Publicidad | Vea su anuncio aquí

El hombre perfecto

hombre mujer flor

hombre mujer flor - Photodisc

No temas ser exigente

Recientemente, en una de mis conferencias de superación personal para la mujer, mencioné que han hecho estudios, los cuales muestran que las personas que exigen más SIEMPRE obtienen más. Bien sea un mejor salario, un mejor empleo, o un mejor compañero. Quien demanda más... siempre adquiere más. Estas investigaciones aplican tanto en los negocios como en el amor. 

Reiteré que la mayoría de las mujeres que se hallan infelices en una relación es porque antes de involucrarse en la misma, seguramente no exigieron más de su pareja. Por eso, mi filosofía en la vida y en los negocios dice, "Pide más, espera más...¡y obtendrás más!".

Una amiga que participó en este seminario me dijo que la hice reflexionar. Confesó que, en su vida amorosa, siempre se ha conformado con menos de lo que merece. Muchas veces, para no crear un conflicto, ha aceptado menos de lo que en realidad deseaba.

"De ahora en adelante no tendré miedo a pedir más, después de todo... ¡yo lo merezco!", exclamó. Muy entusiasmada me mostró un papel en el que enumeraba todo lo que ahora exige en su futuro esposo.

Su lista leía lo siguiente: "Un hombre bien parecido, elegante, educado, trabajador, buen padre, sin vicios, cariñoso, romántico, espléndido, responsable, pulcro, organizado, fiel y con buen trabajo". Por último, añadió "olvidé algo muy importante.... ¡que sea un gran amante!".

Le dije que no había pedido suficiente. Incrédula respondió, ¿Estás bromeando?, ¡Estas son las cualidades del hombre perfecto!. Sin embargo, aunque pedía mucho, olvidó exigir los requisitos más importantes en la pareja ideal.

Le expresé que no existe nadie perfecto, pero si encuentras un hombre con las siguientes cinco cualidades, considéralo superdotado y no pidas más:

  1. Un hombre que se encuentre feliz consigo mismo.
  2. Que desee realzar su vida con una persona a quien no quiera cambiar o restringir.
  3. Alguien que se alegre de tus éxitos y te apoye en los fracasos.
  4. Que no quiera sobreprotegerte, pero tampoco sea indiferente.
  5. Si algún día se separan, que sea un final feliz. En el momento de la partida, ambos estén en una mejor posición que cuando se conocieron. Que haber compartido juntos los haya hecho crecer a los dos.

Felicité a mi amiga por elevar sus expectativas. En el pasado su lista tenía únicamente dos exigencias: un hombre que estuviera vivo y que no fuera casado.

Desafortunadamente siempre acababa con un galán que solo tenía una de ellas: el caballero estaba vivo....¡pero casado!.

Ahora que está dispuesta a pedir más, indudablemente, obtendrá mucho más.

Visita el sitio de María Marín.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí