Publicidad | Vea su anuncio aquí

La repartición de las tareas

¿Cómo ser padres contra el reloj?

Cómo ser padres por unas cuantas horas al día. - Photodisc

El eterno debate

Aunque no lo creas, todas las parejas discutimos por lo mismo. Y uno de los temas más conflictivos en el mundo occidental es sin duda la división de las tareas del hogar, algo que lleva a muchas parejas a la ruptura. Cómo dividir las tareas para evitar para lograr el equilibrio.

El trabajo doméstico es una de las principales causas de separación de los matrimonios occidentales.

“Trabajo a jornada completa. (Mi marido) me ayuda con la colada y los platos e incluso alguna vez ha puesto la cena en la mesa. El dice que hace mucho más que cualquier otro marido que conozca. Pero a mi me parece que no valora que yo haga mucho más trabajo que él en la casa.... esto me crea resentimiento”, dice una lectora en un foro de la página web Parenting.

Otro ejemplo típico es el caso de Emilio Y Carmen. Si no fuera por el tema del trabajo doméstico, se podría decir que son un matrimonio ideal. Sin embargo, la percepción de ella de estar dedicando muchas más horas que él al cuidado de la casa y de los niños ha creado una brecha en la pareja, una situación muy común. “Los dos somos licenciados, los dos trabajamos fuera de casa. ¿Por qué tengo yo que ocuparme de todo?”, se pregunta María.

La división tradicional del trabajo familiar que situaba al marido en la oficina y a la esposa cuidando del hogar y los niños ya no se sostiene, porque en la gran mayoría de los hogares en EU, América Latina y Europa, trabajan ambos cónyuges. Sin embargo, la gran queja de las esposas de todo el mundo sigue siendo la misma: la mujer pone muchas más horas que el marido en el trabajo doméstico.

En muchos lugares del mundo la pelea es tan común que los mismos legisladores han tomado cartas en el asunto. Es el caso de España, donde se acaba de redactar un contrato matrimonial civil que obligaría a ambos cónyuges a compartir las tareas del hogar y cuidado de niños y ancianos.

Esta ley responde a un problema social: de acuerdo con datos del Centro de Investigaciones Sociológicas de España, las mujeres españolas pasan 5 veces más tiempo que sus esposos haciendo trabajos domésticos.

En Estados Unidos y de acuerdo con un estudio realizado por Beth Shelton, las mujeres dedican 5 horas semanales más que los hombres al trabajo doméstico. El mismo estudio agrega que cuando un hombre soltero se casa, el tiempo que dedica a este tipo de tareas aumenta solo 10 minutos semanales.

Tampoco está mejor repartido el cuidado de los niños. Los padres españoles, por ejemplo, dedican tan solo un promedio de 13 minutos diarios a cuidar a sus hijos. En Estados Unidos una investigación realizada por el Dr. Urie Bronfenbrenner para la Iglesia Woodland Hills de Tennessee, indica que el promedio que dedican los hombres estadounidenses a sus hijos es de 15 a 20 minutos diarios.

Además, según un estudio citado por la revista Women24, aunque los padres jóvenes cada vez dedican más tiempo a sus hijos, los momentos que comparten con ellos suelen dedicarse a actividades de diversión. A las madres nos quedaría el trabajo duro: los deberes escolares, baños, comida, etc.

También es cierto que las mujeres nos valoramos además de por nuestro trabajo, por la organización y limpieza de nuestro hogar, así como por el bienestar de nuestros hijos, lo cual nos empuja a poner más horas para lograr ese objetivo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí