Señales de infidelidad

pareja en sofá

Señales de infidelidad - Photodisc

"Siempre me acompañará el sentimiento de culpa”. “En mi vida pública,

siempre he exigido que la gente asuma la responsabilidad de su

conducta. No puedo pedir menos, ni lo haré, a mí mismo. Por ello,

presento mi dimisión del puesto de gobernador". "Siento mucho no haber

estado a la altura de lo que se esperaba de mi. Con toda sinceridad,

pido perdón". Con estas frases, pronunciadas en presencia de su esposa

y de la prensa, el más alto funcionario del Estado de Nueva York, Eliot

Spitzer, presentó su renuncia debido a un

escándalo sexual, después de que saliera a la luz que estaba siendo

investigado por el uso de un servicio de prostitución.La infidelidad -o mejor dicho el hecho de que se descubra una infidelidad- no siempre tiene consecuencias tan públicas y notorias, como la de acabar con una prometedora carrera política, pero siempre supone un terremoto psicológico y emocional, para el engañado y el engañador, para el descubierto y el descubridor.Las razones que llevan a una persona a serle infiel a su pareja son muy variadas. De hecho, la mayoría de las relaciones pasan por momentos críticos, los cuales suelen ser causa o consecuencia de una infidelidad. Las estadísticas demuestran que la infidelidad no es siempre el resultado de un matrimonio que atraviesa una crisis o está en conflicto, sino que muchas veces comienza como una experiencia de coqueteo o seducción, cuya evolución no se puede controlar y termina en una relación sexual.Cuando uno de los dos rompe el compromiso de lealtad sentimental que contrajo con el otro y se quiebra la promesa de exclusividad sexual respecto de la otra persona, suele dejar inadvertidamente una serie de pistas sutiles que le delatan.9 de cada 10 se descubren por el celular

Acceder al móvil de la “media naranja” para leer los mensajes de texto

archivados o consultar la factura de ese teléfono para comprobar cuáles

han sido los números más marcados durante el mes, suele ser uno de los

caminos más directos para obtener indicios o pruebas de un posible

engaño amoroso.

De hecho, un reciente estudio efectuado en Italia, solicitado por una

compañía de detectives especializada en descubrir las infidelidades,

señala que en 9 de cada 10 relaciones clandestinas está presente la

telefonía móvil.

Pero hay muchos otros indicios de que nuestra pareja se está alejando

de nosotros y acercando “peligrosamente” a otra persona, o que ya

transita el escabroso camino de la infidelidad.

Cuando ellos son infieles a su mujer:Se muestran inseguros al explicar las razones por las cuales han permanecido fuera de su casa o con qué persona han estado.Reciben misteriosas llamadas telefónicas ante las cuales intentan mostrarse naturales y espontáneos sin conseguirlo.Dan explicaciones y detalles innecesarios respecto de lo que van a hacer aunque nadie se los pida.Exhiben una repentina sobrecarga de trabajo que los obliga a permanecer mucho tiempo fuera del hogar.Salen con amigos con una llamativa frecuencia.Ponen un inusual cuidado en su forma de vestir y en “mimar” su aspecto físico.Muestran un persistente desinterés sexual y una actitud distante que disuade de cualquier acercamiento y enfría la relación.Recalcan continuamente los defectos y carencias de su pareja y discuten por cualquier motivo.Al volver a su casa se ponen de mal humor, lo cual significa que están más felices fuera y con otra persona que con su mujer.

Cuando son ellas las que engañan:

Acostumbran mostrarse ariscas para disimular que están enamoradas y felices.Tienen algunos gastos excesivos e injustificados de dinero.Se muestran sonrientes sin causa aparente y pasan por alto muchas actitudes masculinas que antes les fastidiaban.Al hablar con su pareja hacen gala de una aguda ironía, sin preocuparse demasiado por la reacción del otro.Cuando salen de compras, tardan mucho más de lo usual y afirman que se han encontrado con una amiga.Se equivocan y llaman al hombre por otro nombre o hacen comentarios

sobre cosas que creen haber dicho a su pareja, pero que en realidad han

compartido con “el otro”.Ponen excusas para evitar salir con su pareja o compartir momentos de intimidad o directamente muestran rechazo.Cambian de repente sus gustos en cuanto a indumentaria, comida, música o cine.Se muestran más preocupadas por su ropa, silueta y peinado y se esmeran por lucir atractivas cada vez que salen.