Enlaces Relacionados

  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Próximo álbum

¿Amores que matan? Mira cómo evitar una relación enfermiza

Cuando se está enamorado es difícil darse cuenta de que algo en tu relación va mal, cuando el noviazgo o el matrimonio se tornan más negativos que positivos, podemos estar tan empeñados en esa relación que no nos damos cuenta de que debía terminar desde hace mucho. Existen relaciones que se tornan enfermizas e incluso destructivas. La manera de saberlo es si tu pareja te humilla, te desprecia, te hace sentir menos y a pesar de que sabes que no se puede comprometer contigo… ¡sigues ahí!

Por Lizi Rodríguez
Estas son las preguntas que debes hacerte: ¿tienes una pareja que te dice que te ama, pero nunca tiene tiempo para estar contigo?, ¿te sientes vacío después de verlo?, ¿no se puede comprometer porque está comprometido con alguien más?, ¿su vida es un misterio?, ¿te pide prestado dinero y no te lo devuelve?, ¿no disimula su atracción por otras cuando está contigo?, ¿es mentiroso?¿dice que te ama pero te quiere cambiar?

Por Lizi Rodríguez
La primera señal de alarma de que podrías estar entrando en uno de esos amores que matan es la persuasión. Este tipo de relaciones empiezan con mucha intensidad. Demasiada atención, afecto y pasión, y te dices “es demasiado bueno (o buena) para ser cierto”. Aunque en un principio creas que tanta belleza no puede ser verdad, poco a poco te vas haciendo adicto a esta intensidad emocional y a todas las atenciones que te bridan.

Por Lizi Rodríguez
Luego de la primera etapa, se presenta la posesividad. Una vez que han dado mucho, estas personas se sienten con el derecho de mandar en tu vida. Son personas que tratan de controlar tu tiempo, tus actividades y hasta a quien le hablas. Esperan que estés incondicionalmente para ellos y sólo para ellos ya que llegan a aislarte de tus amigos y familia. Pueden manipularte para que dejes de ver a la gente que quieres e incluso para que dejes de hacer las cosas que te gustan porque a él o a ella no le parecen bien.

Por Lizi Rodríguez
Esa pareja perfecta de repente da un cambiazo y empieza a sacar el cobre. Cuando cada vez hay más confianza en la relación a esa persona puede dejar de importarle disimular sus malas actitudes, sin que tú entiendas el porqué, está se vuelve agresiva, grosera o fría. Es una señal de que se va acabando el interés pues ya no está esa sensibilidad para no hacer o decirle cosas negativas a la pareja con el fin de no lastimarla.

Por Lizi Rodríguez
Por último, culpa a todo el mundo de las cosas malas que le pasan, desde su perspectiva, él o ella no son responsables de lo que les sino los demás. Esto, aunado a que se vuelven sumamente quejumbrosos, te empieza a hacer sentir culpable. Puede llegar a afectarte tanto que te hace pensar que todo lo que haces tú está mal.

Por Lizi Rodríguez
Sin embargo, recuerda que todos los cambios comienzan por uno mismo y si no te propones terminar con estos círculos viciosos de manera terminante, probablemente, nunca acabe. Si te encuentras en esta situación, aquí te brindo estos ‘liztips’ para evitar caer en una relación destructiva o de amores que matan.

Por Lizi Rodríguez
No permitas (desde el principio de la relación) que nadie te convenza de hacer algo que no quieres por “amor”. Esta es una forma muy infame de manipulación y, lamentablemente, es difícil darse cuenta de cuando sucede. Una forma de evitarlo es que si no estás completamente convencido o convencida de hacer eso que te piden, ¡no lo hagas!

Por Lizi Rodríguez
No te alejes, ni abandones a tu familia, amigos o actividades personales. Si esa persona se vuelve muy demandante, aprende a fijarle límites, debes darte un tiempo para estar con las personas que quieres y para hacer las cosas que te gustan, porque eso también forma parte fundamental de tu vida.

Por Lizi Rodríguez
Entiende que es mejor estar solo o sola que mal acompañado. Este refrán encierra una gran sabiduría. Muchos pueden no atreverse a romper con esas relaciones enfermizas por miedo a no encontrar a otra persona, a ser rechazados, pero esta es una creencia errónea, siempre habrá otra persona que pueda brindar el cariño y respeto que te mereces. Nada es peor que vivir sujeto a una persona que nos perjudica tanto.

Por Lizi Rodríguez
Recuerda que tú no vas a poder quitarle su mal carácter y que lo malo se pone peor después de la boda. Si a pesar de que te has dado cuenta de la clase de persona que es, sigues ahí y además piensas en matrimonio porque crees que va a cambiar, estás en un gravísimo error. No es que el matrimonio no pueda disolverse pero imagínate cómo sería un proceso de divorcio con un individuo así.

Por Lizi Rodríguez
Quiérete y trabaja en tu amor propio. Nadie te puede amar si no te amas a ti mismo. Debes saber que la principal causa de que se den este tipo de relaciones es porque nosotros mismos lo permitimos, nuestra baja autoestima no nos deja ver que merecemos algo mejor y nadie tiene el derecho de hacernos sentir mal. Comienza por darte valor y los demás lo harán.

Por Lizi Rodríguez
Próximos álbumes

‘Tips’ para sanar tu corazón después de una ruptura

Actividades extraescolares, ¿por qué son importantes?

Niños bilingües: cómo lograr un equilibrio entre los dos idiomas

¿Por qué tener una mascota te hace más feliz?

Disfruta más imágenes
a tu izquierda