Aplícate con estas técnicas de estudio

Aplícate con estas técnicas de estudio

Aplícate con estas técnicas de estudio

Es muy útil también que tus hijos usen ropa cómoda, tengan una postura correcta y eviten estar acostados. Cuánto más cómodos estén al estudiar, más agradable y eficaz será su estudio.

Thinkstock LLC/Picture Quest

Si tu hijo no tuvo los mejores resultados en el último año, te recomendamos que comiences a enseñarle estos trucos para estudiar y lidiar mejor con las tareas difíciles. Verás grandes logros.

Lo primero y más importante es que tus hijos presten atención en clase, los buenos hábitos de estudio y el proceso de aprendizaje empiezan en el aula. Es fundamental la toma de buenos apuntes ya que facilitan mucho el estudio, deben hacerlos con letra legible y con orden en las ideas, también organizar todas la tareas por asignatura.

La Universidad de la Gestalt recomienda la creación de una rutina diaria de estudio. Esto influye mucho para convertir esta actividad en un buen hábito, debe fijarse un horario (preferentemente de día) y un sitio específico (en el que no quepan las distracciones).

Los cuadros de síntesis, los resúmenes y la nemotecnia (una técnica para fortalecer la memoria a través de la relación con ideas), ayudan a comprender mejor las lecciones así como también dividirlas en varios temas y para no dejarlo todo al final. Preparar estas técnicas con antelación harán de las épocas de exámenes solo un repaso.

Ellos deben ser los más interesados

Es importante que tus hijos mentalicen que 'deben estudiar', que se concentren y se fijen el propósito de aprender algo en cada sesión de estudio.

Consultar frecuentemente el diccionario y pedir ayuda cuando lo necesiten también debe ser un hábito, la 'retroalimentación' con sus compañeros de clase contribuye al aprendizaje.

Una lectura global del tema, una de lo más importante y hacerlo las veces que sea necesario y a un ritmo un poco más rápido de lo normal ejercita al cerebro de tus hijos.

Ayuda 'extra'

Es muy útil también que tus hijos usen ropa cómoda, tengan una postura correcta y eviten estar acostados. Cuánto más cómodos estén al estudiar, más agradable y eficaz será su estudio.

La alimentación también interviene pues quien estudia no debe ingerir líquidos ni comer mientras se realiza esta actividad, no se puede atender a dos cosas al mismo tiempo. Igualmente evita que tus hijos estudien inmediatamente después de comer, porque después de las comidas la digestión usa gran parte de la energía del cuerpo y el aprendizaje será casi nulo. Además, expertos señalan que es peligroso para la salud obligar al organismo a realizar trabajo mental y trabajo digestivo al mismo tiempo.

Por último pero no menos importante es el descanso, éste se debe combinar con el tiempo de estudio. Los cambios de posición favorecen el descanso de los músculos, activando el funcionamiento de los que no han trabajado.

Y, si el examen es mañana y tus hijos tienen la sensación de que a pesar del tiempo invertido en su estudio no recuerdan nada, no dejes que los dominen los nervios, el cerebro necesita tiempo para asimilar toda la información que ha incorporado. Kids Health from nemours te dice que lo que deben hacer es dormir a pierna suelta y por la mañana te sorprenderá lo mucho que han aprendido.