Publicidad | Vea su anuncio aquí

¿Tus hijos necesitan vacunas?

vacuna

- Getty Images

Refuerza sus vacunas

Miles de padres preparan a sus hijos con todo lo necesario para el inicio de las clases cuando unos se estrenan en la escuela y otros continúan con sus esfuerzos escolares de cara al futuro. Entre las gestiones necesarias también es importante que los padres preparen a sus hijos para un año escolar saludable y feliz cumpliendo con los requisitos de las vacunas y los refuerzos contra el tétanos, la difteria y la tos ferina, así como contra la meningitis para los preadolescentes y adolescentes.

Estas vacunas, que previenen enfermedades serias y que en algunos casos pueden poner la vida en peligro, generalmente dejan de aplicarse a los cinco años y su protección sólo se prolonga durante diez años.

Es por ello que la Asociación Nacional de Enfermeras de Escuela (NASN por siglas en inglés) ha iniciado una campaña para recordar a los padres que los jóvenes de entre 11 y 18 años necesitan refuerzos con vacunas, y cuanto más temprano, mejor.

De acuerdo con los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades en Atlanta (CDC), en Estados Unidos se detectaron miles de casos de tos ferina en 2006 y más de una cuarta parte tuvieron lugar entre preadolescentes y adolescentes.

Sólo 11 por ciento las recibe

Datos del CDC señalan además que en ese año apenas el once por ciento de los jóvenes de entre 13 y 17 años recibió la vacuna de refuerzo recomendado.
Cristina Sandoval, que durante 15 años ha trabajado como enfermera en una escuela intermedia y una superior en Los Angeles, hizo un llamado sobre todo a los padres latinos inmigrantes.

"Vienen y trabajan, y se les olvida lo importante de las vacunas para los preadolescentes y adolescentes", explicó Sandoval a Efe.

"La vacuna pierde la eficacia después de diez años y por eso es importante que los preadolescentes y adolescentes regresen al pediatra para recibir los refuerzos de la tos ferina y meningitis y hacerse un chequeo completo", apuntó la enfermera, portavoz de la campaña.

Recordó además a los padres que los niños que no reciben el refuerzo pueden adquirir la tos ferina, una enfermedad muy contagiosa que se transmite al inhalar gotas de humedad provenientes del estornudo o tos de una persona infectada o por contacto directo con las secreciones respiratorias.

En cuanto a la meningitis, ésta empieza con una fiebre que no se puede controlar y es una infección bacteriana, fúngica o viral de las membranas (meninges) que rodean el cerebro y la médula espinal.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí