Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • 1010_chambelanesXV
  • Próximo álbum

Chambelanes para los XV años

Sin duda el accesorio más importante de la gran fiesta de Quiceañera es el Chambelán (escorte, galán). La festejada puede bailar sin ramo, sin corona, sin velo, sin joyas, pero no sin Chambelán. Una de las tradiciones más emotivas de esta celebración tiene lugar a la hora del baile donde la quinceañera es presentada por sus padres ante la sociedad y baila por primera vez un vals.
La corte hará que la quinceañera se sienta como una verdadera princesa entre príncipes. Está compuesta por varios amigos del chambelán que lo acompañan en todo momento y sirven de "escolta" para la festejada. Trata de elegir con guantes blancos a los miembros de tu corte porque de ellos depende que tu baile salga perfecto, sin tropezones o caídas.
La tradición es tener de cuatro a ocho chambelanes, aunque hay quienes se exceden. Uno de ellos será tu pareja principal así que puedes aprovechar en escoger al chico que más te guste para que sea tu príncipe azul. Los demás pueden ser hermanos, primos, amigos de la escuela o hasta bailarines profesionales ya que ahora existen academias que se dedican a esto.
Una vez que ya elegiste bien a tu Corte de Honor es importante que se pongan a ensayar muy bien los bailes que interpretarán el día de la fiesta. Por eso debes de elegir con muchísima anticipación a tus acompañantes y las canciones que bailarás, para ensayarlas muy bien con todos y que no haya equivocaciones u olvido de pasos.
Si no eres celosa puedes pedirle a tus amigas que sean las damas de honor, quienes también te acompañarán tanto en la celebración religiosa como en el baile y en toda la fiesta. Ellas deberán escoger un vestuario que sea del color de tu vestido y al igual que los chambelanes, ponerse de acuerdo en el diseño.
Toma en cuenta la comidad del vestido para bailar, agacharte, comer, saltar y caminar. Es lo que harás durante toda la noche y es importante que estés cómoda para no perder el humor o la naturalidad. Nada menos atractivo que una quinceañera subiendo constantemente su vestido o acomodando una manga muy suelta o apretada. Evita faldas muy cortas, blusas sin tirantes, revisa botones, broches, cremalleras, etc.
En algunas fiestas se utiliza el cambio de zapatilla como símbolo de que ya eres una mujer, y serán las que te acompañen el resto de la fiesta. Por ello, debes de escoger unas que te queden muy bien para no parecer la hermanastra de la Cenicienta, en vez de Cenicienta y también evitar que a la hora del baile se te atoren y sufras un accidente. Por eso, si no estás acostumbrada a usar tacones, evita escoger unas zapatillas muy altas pues en lugar de estilizar tu figura la entorpecerán.
Ya elegiste el vestuario, zapatillas, chambelanes, música y es la hora de la hora. ¡Pero con los nervios se te olvidan los pasos! No es tan terrible si sabes cómo sacar a flote la situación. Primero, no pongas cara de “ya se me olvidó” porque tus invitados lo notarán y mucho menos te quedes parada en el centro de la pista, es mejor que antes de bailar les digas a tus chambelanes que si algo sucede improvisen y pongan cara de 'aquí no pasa nada' o bien, si eres tú la que olvidó los pasos haz uso de tu pareja principal y susúrrale al oído que de te olvidó el baile y que te ayude. Ya después le podrás susurrar que te encanta, pero eso luego de sacar bien el baile.
Adorna el escenario donde bailarás como si fuera a pisarlo Jennifer Lopez. Para eso puedes contratar los servicios profesionales de gente que maneja la pirotecnia, luces que vayan de acuerdo con el ritmo al que estás bailando, algunas cascadas de luces, burbujas, confeti o cámara de humo. Pero no elijas todo al mismo tiempo porque en lugar de fiesta parecerá incendio.
En una fiesta de quince años no pueden faltar las palabras emotivas del papá presentando a su hija ante la sociedad, puede suceder que en ese momento se le olvide su discurso y no sepa qué decir por nervios. También es muy tradicional que el papá baile con la quinceañera el vals, y puede suceder lo mismo que con el discurso, los pasos se le olvidan. No te asustes, mejor dile que redacte un discurso y lo guarde muy bien para que lo lea en el momento y trata de que tanto el baile como las palabras de aliento sean ensayados unas cuantas veces antes de que llegue el día.
No olvides que el día de tus Quince Años está dedicado sólo para que tú seas la que luce y por eso tienes que mostrarte segura y confiada de que nada saldrá mal. No importa si te equivocaste en el baile, te caíste, o a alguien se le pasaron de más las copas, lo que sí importa es que te veas radiante y que saques el lado positivo a todo porque finalmente será tu día.
Para muchas chicas convertirse en quinceañera es un momento que esperan desde niñas y cuando llega el día en que por fin se conviertieron en princesas por un día se ponen tan nerviosas que acaban odiando su fiesta. Evita que esto te pase, un oso es horrible pero si sabes cómo disfrazarlo, nadie lo notará y tu festejó quedará espectacular e inolvidable.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Pies lindos en tus XV años

¡Santa ya recibe cartas desde todo el mundo!

Consejos para no perder la cabeza en Black Friday

Michel Bublé hace compras de navidad anticipadas

Disfruta más imágenes
a tu izquierda