Enlaces Relacionados

  • Dormirse después de tener sexo
  • Abrazos y besos en la pareja
  • Dormirse después de tener sexo
  • Tips para revivir la pasión en pareja
  • Consejos para el amor duradero
  • ¿Qué tanto dependes de tu pareja?
  • Consejos para el amor duradero
  • Sexo después de tener hijos
  • La verdad sobre el sexo en EU
  • Lugares insólitos para tener sexo
  • sexo lugares insólitos
  • Sexo después de tener hijos
  • 10 pasos para seducir a un hombre
  • ¿El sexo es mejor por la mañana?
  • Consejos para el amor duradero
  • Consejos para el amor duradero
  • Próximo álbum

La importancia de los abrazos y los besos en tu relación

Dar y recibir afecto de tu pareja, no sólo te hace sentir el cariño de quien amas y fortalece tu relación amorosa, sino que también aporta beneficios tangibles a la salud física y mental de ambos.
Descubre cuán importantes son las muestras de amor físicas en tu relación, las cuales, además de hacerte muy feliz, te mejoran en todos los aspectos.
Los abrazos reducen el estrés. Según múltiples estudios dirigidos por la psicóloga Tiffany Field, del Instituto de Investigación del Tacto de Miami (TRI por sus siglas en inglés), tienen la capacidad de reducir el estrés y con él la ansiedad y los patrones de sueño alterados. Además ayudan a mejorar el rendimiento laboral con lo que también se reducen las preocupaciones. Esto, debido a que hacen que el cerebro produzca endorfina.
Los abrazos ayudan a mantener la temperatura corporal. Sí, en las noches más frías en las que ni una gran frazada ayuda, la mejor manera de calentarse y la más natural es dormir “de cucharita” con tu pareja. Abrazar a tu pareja cuando hace mucho frío tiene como resultado la conservación de la temperatura corporal y que ésta se eleve. No pienses mal, éste es un mecanismo muy empleado en el reino animal que ayuda a la sobrevivencia en los climas más severos.
Los abrazos son relajantes. Tanto en niños como en adultos, ayudan a tranquilizar los nervios cuando se ha sufrido un evento traumático. Un abrazo, también baja la frecuencia cardiaca y estimula la producción de glucosa e insulina en el sistema gastrointestinal. De paso, también aumenta la serotonina y la felicidad. En esas noches de estrés no estaría de más abrazar a tu ser amado.
Los abrazos te mantienen flexible. Seguramente no los habías tomado en cuenta pero muchos músculos de tu cuerpo se estiran y tensan cuando brindas un abrazo. Esto es benéfico tanto para quien abraza como para quien es abrazado. Esto muy difícilmente te lo brindará una rutina de ejercicios tradicional porque, al tiempo que se estiran los músculos, ejerces tensión entre ellos, lo que tiene a favorecer la elasticidad de los mismos.
Los abrazos aumentan la longevidad. Según un estudio llevado a cabo por el doctor David Spiegel de la Universidad de Stanford en California, el abrazo es un gran soporte afectivo que mejora la calidad de vida y la alarga. En un análisis a pacientes con cáncer metastático de mama, se descubrió que aquellas que recibieron terapia de abrazos, vivieron en promedio 36 meses después de que se les diagnosticara la enfermedad terminal, mientras que el resto vivió sólo 18 meses.
Los abrazos disminuyen el dolor. La misma investigación de Spiegel arrojó el sorprendente resultado de que dichas pacientes también notaban una gran reducción en el dolor físico que sentían ya que éste se redujo en un 50 por ciento. Esto también sucede porque las sustancias que libera el cerebro durante un abrazo tienen el efecto de una pequeña dosis de morfina en el cuerpo así que si tu pareja tiene una pequeña dolencia, no dudes en abrazarla.
Ahora ya lo sabes, estas muestras de cariño son el remedio perfecto para tus malestares y los de tu pareja ya que es lo más barato, natural y lindo que puede haber para curar, no necesita receta médica y no está disponible en la farmacia. No pierdas más tiempo, ve y abraza a tu amado o amada y no te limites en ponerle intensidad a tus abrazos y besos ya que entre más pasión, mejor para tu salud.
Los besos queman calorías. Sí, así que deben de ser una parte fuerte de tu dieta. Aunque parezca poco, un besito de tres minutos quema unas doce calorías y si la pasión aumenta, podrían ser 8 a 16 calorías por beso según, Andréa Demirjian autora del libro “Besos: Todo lo que usted siempre quiso saber acerca de uno de los placeres más dulces de la vida”. La experta explicó a CNN que el besar puede ser un ejercicio vigoroso si le pones empeño, no tiene que ser un beso de diez horas pero sí con mucha pasión.
Los besos bajan tu presión arterial. Esto se debe a una fuerte liberación de adrenalina provoca un aumento de la tensión arterial y del ritmo cardíaco. Pero no te asustes, según la experta, besar apasionadamente aumenta tus latidos de forma saludable y ayuda a disminuir la presión sanguínea. Besar dilata tus vasos sanguíneos por lo que la sangre fluye de una forma favorable para llegar a todos tus órganos vitales.
Los besos disminuyen las arrugas del rostro. Si eres de las que se quejan porque la edad ya las alcanzó y eso se ve reflejado en la elasticidad de los tejidos des rostro, di no al botox y sí a los besos para rejuvenecer partes como el cuello y a la línea de la mandíbula. Según Demirjian, al besar estás ejercitando muchos músculos de la cara que frecuentemente son los que dan problemas a la hora de querer lucir más joven. Besando estás tonificándolos y tensándolos.
Los besos elevan tu autoestima. Al besar a una persona, tu cerebro libera muchas sustancias, entre ellas, la oxitocina, la hormona responsable del enamoramiento, importantísima para el orgasmo, el parto y el amamantamiento. Igualmente está asociada con el cariño y la ternura. Sentirte amado y conectado con alguien indudablemente aumenta tu autoestima, además el estado de bienestar producido por dichas hormonas también tiene su parte en esta historia.
Los besos curan la depresión. Este beneficio va muy de la mano con el anterior. Otras sustancias que produce el cerebro al besar son la endorfina, la serotonina y la dopamina. Éstas son como una droga natural que produce tu cuerpo para darte una sensación placentera de felicidad y relajación. Según Demirjian, lo besos pueden ser el mejor antídoto para un día difícil en el que las preocupaciones se convirtieron en angustias y el estrés en desánimo y tristeza. Ya lo sabes, la mejor cena para esos días es una buena sesión de besos.
Los besos mejoran tu salud bucal. Contrario a lo que se puede pensar, así es. Pero no sucede con cualquier beso, éste debe ser de tipo francés en el que, entre más intercambio de saliva haya, mejor. ¿Por qué? La saliva es el mecanismo natural que elimina la placa dentobacteriana, la causante de la aparición de caries. Y estérate de que entre más apasionado sea el beso, más saliva va a secretar tu boca y la suya.
Los besos previenen enfermedades. Por si fuera poco, lo besos fortalece tus defensas y por ende, tu sistema inmunológico, evitando que te enfermes. Esto sucede por todos los beneficios antes mencionados porque al tener un mejor funcionamiento, el corazón bombea por medio de la sangre todos los nutrientes y sustancias necesarios que te mantienen saludable. Si ya estás enfermo, los besos pueden hacer que te recuperes más pronto, además de aliviar tus dolores físicos.
Próximos álbumes

Reglas de oro para que el matrimonio sea un 'negocio exitoso'

Tragos perfectos para el romance

¿Te fue infiel? Dale una lección con clase

¿Por qué cada vez menos parejas quieren tener hijos?

Disfruta más imágenes
a tu izquierda