unos jeans o pantalones sport y unos zapatos tennis (preferiblemente con colchón de aire). Y eso sí, casi nada de maquillaje. La nota romántica puedes lograrla comprando un molde con forma de corazón para hornear las galletas.

Tu compañero de oficina

Aunque siempre dijiste que amor y trabajo no van de la mano, ¿no puedes dejar de pensar en tu compañero de trabajo? Qué mejor que el Día de San Valentín para que él se anime a pedirte otra cosa que no sea la grapadora. Cuando se esté acercando la hora de salida, pregúntale si tiene programa. Si te dice que no, dile que te encanta ir a un mall a ver a los tortolitos en el Día de los enamorados, que si quiere acompañarte. Verás que de tanto ver a las parejas caminando de la mano y dándose besitos, él también sentirá un cosquilleo. Además, empezará a verte como una mujer y no simplemente como una compañera de trabajo.

¿Cómo vestirte? Como al trabajo debes ir con determinada ropa, te invitamos a que este día elijas lo más sexy que tengas. Un buen escote, un pantalón más ajustado o una camisa corta, harán que él te mire con otros ojos. Si te pregunta por qué te viniste así, contéstale: “No sé, será que el amor me pone más linda”.

Si hace meses estás detrás de un artista o un intelectual, ¡ni se te ocurra llevarlo a un centro comercial! Averigua qué exposiciones de arte hay en el lugar donde vives o búscate algún café literario y dile que mueres por un capuchino justo en ese café.

¿Cómo vestirte? Tal vez ésta sea la oportunidad de usar esa falda que era de tu madre o el chaleco que te compraste en esa tienda de ropa usada. Cuanto más artesanal y viejo, mucho mejor. Como los intelectuales aman lo kitch, cómprate un anillo bien grandote alegórico a San Valentín. ¡Te servirá para hipnotizarlo mientras te explica las virtudes del cine alemán!

¿Te enamoraste perdidamente de un yuppie?

Te espera un verdadero trabajo; es decir, deberás demostrarle que si se pone de novio contigo, no serás un impedimento para que logre ser un profesional exitoso. Averigua cuál es el restaurante de moda y sugiérele ir a comer ahí. Consejo importantísimo: estos hombres suelen ser algo machistas, así que deja para otra ocasión tu discurso sobre el feminismo y disfruta de la velada.

¿Cómo vestirte? Así como antes te sugerimos buscar esas prendas con olor a naftalina, ahora es el turno de buscar toda la ropa de marca que tengas. Una camisa de tela Oxford, por ejemplo (si tiene el logo del caballito mejor aún), un pantalón clarito y unos zapatos al tono serán el conjunto ideal. Si tienes alguna cadenita de oro y un reloj de marca, ¡no olvides ponértelos!

Para los solitarios

Si el hombre de tu vida es un lobo solitario, de esos que van del trabajo a su casa y de casa al trabajo, ofrécete para ir a cocinarle algo a su casa. Unos spaghetti a la capresse (con tomate, albahaca y aceite de oliva), pueden ser una receta fácil y muy cool.

¿Cómo vestirte? Esta vez, te dejamos elegir a ti. En estas ocasiones es tan apropiado ponerte tu mejor vestido –para honrarlo con tu arreglo- o ir en jeans y una camiseta –para demostrarle que te sientes como en tu casa-. Fíjate cómo te sentirás más cómoda. El toque personal y amoroso lo darás con…¡el delantal de cocina! Cómprate uno con algún diseño de San Valentín y muéstrale que, ¡no es bueno que el hombre esté solo!

Hombres deportivos, intelectuales, de tu mismo trabajo, yuppies o solitarios, da lo mismo. Lo importante es que tu amor sea correspondido. Ese día y para siempre.