Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Curiosidades del amor
  • Curiosidades del amor
  • Romance en la oficina
  • Sexo y Romance
  • Curiosidades del amor
  • Curiosidades del amor
  • Curiosidades del amor
  • Curiosidades del amor
  • Curiosidades del amor
  • Curiosidades del amor
  • Curiosidades del amor
  • Sexo y romance
  • Curiosidades del amor
  • Pareja
  • Sexo y romance
  • Próximo álbum

Las curiosidades alrededor del amor

El amor de pareja no sólo es contradictorio, imprevisible y transformador, como demuestra la experiencia de quienes lo viven, sino que además está repleto de facetas sorprendentes y curiosas, como desvelan los últimos estudios sobre ese intenso sentimiento.
Por ejemplo, ¿quién es el primero en decir “te quiero” o “te amo”, en una pareja? Aunque el 64 por ciento de las personas creen que las mujeres son las más rápidas a la hora de manifestar expresamente sus sentimientos, los hombres suelen adelantarse a ellas.
Es lo que ha concluido un estudio sobre las declaraciones de amor en el que han participado cientos de parejas heterosexuales, efectuado por el psicólogo Joshua M. Ackerman del Instituto de Tecnología de Massachusetts.
Además, de acuerdo con la investigación de Ackerman, al igual que las mujeres, los varones que buscan un compromiso se sienten más felices si oyen un “te quiero” tras mantener relaciones sexuales con su pareja, en vez de escuchar estas palabras antes del acto amoroso.
Por otra parte, un equipo de expertos de la Escuela de Psicología y Neurociencias de Universidad Saint Andrews, Escocia ha descubierto que las interacciones sociales de carácter no sexual entre las mujeres y los hombres, hacen que la temperatura del rostro femenino se eleve.
Los científicos emplearon imágenes térmicas para registrar los cambios en la temperatura de la piel en los brazos, las palmas de la mano, la cara y el pecho de los interlocutores.
Los investigadores encontraron que en las interacciones mujer-hombre se producía una respuesta fisiológica al contacto social mucho más intensa de lo que imaginaban, ya que la temperatura facial en las mujeres subía un grado centígrado.
No obstante, este fenómeno no se detectó en las interacciones similares entre dos mujeres, según han desvelado los autores del trabajo, los investigadores Amanda Hahn, Carmen Lefevre y David Perrett, en la revista ‘Biology Letters’.
Por otro lado, la tendencia a quedarse dormido tras mantener relaciones sexuales en uno de los miembros de la pareja, se asocia a que éste tiene un deseo inconsciente de una unión más fuerte y un afecto mayor, de acuerdo a un estudio de psicólogos evolucionistas de la Universidad de Michigan (UMICH) y el Instituto Albright, en Reading, Pensilvania.
Para los psicólogos, mimarse y hablar tras mantener relaciones físicas es una forma clave de expresar a nuestra pareja nuestro compromiso con ella y, en términos de la fortaleza de la relación, podría ser tan importante como lo que ocurre antes e incluso durante el acto sexual.
Además, la investigación indagó quien es más susceptible de quedarse dormido tras el sexo —si el hombre o la mujer— descubriendo que pese a los estereotipos en este aspecto no hay mayores diferencias de género.
“Hacerse el duro” o “hacerse de rogar” con el otro mediante comportamientos, actitudes o expresiones cuestionables que suelen desembocar en conflictos, es una forma de poner a prueba la fidelidad y compromiso de la pareja, una herramienta psicológica para saber en qué punto está la relación y qué se puede esperar de nuestro compañero o compañera afectivos.
Así al menos lo sugiere un estudio de investigadores de las Universidades de Sídney, Australia y de Singapur, que estudiaron la adopción de este tipo de conductas en más de mil 500 personas, la mayoría de las cuales reconoció que usa este tipo de estrategias.
Según los investigadores, existen 58 estrategias diferentes empleadas por hombres y mujeres para comprobar la vitalidad de su relación, las cuales parecen discutibles pero que, a largo plazo, permiten entablar relaciones seguras.
Algunas de estas tácticas consisten en ignorar a la otra persona cuando nos habla, no devolverle las llamadas, flirtear con alguien ante sus ojos, presentarse como muy seguro de uno mismo ante ella o comportarse de forma desagradable con la pareja... Curioso pero, según los investigadores, efectivo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

¿Cómo festejan las parejas San Valentín en el mundo?

Cuatro consejos para organizar una fiesta mexicana

¿Cómo ayudo a mi hijo a hacer amigos en una nueva escuela?

Conmovedora boda colectiva en el Vaticano

Disfruta más imágenes
a tu izquierda