¿Por qué besas tú?

El hombre junto a los chimpancés somos los únicos animales que disfrutamos esto de juntar las lenguas. No existe en el reino animal ninguna otra especie que haga lo mismo. En todo caso manifiestan su cariño de otra manera, por ejemplo, los caracoles juntando las antenas o algunos mamíferos lamiéndose el hocico. Ahora, el beso francés, tan famoso a nivel mundial es exclusivamente humano. Sin embargo no significa lo mismo para las mujeres que para los varones.

Cuando un hombre y una mujer se besan, él piensa en sexo mientras ella se pregunta si se tratará de una relación a largo plazo, indicó una investigación estadounidense sobre el beso, publicada en la revista científica "Evolutionary Psychology". Este estudio fue realizado por Susan Hughes, del Departamento de Psicología del colegio Alright, por Marisa Harrison, del Departamento de Ciencias Sociales y Servicios Humanos de la Universidad The City, New York y por Gordon Gallup, del Departamento de Psicología de la Universidad de Albany de New York.

Sí, si tú creías que al besar a un varón este soñaba junto a ti con una relación de pareja, estabas equivocada. Y viceversa, si tú varón creías que el beso era la puerta de entrada para una noche de sexo, también estabas errado.

¿Sólo por sexo?

Las diferencias son bien claras. Por ejemplo, la mayoría de los hombres estarían dispuestos a tener relaciones sexuales con una mujer sin besarla, mientras sólo 15 por ciento de las mujeres aceptaría prescindir del beso. Incluso, ellas tienden a rechazar un beso si saben que el hombre sólo está pensando en sexo al intentarlo.

Algo así opina una dama argentina. "No, que feo, no tendría sexo con un hombre sin antes besarme. En principio porque al besar al hombre tenes algún indicio sobre cómo será en la cama. Además porque es el primer acercamiento", dijo Mariana González, diseñadora gráfica de 32 años.

"Las mujeres conciben el beso más como un vehículo para crear vínculos", afirman los investigadores de la Universidad del Estado de Nueva York, que interrogaron a 1,041 estudiantes que tenían relaciones duraderas o que, por el contrario, no estaban en pareja. Ellos completaron varios cuestionarios para encontrar un patrón y los resultados asombraron. Definitivamente, el beso fue más importante para las chicas que para los varones.

La técnica del beso también fue muy importante. Tanto que algunos, especialmente las mujeres, dijeron que no besarían a un caballero que no tenga una buena técnica. En números: el doble de hombres que de mujeres están dispuestos a tener sexo aunque encuentren que su pareja no tiene talento para besar. En cambio, ellas consideran que un mal besador puede destruir una cita.

Ahora, qué pasa en la mente de los varones y de las mujeres si descubren que su pareja de besos tiene mal aliento o los dientes cariados, por ejemplo. Bueno la investigación demostró que para ellas el estado de la dentición de su pareja es un límite para besar.

Más hombres que mujeres piensan que un beso debe conducir a la relación sexual. Y ellos, por su parte, prefieren el llamado "beso francés", con abundante saliva y lengua, y ellas son más proclives a iniciar una sesión de besos tras el encuentro sexual.

No es que cualquier cosa venga bien, pero… los varones son menos discriminadores, según el estudio, al elegir a quién besar. Lo mismo que para optar con quién tener sexo. Incluso, ellos se animan a tener sexo con personas que no les atraen y están de acuerdo a tener relaciones con una mala besadora.

A la hora de elegir con quién besarse, los varones ponen más énfasis en la cara de la mujer, en su cuerpo y en su talla. Ahora, ambos sexos sienten que besarse en las relaciones largas genera una emoción de cercanía.

Será por eso que el 90 por ciento de las culturas se besan de manera romántica o sexual con sus pares.

Otras investigaciones incluso apoyan la hipótesis de que las mujeres se enojan más si encuentran a sus parejas besando a otras. Ahora, si se arma una discusión, el beso es una herramienta para terminarla. Los varones la usan más. Esto de besarse para terminar una disputa también se observó en animales como los chimpancés y los bonobos.

Los celos pueden ser peores, y esto se da en ambos sexos, si el beso que su pareja le da a otro es con lengua. Los investigadores señalan que esto indicaría que el beso francés es una señal más clara para tener sexo.

¿De dónde viene este hábito tan extendido? Vaughn Bryant, un famoso antropólogo, encontró la primera evidencia del beso que se conoce. Esta data de la India, alrededor del 1500 antes de Cristo. En el documento se mencionan a personas que se olían con sus bocas y a parejas que juntaban sus labios. La práctica se extendió, claro está. Y mientras el frotarse las narices de los esquimales no fue tan exitoso, esto de juntar bocas se popularizó en casi todo el mundo. Hasta convertirse en una parte fundamental de las relaciones.