Publicidad | Vea su anuncio aquí

Verónica del Castillo: Reconcíliate contigo misma y con el sexo opuesto

Veronica del Castillo

Veronica del Castillo

- Univision.com

sentir

FOTOS:  Sentir es parte de ser feliz

Ver fotos
110107_OloresHombre

FOTOS:  Sedúcela con tu olor

Ver fotos
Amigos o amantes

FOTOS:  Tu mejor amigo revela tu amor ideal

Ver fotos
Citas de amor

FOTOS:  La sonrisa es la mejor arma de seducción

Ver fotos
Profesiones para ligar

FOTOS:  Las profesiones más atractivas para ligar

Ver fotos
Errores en una cita

FOTOS:  Los peores errores en una cita

Ver fotos
Polos opuestos, la formula perfecta

FOTOS:  Los polos opuestos sí se llevan

Ver fotos

Relaciones equitativas

Las relaciones modernas entre hombres y mujeres sufren un desequilibrio porque los hombres siguen aferrados al machismo milenario y las mujeres, en su ánimo por fortalecerse, han caído en su extremo,  el ‘hembrismo’, un modo negativo de feminismo, de acuerdo con la periodista y presentadora de Primer Impacto, Verónica del Castillo.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la periodista participó como conferencista del evento organizado por la red de mujeres Retos Femeninos en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México y expuso ante miles de mujeres su visión sobre la reconciliación entre los sexos y la búsqueda del equilibrio entre el amor de pareja y el amor propio.

"Yo creo que Dios nos dio espíritu de poder, de amor y de dominio propio. Dios no nos dio ese espíritu de cobardía que a veces nos envuelve, pero siempre decimos ‘las mujeres  queremos fortalecernos’ ‘hay que fortalecer a las mujeres’ ‘hay que hacer que las mujeres se levanten, que brillen’ ‘hay que defender los derechos de las mujeres’. Pero, ¿para qué?" se cuestiona y apunta que este tema también es el centro de su libro más reciente Sexo la puerta a Dios, editorial Pax.

Por eso recomienda que para poder reconciliarse con el sexo opuesto, las mujeres deben reconciliarse consigo mismas antes. "Las mujeres solemos ser una mayoría que tratamos a nuestras iguales como una minoría. Somos más que los hombres, pero es necesario que tratemos a las otras con amor y respeto. Dejar de excluirnos, dejar de juzgarnos y dejar de competir".

"Tras la infidelidad perdí mi identidad"

Estas conclusiones surgen del libro que la periodista escribió en colaboración con Cécile Kachadourian, experta en terapia de vinculación, terapia del abrazo y Frances Fox, una investigadora psíquica, en donde se aborda la problemática que vivió del Castillo tras su divorcio y la infidelidad.

En el libro, Kachadourian y Fox presentan sus propuestas para que las mujeres tomen el control de sus emociones y reencuentre su dominio personal sin caer en relaciones amorosas de codependencia, tomando como referencia el caso de la periodista.

"Después de descubrir la infidelidad perdí mi identidad, tuve vacíos existenciales terribles, trabajé con muchos hombres, pero padecí machismo laboral. En un arranque por la ira que me generó esta situación renuncié a un trabajo. Y aunque al principio pensé que había estado muy bien, me quedé sin trabajo. La verdad es que tenemos que medir nuestras emociones, las consecuencias de nuestras palabras y ver si vale la pena. Porque yo quise demostrar que era mejor que los hombres y que podía sola, ¿y esa soberbia de qué me sirvió? A veces no sirve de mucho y te vas al otro extremo" relató la hermana de la actriz Kate del Castillo.

En busca de relaciones más equitativas

El libro trae un mensaje positivo y esperanzador de reconciliación entre hombres y mujeres, se trata de lograr un equilibrio. La propuesta es crear relaciones de igual a igual.

"En todas las relaciones que yo tuve o veía a los hombres hacia arriba o los veía hacia abajo, en este momento de mi vida es la primera vez que estoy con un hombre maravilloso que se llama Carlos Collado, en una relación de igual a igual, con las mismas oportunidades" compartió del Castillo.

Para la presentadora se debe encontrar el equilibrio entre machismo y hembrismo "pues con todo el rencor de haber sido sobrepasadas por los hombres nos hemos ido al otro extremo, que no es el feminismo, sino hembrismo".

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí