En la cima de la montaña

orgasmo

Según un estudio, la producción de célululas germinales es más abundante en primavera - EFE

A veces, el placer masculino llega a la cima de la excitación sexual, pero su esperma se queda inexplicablemente en el camino. Algunos sexólogos comparan esta situación con la de un montañista que llega a la cumbre, pero no planta la famosa “banderita” que testimonia que se ha coronado la ascensión.

Los paralelismos entre la sexualidad y el montañismo no se acaban aquí: puede afirmarse que a un varón se le “hace muy cuesta arriba” tener un orgasmo sin eyacular, es decir, que este hecho es muy excepcional, ocurre muy raras veces.

En cambio, lo que ocurre más habitualmente es la denominada “eyaculación retrógrada” o intravesical, que se debe a un complejo mecanismo muscular y consiste en el desvío del semen hacia la vejiga, dónde más tarde es expulsado junto con la orina.

Algunos hombres aprenden a controlar este fenómeno por medio de la voluntad, y lo practican en consonancia con ciertas técnicas orientales de sexo tántrico. También se consigue ejerciendo compresión sobre la base del pene, como una rudimentaria técnica anticonceptiva que todavía emplean millones de chinos.

Cuando ocurre espontáneamente, la eyaculación retrógrada puede ser uno de los primeros síntomas de la diabetes, y sobre todo es frecuente en los operados de la próstata. Si son jóvenes y desean tener descendencia, hay que extraer su semen por medio de una sonda, para efectuar la inseminación artificial de su pareja.

El “orgasmo seco” es sólo una de las numerosas curiosidades relacionadas con la eyaculación: una serie de contracciones musculares en los conductos, vasos y estructuras del aparato genital, provocadas por la excitación, que empujan el semen hacia delante por el interior del pene hasta hacerlo salir.

Salvo en los casos de eyaculación retrógrada, durante el orgasmo se contrae el cuello de la vejiga del hombre, para evitar que el semen fluya hacia atrás y entre en la cavidad vesical.

El médico germano Jürgen Brater, autor de numerosos obras de divulgación, explica algunos de los aspectos más curiosos y desconocidos de la eyaculación masculina, en la cual no todo “salta a la vista” como ironizan algunos:

Eyacular: micción imposible. La orina no puede escapar al mismo tiempo que se eyacula, debido a que la desembocadura de los conductos seminales en la uretra está provista de un complicado dispositivo a modo de válvula, que sólo admite el paso de uno de los dos líquidos a la uretra y hacia el exterior. Esta válvula necesita un tiempo para retornar a su posición “normal”, lo cual explica la dificultad de la micción inmediatamente después del orgasmo.

Cuando el espermograma era pecaminoso. El estudio de la fertilidad humana ha demostrado que, en al menos la mitad de los casos, la falta de hijos en una pareja se debe a problemas relacionados generalmente con el número y calidad de los espermatozoides del semen.

El espermograma es un análisis de laboratorio, para el cual se toma una muestra seminal, extraida por masturbación o recogida en un preservativo. Aunque en otras épocas más pudorosas, a comienzos del siglo XX, se llegó a proponer el masaje prostático a través del recto para obtener espermatozoides, sin que el paciente tuviera que incurrir en el pecado del onanismo. El eyaculado se estudia observado su volumen, fluidez, color y composición, y después se hace el recuento y examen la movilidad y conformación de los espermatozoides bajo el microscopio.

¿Eyaculan los vasectomizados? La ligadura o sección de los vasos seminales impide que los espermatozoides producidos en los testículos se evacuen al exterior. Pero subsisten secreciones de la próstata, de las vesículas seminales y de las glándulas de Cowper, con lo que el varón esterilizado experimenta el orgasmo y eyacula un producto que no se distingue del semen “normal” ni por el aspecto, ni olor. El volumen eyaculado tal vez se reduzca en alrededor del 10 por ciento.

El semen y el calendario. El líquido seminal varía su composición durante el año. Según un estudio estadounidense, en primavera es más abundante la producción de células germinales, pero también se observan más espermatozoides con colas defectuosas y movilidad reducida, quizá debido a los anteriores fríos invernales. En verano hay más espermatozoides inmaduros, lo que puede ser consecuencia del calor. En otoño aparecen muchos con las cabezas malformadas, pero su movilidad es máxima. Otro detalle llamativos es que durante los meses cálidos nacen más chicos que chicas, probablemente porque el cromosoma X, responsable de la evolución femenina del feto es más sensible al calor, que el cromosoma Y.

Los claroscuros de la masturbación. Masturbarse no es perjudicial, al contrario. El darse gusto a solas, es una excelente manera de explorar el propio cuerpo, conocer sus reacciones, quitarse tensiones y educar los reflejos para el orgasmo. Sin que nadie nos vea, sin vergüenzas ni inhibiciones, ensayamos los estímulos sexuales que más nos excitan. Y cuando hacemos confidencias a la pareja acerca de nuestros hallazgos, se descubre que el placer solitario no es necesariamente un sucedáneo o desahogo, a falta de otra cosa mejor, sino un complemento muy valioso. El mecanismo del orgasmo por masturbación es prácticamente idéntico al inducido por el coito.