Qué los enamora

¿Qué es más importante para que él caiga a tus pies? ¿Tenerlo con la barriga llena o ser una vampiresa en la cama? Pues la respuesta no es tan simple y la tarea de mantener su interés tampoco.

Según los expertos, los hombres necesitan todo: compañerismo, sexo y buena comida. Así que si ya estás estresada por todas las tareas que tienes, aquí va otra: tener feliz a tu pareja para que te quiera y no se te escape.

"Los hombres necesitan sí o sí estos tres atributos, en este orden: compañerismo sexo y pasión", dice Mick Quinn, autor de "Power and grace, the wisdom of awakening" (Poder y gracia, la sabiduría de despertar).

Además de ser buena compañera, escucharlo aunque te esté contando cómo le fue en el partido de fútbol con sus amigos o cómo es el coche que quiere, mostrarte apasionada y mantener la chispa del sexo, debes comprender que él no te escuchará como tú quieres. Y no por eso ponerle mala cara.

"Las mujeres deben comprender que los hombres nunca las entenderán como lo hacen sus amigas. Si exigen esto, van directo al fracaso", dice Quinn. Si quieres llorar porque la regla te viene a destiempo o contarle que la dieta no te funciona, mejor llama a una amiga.

Como si esto fuera poco, aunque tus ciclos hormonales suban y bajen y hagan que algunos días pierdas el deseo, nunca debes rechazarlo en la cama. Demostrarle que no te interesa acostarte con él es una ofensa mayor que puede minar el amor. Así que mira fijo una foto de Brad Pitt, sonríe y goza.

Michael French, autor del libro "Why men fall out of love" (Por qué ellos se desenamoran), dice que una de las principales causas de la pérdida de amor es, precisamente, la pérdida de intimidad. Como dicen los boys scout, más vale que estés siempre lista. Recuerda que el hombre no tiene ciclos hormonales y que siempre quiere.

Ah…y no te olvides de tomar clases de cocina. Comer chatarra durante días y días lo pondrá de mal humor. Para ellos, la cocina es un acto de amor: si mami les daba de comer, tú tienes que hacerlo con el mismo cariño. Y sin perder tu aura de chica sexy.

¿Crees que con la lista de arriba terminaste? Pues no. Además de sexo, pasión, compañerismo, buena comida y comprensión, necesitas empezar a trabajar ya para convertirte en un ser misterioso para tu chico.

Los hombres odian que se les dé todo servido en bandeja, ya que tienen un instinto nato de cazadores. Les gusta invitar y conquistar. Así que nada de andar en paños menores con bragas viejas delante de él, o de contarle toda tu vida con pelos y señales. Haz que algún día no sepa dónde estás, o queda con él y llama para decirle que no irás porque estás ocupada. Caerá a tus pies.

"Hace tiempo, un grupo de mujeres me preguntaba si la mujer debe invitar o proponerle sexo a un hombre. Yo les dije que no escucharan los consejos de las feministas, porque en materia de relaciones, la cosa nunca cambia", explica April Masini, experta en relaciones de pareja y autora del libro "Think and date like a man" (Piensa y liga como un hombre).

"La evolución no ha hecho cambiar los roles", asegura Masini. Así que, chica, no desprecies los consejos de tu abuela. Seguramente tendrá razón. Si te dice que te hagas rogar, que no lo llames, que no estés a sus pies, que no te vea ir al baño, que sienta curiosidad por ti y por tu cuerpo y que no lo trates como a un bobo, hazle caso a la abuelita. El diablo sabe más por viejo que por diablo.

Recuerda que los hombres necesitan ser admirados. No los descalifiques, ni les hagas sentir que tú eres la fuerte de la relación, la que cambia los focos, la que arregla el techo y la que sabe de coches. Hazte la tonta y deja que él aprenda.

Cuidado que aquí no terminaste. Para que todo te dé resultado, debes tener la autoestima alta. El hombre es como el caballo: si sabe que tienes miedo, se desboca. Si te siente segura, andará como una seda.

"Una mujer que tiene respeto de sí misma es muy sexy", dice Brenda Della Casa, autora del libro "Cinderella was a liar" (Cenicienta era una mentirosa). "Los hombres buscan a mujeres que se respeten a sí mismas, que pongan límites, que valoren su independencia y que no busquen a alguien que le dé sentido a su existencia", explica.

Así que, si no entendiste todo lo que recomiendan los expertos, aquí te lo pasamos en limpio. Sigue estos pasos y seguro que terminarás el año con un compromiso a largo plazo.

Mantén su interés. Los roles no cambian, dice Masini, aunque cambien las modas, las ciudades y las costumbres. Al hombre le gusta conquistar y perseguir. Déjate invitar, seducir y regalar. Si te trae un peluche o unas flores no te rías de él, deja que despliegue sus armas de conquista. De vez en cuando un "no puedo" viene de maravillas.

Ten vida propia. Conserva tus amigos y tus actividades. No hay nada que desenamore más que una chica desarreglada que espera en un sofá a que aparezca su hombre. Aunque él te diga que te quiere solo para él, miente. Cuando te vea echa un trapo que depende de él perderá interés.

Respeta sus actividades. ¿Le gusta pescar? ¿Le encantan los coches? ¿Mira fútbol los domingos? Aguántate y busca otra cosa para hacer. Si entras a invadir su terreno y pones mala cara terminará huyendo.

Escúchalo. El compañerismo, dice Mick Quinn, es el pan de cada día en una relación. No desconfíes de él, ayúdalo en lo que se proponga, acompáñalo aunque te pida ir a ver el fútbol a lo de unos amigos.

Dale pasión. Quinn asegura que la pasión es la chispa que enciende al hombre. Nada de pasearte delante de él con bragas rotas o de andar en batón. Invéntate situaciones sensuales que lo exciten, como vestirte de algo –de gatúbela por ejemplo- o prepara de vez en cuando una cena romántica con buen vino.

No lo rechaces en la cama. ¿Te duele la barriga? ¿Te está por venir la regla y te duele todo? Pues tómate una pastillita y sigue el consejito de Sylvia, la madre de la famosa Nana Fine: nunca los rechaces. A menos que tengas fiebre o haya una causa mayor.

No mientas. Mick Quinn dice que no hay nada peor que descubrir una mentira. Vé siempre con la verdad. Es mejor terminar una relación porque no le gusta lo que hay de verdad que porque te descubre en un engaño.

No asfixies. Déjalo ser. Haz como que no te interesa si no lo ves, o si una noche se va con amigos. Pon tu mejor sonrisa y si te da rabia, habla con una amiga cuando se haya ido.

No lo tomes como confesor. Tu pareja no es tu amiga. Si quieres hablar de la regla, de tu dieta o de la ropa que te gusta, llama a tu amiga. No pierdas las amistades porque te ayudarán a descargarte en esas cosas que a él no le interesan ni le interesarán jamás.

No lo descalifiques, sobre todo delante de los demás. Lo que menos le gusta a un hombre es sentirse inútil o tonto. Si comete errores o habla cosas estúpidas, díselo con sutileza cuando estés a solas con él. Si no, te terminará odiando.