Publicidad | Vea su anuncio aquí

En el amor no existen fronteras

En el amor no existen fronteras

Los retos de llevar una relación bicultural son infinitos. Hacer mezclas interesantes puede ser divertido.



- Grosby Group. Prohibida su reproducción.

Para el amor no hay fronteras


Los retos de llevar una relación bicultural son infinitos. ¿Qué sucede cuando se mezcla la salsa con el rock y los tostones con las hamburguesas? ¡Una rica fusión!

Roselyn Sánchez, una boricua de pura cepa, pensaba que no había nada más difícil que lograr el crossover en Hollywood. Sin embargo, ahora se enfrenta al reto más grande de su vida: amar (y dejarse amar) “en inglés”.

Hace siete meses ya que contrajo matrimonio con quien en principio fuera su mejor amigo. ¿El afortunado? El actor norteamericano, Eric Winter, protagonista del filme The Ugly Truth.

“Me pasó con él lo que no me había pasado con ningún hombre. Fuimos amigos primero. Él tenía interés, pero fue muy respetuoso y paciente. Pero un día dije: ‘espérate, aquí hay algo más’ ”, relata la actriz, quien hace cuatro años que interpreta a Elena Delgado en la serie televisiva de CBS, Without a Trace.

A sus 36 años, Roselyn no titubea al afirmar que su vida amorosa mejoró considerablemente al entablar una relación bicultural.

“Como todos saben, mi relación anterior fue con un latino [el salsero puertorriqueño, Víctor Manuel] y estaba acostumbrada a estar con una persona de mi misma cultura, idioma y música. Aunque entrar en una relación con un norteamericano (que no sabe nada de español) fue bien distinto, es lo mejor que me ha pasado”, enfatiza mientras confiesa que de Eric la enamoró la estrecha relación que el actor sostiene con su madre.

“Ella es la luz de sus ojos y somos grandes amigas”, añade. Pero, por supuesto, casarse con un extranjero tiene sus dificultades también. “A veces le quiero gritar hasta ‘chancleta’ y no puedo”, dice entre risas. “¡Es que no poder comunicarme bien cuando estoy molesta me pone histérica!”, confiesa sin reparos.

Curiosamente, son esos momentos de desacuerdos, los que marcan el balance perfecto en esta linda pareja.

“Tengo un temperamento bien fuerte y él es tan civilizado que no levanta la voz nunca. Él habla. Yo, soy un poquito más impulsiva. Todo es cuestión de encontrar el punto medio y mejorar como seres humanos, claro”. Y mientras planifican buscar su primer bebé este año, Eric estudia español y Roselyn mejora su pronunciación en inglés con su mejor profesor de dicción en casa.

“¡Ah, y mami practica su inglés para entender a Eric!”, bromea.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí