Enlaces Relacionados

  • Universos paralelos
  • ¿Sabes qué tipo de energía tiene cada signo?
  • ¿Sabes qué tipo de energía tiene cada signo?
  • Eclipse Lunar
  • Universos paralelos
  • Brujos, curanderos, adivinos
  • 'Scary facts' sobre las brujas
  • 177420376-88061254efb698550047026ab0d287a6.jp
  • Deja vu e hipnosis
  • Científico
  • Extraterrestres
  • Trenes
  • Deja vu e hipnosis
  • Universos paralelos
  • Viaje Astral
  • Deja vu e hipnosis
  • Próximo álbum

¡Técnicas para viajar en el tiempo!

¿Qué me pasará mañana? ¿Qué me trae el destino? ¿Me conviene unirme a esa persona? ¿Me irá bien en este trabajo? ¿Hasta cuándo estaré solo o sola? Estas y otras preguntas similares parecen ser universales. Existe en muchas personas el deseo de saber un poco más de su vida futura, y con tal de saberlo acuden a muchas fuentes. Se trata de una curiosidad histórica que ha acompañado a los humanos desde que inició su paso por la Tierra hace más de un millón de años.

Profesor Zellagro.
Desde siempre esa ha sido su curiosidad. El hombre de las cavernas consultaba a los ancianos, o al brujo, para saber si tendría éxito en la caza, en las tribus hacían otro tanto para conocer lo que podría suceder a sus familias, si habría o no buena cosecha, un terremoto, una desgracia, surgieron chamanes, hechiceros, adivinos, agoreros que leían las entrañas de los animales, o las de los sacrificios humanos. Y así vemos esa inquietud reflejada en la literatura, en la poesía, en la historia y en prácticamente todas las actividades humanas.

Profesor Zellagro.
Lo más sensato, cuando se trata de nuestras vidas es darnos cuenta que todo lo que hacemos tiene su causa y efecto, la poco conocida y mal interpretada por muchos ley del Karma. Podemos compararlo a un espejo, que nos devuelve la imagen que le proyectamos. De ahí vemos que muchos problemas que tienen las personas han surgido por una mala decisión, una orientación inadecuada, la búsqueda de la felicidad en el lugar equivocado y errores cometidos. Reconocerlos es siempre el primer paso que ayuda a enmendarlos y seguir adelante.

Profesor Zellagro.
Para tratar de despejar estas incógnitas existe una tradición extendida mundialmente con diferentes variantes según su país de origen y antigüedad. Se trata de la Astrología que se remonta muchos siglos atrás, y fue la precursora de la moderna Astronomía. Astrólogos hubo, y hay, en China, Persia, Babilonia, Egipto, India, en el mundo árabe, entre los mayas, los incas y numerosas civilizaciones donde siempre ocuparon un lugar prominente entre los emperadores, reyes y monarcas de la época. Se les consideraba sabios o magos.

Profesor Zellagro.
La Astrología moderna –o sea, desde hace varios siglos- no tiene que ver nada ni con religiones, ni adivinaciones ni hechizos o magias. Es una proyección que hace el astrólogo basándose en los datos que tiene del nacimiento de una persona para así levantar su Carta Natal, una especie de mapa que indica sus inclinaciones, sus puntos más fuertes y más débiles apoyándose en una tradición milenaria. Para ello utiliza las Efemérides donde aparecen todas las posiciones del Sol, la Luna y los planetas y efectúa los cálculos correspondientes a fin de emitir la predicción. También se pretende predecir el curso probable de los eventos apoyándose en los universos paralelos y las opciones que aparecen en el paisaje astral para construir el horóscopo diario.

Profesor Zellagro.
Otros recurren a las llamadas “mánticas adivinatorias”, entre ellas, las más populares son la lectura de cartas o cartomancia (los naipes, o el Tarot), el IChing, o libro de las mutaciones, la lectura de la palma de las manos o quiromancia, las runas, los tableros de Ifá (asociado a religiones de origen africano), la llamada videncia psíquica, entre ellas el espiritismo usando un médium o canal que supuestamente se comunica con difuntos, algunas están asociadas a religiones específicas, o creencias, otras no.

Profesor Zellagro.
En general esas mánticas se apoyan en la base intuitiva, quien las consulta acude a la sesión con una serie de ideas formadas que son “captadas” por la otra persona en forma de imágenes, si realmente se establece la comunicación telepática. Lamentablemente no todas las personas que dicen haber desarrollado esa facultad son honestas y surgen muchos improvisados, e inclusive impostores que engañan a quienes se dejan llevar por falsas promesas. Afortunadamente hay ciertos indicios que nos ayudan a descubrir los farsantes.

Profesor Zellagro.
Generalmente cuando se acude a algún tipo de consulta similar es conveniente informarse previamente de la seriedad de esa persona, quienes lo recomiendan, su historial, y empezar a sospechar si quien está realizando la misma descubre siempre un “daño” que para quitarlo cuesta mucho, mucho dinero, en ese caso debes dudar. Una cosa es retribuir económicamente el tiempo que una persona dedica a otra, pues es un servicio que está prestando según las creencias individuales, y otra es culpar siempre a un “maleficio, hechizo o maldad” de los males que una persona se ha buscado ella misma y cobrar sumas altas de dinero para “curar” a esa persona.

