Peligro: relaciones obsesivas

Peligro: relaciones obsesivas

Las personas que eligen estas relaciones saltan de un romance apasionado a otro - EFE

El astronauta norteamericano William Oefelein, de 42 años, no podía imaginar que el idilio que mantuvo con su compañera de profesión Lisa Nowak le iba a costar tan caro.

Aunque Lisa es madre de tres niños, la astronauta intentó presuntamente secuestrar a Colleen Shipman- la que era su rival- ya que mantenía también relaciones con el americano.

Nowak, con pistola y cuchillo en mano, recorrió 931 millas para desplazarse donde se encontraba Shipman. Afortunadamente la policía la encontró antes de cometer el supuesto secuestro y quien sabe si algo peor.

¿La razón? Supuestamente unas cartas de amor y varios correos electrónicos que los amantes Shipman-Oefelein se habían intercambiado. Descubierto el pastel, decidió actuar.

Todavía no ha habido sentencia para la "celosa", pero lejos de lo que pueda parecer, a Oefelein le ha salpicado de pleno el hecho de que la NASA se convirtiera por unos meses en un culebrón televisivo. El que fue piloto del "Discovery", ha tenido que dejar la agencia espacial para incorporarse a la Marina.

Según el portavoz de la agencia espacial, Jim Rostohar, "La NASA ha decidido que los servicios del comandante Oefelein ya no son necesarios para los objetivos planteados inicialmente". El juego de tres puede resultar muy peligroso.

Los celos son algo habitual, e incluso sano en cualquier relación. Pero si estos van unidos a ansiedad, depresión, violencia u hostilidad exagerada, se puede estar ante un caso de "celos patológicos". La consecuencia directa es la degradación de la relación sentimental, ya que una obsesión tan grande sólo puede generar conflicto.

La actriz argentina Teresa Costantini dijo una vez que "el amor es una gran obsesión en mi vida". Pero una cosa es que se desee tener amor, y otra, cegarse de este sentimiento y hacer la vida imposible a tu pareja.

El profesor de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid- España-, Carlos Yela, explicó que el amor adictivo se caracteriza por una conducta obsesiva, exigente e irracional.

¡Cuidado con idealizar la pareja! El psicoterapeuta Jorge Castelló, autor del libro "Dependencia Emocional", ha destacado que las personas con esta subordinación "tienen un planteamiento de la vida concebido siempre hacia una relación, siempre están pensando en tener pareja, saltan de una a otra, son personas absolutamente obsesionadas por el tema".

Y no hay que pensar que sólo afecta a los jóvenes. Desgraciadamente este problema se produce en cualquier franja de edad, como se puede comprobar en los casos de violencia de género.

La baja autoestima, la falta de habilidades sociales y de comunicación, o la inseguridad, pueden ser las causas de la obsesión amorosa, según el psicólogo Yela.

Si tienes problemas contigo, ¿cómo no los vas a tener con los demás? Es importante acudir a un especialista cuando la salud mental se ve afectada por algunos de los factores mencionados.

En el amor, como en todo, lo importante es el equilibrio.