Enlaces Relacionados

  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • NIña se cura de anorexia en Disenyland
  • Próximo álbum

Chica se cura de anorexia en Disneyland

Heather Franks fue diagnosticada con anorexia cuando tenía dieciséis años, la adolescente estaba muy debajo de su peso ideal.
Debido a su enfermedad y obsesión por ser delgada, Heather llegó a pesar 84 libras.
Estaba a punto de ingresar al hospital cuando su familia decidió viajar a Disney World en Florida, en donde ella se curó inesperadamente de la anorexia.
Rodeada de grandes porciones de comida que le servían en el parque de diversiones, Heather comenzó a comer de nuevo.
Comer delante de personas que desconocían su enfermedad la hacía sentir más segura frente a la comida.
Heather comenzó su desorden alimenticio a muy temprana edad, nunca pensó que el rodearse de grandes porciones de comida le ayudarían as curarse.
La complexión que tenía cuando era una niña la llevó directo a la anorexia, que además de ser un trastorno alimenticio es una enfermedad mental en la que muchos factores son involucrados.
Ahora a sus diecisiete años logró mejorar su salud, y su peso, con su buena alimentación alcanzó las 140 libras, casi el doble de lo que pesaba antes.
Su esfuerzo por recuperarse no se quedó en Disney sino que llegando a casa continúo comiendo hasta recuperarse por completo
Lo primero que comió Heather fue una pizza de queso y tomate, y asegura haberlo disfrutado como nunca antes.
Ahora Heather se dedica a crear conciencia sobre la anorexia y a perder el miedo por la comida, También recauda fondos como apoyo para luchar contra todo tipo de trastornos de la alimentación.
Hizo las paces con su comida y entendió que comer es un placer, no un castigo.
Próximos álbumes

Oso tomó un baño muy divertido

Dama de honor avergonzada encuentra motivo para cambiar

Bomberos rescatan a un perrito atorado en un agujero

Hombre recrea obras de arte con piezas de Lego

Disfruta más imágenes
a tu izquierda