Profesor Zellagro.
Otra forma muy en boga actualmente es la llamada Futurología que no tiene nada que ver ni con creencias, ni religiones ni ningún aspecto místico. Se trata de las predicciones que efectúan los científicos y técnicos, los llamados “visionarios del mañana” apoyándose en el estado actual de la ciencia y la técnica existentes entonces. En un pasado Julio Verne, Leonardo da Vinci, Nikola Tesla y muchos más grandes hombres y mujeres tuvieron esa visión de su tiempo y fueron capaces de adelantarse a su época y crear las bases de inventos que han transformado el mundo.

Profesor Zellagro.
El futurólogo compara los avances que han tenido ciencias como la biología, la medicina, la computación, y proyectan lo que puede ocurrir en los próximos años. Uno de estos más conocidos es el físico japonés americano Michio Kaku. Según sus declaraciones a la prensa “en un futuro no muy lejano seremos como los dioses griegos. Zeus podía mover objetos con su mente y nosotros también podremos. Venus tenía una salud y un cuerpo perfectos, y gracias a la terapia génica y al uso de recursos, como las células madre, nosotros también alcanzaremos ese nivel. Apolo podía viajar montado en carros volantes y nosotros conduciremos coches que vuelan. Pegaso era un animal que se podía crear a placer y nosotros crearemos nuevas especies y recuperaremos especies que creíamos extintas”.

Profesor Zellagro.
Según la futurología muy pronto, solamente con pestañear, tendremos acceso a toda la información sobre lo que estamos viendo gracias a nuestras lentillas que nos comunicarán con un sistema global similar a Internet. Si miramos las obras de ciencia ficción de los últimos años vemos como muchas cosas que se consideraban fantasías ahora son realidades. Sin embargo, para pensar y crear estrategias y nuevas metas, se seguirá requiriendo las habilidades que sólo un tutor, un ser humano, podrá transmitir. Y para eso habrá que seguir yendo a la universidad, estudiar, leer buenas obras, informarse bien ¡cuán triste cuando alguien nos dice que no le gusta leer, o peor aún, que detesta leer!

Profesor Zellagro.
¿Podemos entender la visión del futuro? Veamos un ejemplo. Unos autos esperando que pase el tren. Ninguno puede ver que hay dos locomotoras avanzando en la misma dirección, por la misma línea, debido a un error, y que pronto va a ocurrir un terrible accidente. Desde el lugar donde están, no pueden saberlo, pero el guardabarreras, arriba en su torre como tiene mayor campo visual lo puede ver y adelantarse y alarmado llamar a sus superiores para decirle “en unos minutos va a ocurrir un choque terrible”. O tal vez alguien entre los conductores lo “intuye” sin verlo, en una forma de percepción extrasensorial.

Profesor Zellagro.
¿Acaso ese guardabarrera vio el futuro? Evidentemente según los acontecimientos que estaba contemplando pudo inferir lo que pasaría después y se adelantó a los eventos. Esto ocurrió porque desde su altura “veía” más que los demás. Si alguien está en el décimo piso de un edificio tiene mayor visión de aquél que está en el primero y puede alcanzar a ver lo que otros no ven. Quien lo intuyó, sin verlo con sus ojos, lo percibió a nivel mental en un plano energético.

Profesor Zellagro.
Quienes “ven el futuro” no son “seres privilegiados ni escogidos” para determinada misión pues creerse especiales solamente alimenta sus Egos. La intuición y las percepciones extrasensoriales son capacidades que nacen con todos nosotros, lo que hay es que desarrollarlas. De la misma manera nacemos con músculos y quienes se dedican a fortalecerlos y esculpirlos mediante disciplina y ejercicios llegan a convertirse en atletas capaces de ganar medallas olímpicas, otros no hacen el esfuerzo.

Profesor Zellagro.
La Parasicología, que estudia los fenómenos extrasensoriales, nos habla de este proceso y le llaman precognición –popularmente conocida como clarividencia. Se trata de una visión extendida desde una posición más alta en la que se puede ver más que los demás. No significa eso que se trate de una persona “superior ni con poderes especiales mágicos” sino que ha desarrollado su intuición de modo tal que puede adelantarse al tiempo, y la intuición todos la tenemos, pero no la desarrollamos por igual.

Profesor Zellagro.
La diferencia está en que unos tratan, y otros no. Aquellos se ejercitan, otros engordan sentados en el sofá viendo la televisión hora tras hora o detrás de la computadora. ¡Todos podemos adelantarnos al futuro! Todos tenemos la capacidad innata de proyectar nuestra mente, de comparar el presente con nuestro pasado y elaborar los planes del mismo y en un futuro esa capacidad estará tan generalizada que no asombrará que no la hayamos usado hoy. En tus manos está que lo logres, o no.

Profesor Zellagro.
Próximos álbumes

Escorpión trae una revolución sexual para tu signo

Curiosidades de cada signo para triunfar en el amor

¿Una pareja de signos incompatibles tiene solución?

La luna en Virgo puede poner en riesgo tu salud

Disfruta más imágenes
a tu izquierda