Enlaces Relacionados

  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Infidelidad
  • A ‘la otra’ la prefieren menos atractiva
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Conductas “inocentes” que te hacen un infiel
  • Próximo álbum

Cinco conductas “inocentes” que te hacen un infiel

¿Sabías que no necesitas llegar a la cama con alguien más para ser infiel a tu pareja? Aunque parezca una contradicción, resulta que existen algunos comportamientos que están cargados de engaño, pese a que suelen verse a la ligera.
Casi cualquier pareja siente en algún momento de la relación que uno de los dos está ausente, desconectado, distraído, distante y hasta aburrido, estos síntomas de que algo no está bien lo primero que pueden detonar es la duda, pues es muy fácil pensar que te están siendo infiel.
Es necesario destacar que si bien tenemos claro que la infidelidad es cuando una de las dos personas establece una relación con un tercero, no todas las infidelidades son a partir del contacto sexual.
Quizá el hombre o mujer en cuestión no está teniendo un ‘affair’ erótico con alguien más, pero establece otro tipo de actitudes y comportamientos con alguien distinto a su pareja, lo que según expertos, ya se puede nombrar infidelidad, aunque de tipo emocional.
La escritora Rosaura Rodríguez dice que se puede llamar infidelidad, aquella relación estrecha que se mantiene con una persona distinta a la pareja en turno, independientemente de que exista sexo o no.
Por eso, la frontera entre ser ‘muy unido’ (a un amigo o amiga) y estar pintándole el cuerno a tu pareja puede volverse muy delgada y casi imperceptible, pero es cierto.
De hecho, el Centro Nacional del Matrimonio Sano, señala que infidelidad emocional se convierte en un problema, cuando la persona obtiene satisfacción de alguien que no es su pareja. Este tipo de relaciones infieles comienzan estrictamente como amistad evitando el toque físico, sin embargo con el tiempo pueden convertirse fácilmente en relaciones románticas.
Pero, ya sea que te encuentres en la posición del que se siente engañado o en la del ‘ausente’, existen algunas señales que según los expertos, no dejarán duda de la intención detrás de un comportamiento “inocente”, y aquí te las presentamos.
1. ¿Qué ya no puedo tener amigos/as?: Esto es lo primero que se repite alguien que sabe que la amistad que está desarrollando con cierta persona tiene algo de cuestionable, pues intentará auto convencerse de que lo que hace es completamente inocente y normal.
La realidad es que, claro que una persona con pareja puede tener amigos, pero la relación que se desarrolla con ellos no incluye ‘escapaditas’ a un café, con toda la intención de que la pareja no se entere o mensajes clandestinos en los que existe cierto coqueteo ‘de juego’.
Si te escondes para contestar un mensaje o hacer una llamada a ese amigo/a, cuando estás pasando tiempo con tu pareja, lo único que significa es que sabes que no es correcto.
2. Largas charlas: Si eres de los que aprovecha cuando su pareja está dormida o fuera para conectarte a redes sociales y platicar con aquel chico o chica que últimamente se interesa tanto en tus cosas y te trata tan bien, pero además te empeñas en borrar cualquier rastro de eso más allá de alguien las revisé o no, la intimidad que estás desarrollando te puede meter en problemas.
¿Por qué? Bueno, pues resulta que antes del sexo, las parejas logran unirse a través de la conexión personal y la confianza, si estás llegando a este nivel de intimidad con alguien ajeno a tu pareja estás entrando en un terreno muy difícil de sortear.
Si tú y tu pareja están atravesando una época difícil y sientes que no puedes conversarle sobre tus preocupaciones, antes de refugiarte en alguien externo o evadir el problema, intenta hacérselo saber, ya sea por medio de una carta o de una salida tranquila en la que puedan platicar sin distracciones. Si aún así tu pareja no muestra apertura o disposición, quizá sea momento de consultar directamente a un especialista y buscar herramientas que los ayuden a salir del bache o descubrir que el ciclo de su relación debe terminar.
3. Cambias el tiempo con tu pareja: Cuando empiezas a alejarte físicamente de tu pareja y prefieres actividades con un círculo al que pertenece aquel compañero o compañera del trabajo con el que intercambias comentarios agradables sobre su apariencia o tu peinado, no es tan ‘inofensivo’.
Es normal que una persona se sienta atraída por los halagos y las atenciones de alguien nuevo, pero es muy importante recordar que así es en todas las ‘posibles’ relaciones que entablamos en nuestra vida, luego de un tiempo, las cosas vuelven a tomar una estabilidad como la del matrimonio. Así que si lo que más te importa de esa nueva ‘amiga o amigo’ es la emoción que sientes, recuerda que tampoco durará por siempre.
4. ‘Mentiritas’ piadosas: Si tienes remordimiento, culpa, vergüenza o enojo por hablar de tus actividades con tu pareja es signo de que ni con todo el auto-convencimiento del mundo has podido creerte que lo que haces es ‘perfectamente normal’.
Las mentiras piadosas sobre con quién comiste, por qué llegaste tan tarde a la cena o sobre el cargo de cierto restaurante a tu cuenta de banco, son signos claros de que estás dejando en segundo término a tu pareja.
5. Evitas el tema: Si tu pareja como que ya se dio cuenta de que te estás comportando diferente y te empeñas en negar que te sientes insatisfecho con algún rubro en su relación, seguro crees que le haces un bien y es completamente inofensivo decirle que ‘no pasa nada’, pero estás en un gran error.
Los problemas de pareja se arreglan en pareja, si no expresas la situación y prefieres mantener cerca esas ‘pequeñas’ emociones con alguien ajeno a la relación, lo único que lograrás es hacer más grande la brecha entre ambos e irás abriendo la puerta para que aquella intimidad con tu ‘amigo especial’ pase a otro plano, si no ha pasado aún, así que si estás todavía estás a tiempo, piénsalo dos veces.
Próximos álbumes

¿Sabes si tu relación va directo al divorcio?

Perro 'fashionista', la sensación en moda para hombres

Barriguitas de embarazo muy coloridas

Lego festeja el cumpleaños del príncipe George a su manera

Disfruta más imágenes
a tu izquierda