Publicidad | Vea su anuncio aquí

Dispraxia, más que torpeza

Dispraxia, más que torpeza

- EFE

De qué se trata

Según el periódico Daily Mail, Daniel Radcliffe, el actor británico que interpreta en la gran pantalla al famoso mago Harry Potter, sufre dispraxia, un desorden neurológico que consiste en  la dificultad para realizar con coordinación ciertas tareas, por ejemplo, llevar a cabo determinados movimientos elementales o incluso en el habla. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, afecta a cerca del 6 por ciento de los niños, aunque Dyspraxia USA afirma que otras entidades  creen que esa cifra podría alcanzar hasta el 10 por ciento.

El origen etimológico de la palabra nos da las claves para saber en qué consiste esta enfermedad. El prefijo “dis-” señala dificultad o anomalía y la palabra de origen griego “praxis” significa práctica. Es decir, la dispraxia haría referencia a la dificultad para realizar con coordinación ciertas tareas, desde llevar a cabo movimientos elementales hasta tener dificultades en el habla.

En el caso de Radcliffe, que no olvidemos que uno de los jóvenes más ricos de Gran Bretaña, este desorden mental le dificulta enormemente  hacer algo tan cotidiano como atarse los zapatos, según recientemente ha informado el periódico inglés Daily Mail.

Como afirma este diario, la dispraxia es un desorden mental común que afecta con severidad al 2 por ciento de los británicos pero cuyos síntomas se pueden ver en, aproximadamente, el 10 por ciento de la población de este país. Los varones son los más afectados al padecer esta enfermedad cuatro veces más que las mujeres.

A la dispraxia también se le denomina “el síndrome del niño torpe” porque puede llevar a los padres de estos niños a pensar que se trata de una torpeza normal que se irá con la edad, sin embargo, para mejorar la situación del enfermo, su dificultad o lentitud para llevar a cabo acciones motrices, debe de ser tratado por especialistas.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí