Qué prefieres para despertar: ¿Sexo o café?

Qué prefieres para despertar: ¿Sexo o café?

Qué prefieres para despertar: ¿Sexo o café?

Los amantes de la cafeína podrían poner este hábito por encima de las redes sociales, el alcohol y el sexo con su pareja, sin pensarlo dos veces.

Thinkstock LLC/Picture Quest

Encuesta

Aunque muchos amantes de la cafeína indicaron que prefieren pasar un año sin sexo, que un año si tu taza de café humeante, aún tenemos dudas.

¿Tú qué prefieres?

El sexo, porque es una necesidad de los seres humanos y es muy placentero. El café, nada se compara con tener una taza caliente por las mañanas y empezar el día. Ambos, no podría vivir si me faltara alguno de los dos.
Resultados

Una importante empresa hotelera realizó una encuesta para evaluar lo que la gente prefiere en su vida y encontró que la mayoría de las personas preferirían no tener sexo, que no beber café en un año.

De acuerdo con el estudio, realizado por Le Meridien Hotels & Resorts, en el que se cuestionó a 7,455 consumidores el 53 por ciento confirmó que beber una taza de café es preferible que tener un encuentro sexual.

La encuesta se realizó en uno de los hoteles de la cadena, en la que se concentraban cientos de personas conmemorando el Día Internacional del Café, el pasado 29 de septiembre. De acuerdo con The Starwood Hotels and Resorts estos consumidores, amantes de la cafeína, podrían poner este hábito por encima de las redes sociales, el alcohol y el sexo con su pareja, sin pensarlo dos veces.

We love café

El café por la mañana es un hábito extendido, pues se asocia con un despertar positivo y activo, pero además, la cafeína está directamente relacionada con otros beneficios a la salud. Estudios han indicado que puede prevenir depresión en mujeres, cáncer de piel, diabetes tipo II, Alzheimer,  favorece la concentración y te da una sensación de energía inigualable.

Algunas cifras indican que el café es la segunda mercancía más comercializada del mundo, después del petróleo y la segunda bebida más popular del mundo, después del agua. No se necesitan más razones para degustar una taza de café, pero, ¿es suficiente para ponerla por encima del sexo?