Enlaces Relacionados

  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Viaje Astral
  • Próximo álbum

¡Prepárate para realizar tu primer “viaje astral”!

¡Salir fuera del cuerpo! ¡Volar y verse desde afuera! ¡Ir a otros lados en viajes maravillosos solamente superados por la fantasía o la ciencia ficción! ¿Será posible? ¿Cuánto hay de realidad, o de imaginación en los llamados “viajes astrales” que millares de personas en todo el mundo confiesan haberlos tenido, o tenerlos a voluntad o sin proponérselo, cuando debían estar durmiendo?

Por Profesor Zellagro.
Son muchos los que juran haber vivido esa experiencia, e inclusive, provocarlas a voluntad, tanto es así, que su incidencia en diferentes partes del mundo ha motivado la curiosidad de investigadores científicos.

Por Profesor Zellagro.
Los llamados “viajes astrales” pertenecen a un conjunto de experiencias conocidas como percepciones extrasensoriales y son el objeto de estudio de los laboratorios de Parasicología en diferentes instituciones científicas.

Por Profesor Zellagro.
Se llaman así porque ocurren fuera de nuestros sentidos habituales y se conocen también como PES, o más comúnmente en inglés con sus siglas ESP (extra sensory perceptions). Abarcan un gran campo de estudio fascinante cuyas investigaciones aún están en pañales debido a la necesidad de separar la superstición e ignorancia, de los hechos comprobables.

Por Profesor Zellagro.
Los “esp” o “pes” conforman un conjunto de experiencias múltiples que agrupan desde el desdoblamiento y el estudio del aura hasta la clarividencia y la precognición, las intuiciones y las revelaciones, la telequinesia –mover objetos con la mente- el estudio de los llamados poltergeister o fantasmas, la telepatía, y otros fenómenos considerados como paranormales.

Por Profesor Zellagro.
Dentro de su estudio, por supuesto, se encuentran los viajes astrales y otros fenómenos más cuya explicación racional, científica y concreta es una de las razones de ser de la Parasicología, una disciplina alternativa que trata de demostrar científicamente la existencia de fenómenos paranormales, algo que es muy discutido dentro de la comunidad científica internacional que lo mira con escepticismo.

Por Profesor Zellagro.
La historia de los viajes astrales se pierde en la Antigüedad aún mucho antes de la civilización, cuando nuestros antepasados, hace centenares de miles de años, el hombre de Neanderthal, los Cromagnones y otros miembros de la familia humana antes del Homo sapiens, vivían en cuevas y tenían sueños que luego dibujaban en pinturas rupestres.

Por Profesor Zellagro.
Para ellos los sueños eran tan reales como la vigilia y pensaban que cuando dormían se transportaban a lugares y situaciones que luego veían en la vida real. Como los sueños tienden a ser tan vívidos pensaban que cada noche algo se les desprendía y vagaba fuera del cuerpo, muchos de estos sueños los dibujaron en pinturas rupestres hechas en las cuevas que les servían de casa.

Por Profesor Zellagro.
De esos sueños surgieron las ideas de un espíritu que se separaba del cuerpo y que inclusive, quedaba o vagaba por otros lugares y espacios cuando las personas morían. Su mundo era un conjunto fascinante de sueños que se tomaban como experiencias reales y de creencias en el Más Allá que aún continúan en muchas sociedades tribales, y no tan tribales.

Por Profesor Zellagro.
Esas ideas o creencias están muy arraigadas dentro de las costumbres e ideas generales de muchos conglomerados humanos conformando creencias de distinto tipo, o ideas que trascienden a un nivel desconocido, como si estuvieran programadas en nuestros genes.

Por Profesor Zellagro.
Una explicación del llamado “viaje astral” la encontramos en la tecnología. Hoy sabemos que el medio que nos rodea está lleno de ondas de todo tipo que captamos o bien con nuestros radios o con los teléfonos móviles. O sea están “viajando” sin que las veamos, se encuentran a nuestro alrededor. Nuestra mente, que es posiblemente la computadora más poderosa porque gracias a ella existen todas las tecnologías creadas, también emite ondas.

Por Profesor Zellagro.
En un estado consciente, por personas entrenadas, esas ondas se vuelven conscientes y la persona, mientras duerme, está en contacto con ese mundo y “viaja” sin dejar su cuerpo. Es el principio de la telepatía, entra otras cosas: un emisor, y un receptor.

Por Profesor Zellagro.
El sueño lúcido y el viaje astral

Una de las explicaciones que nos da la ciencia relacionada con el llamado “viaje astral” es que se trata de una de las variantes del llamado “sueño lúcido”, o sea, un tipo de sueño diferente al normal, inducido, que actúa sobre determinadas áreas del cerebro recordando imágenes propias y creando la ilusión de estar flotando fuera del cuerpo.

Por Profesor Zellagro.
Hay casos en los que el sujeto experimenta lo que se llama la autoscopia o sea la posibilidad de verse desde afuera. Se trata de una experiencia extracorporal que se sigue investigando para descubrir su mecanismo pero que resulta impresionante y muy real para quien la está experimentando, aunque realmente no esté saliendo del cuerpo sino proyectándose dentro de su cerebro.

Por Profesor Zellagro.
El viaje astral tiene varios nombres. Algunos les llaman desdoblamiento astral, otros proyección astral, experiencia fuera del cuerpo, proyección de la conciencia y otros nombres más. Lo cierto es que muchas personas confiesan haberlo experimentado y como se trata de una experiencia totalmente subjetiva e única es muy difícil afirmar o negar lo que dicen.

Por Profesor Zellagro.
Hace años en la Universidad de Duke en Carolina del Norte, Estados Unidos, trataron de reproducirlo y efectuaron interesantes observaciones las cuales incorporaron a los Laboratorios de Parasicología que funcionaron en esa institución desde el 1893 hasta el 1984 y que han quedado debidamente documentados en los archivos de esa institución académica y están a disposición pública.

Por Profesor Zellagro.
¡Prepárate para realizar tu primer viaje astral!

Existen varias técnicas que quienes conocen el tema confiesan haberlas empleado satisfactoriamente para lograr su viaje astral. No olvidemos que en la mayoría de los casos se trata más bien de representaciones interiores de la mente, una especie de alucinación que el sujeto experimenta, pero que debido a otros factores le lleva a creer que está volando por otros lugares, visitando familiares que están en otros países, verse desde arriba flotando, o aparecerse físicamente en varios lugares a la vez.

Por Profesor Zellagro.
Esto es muy interesante, y discutible ya que la existencia de hologramas, las proyecciones energéticas y todo lo que estamos ahora descubriendo y experimentando abren una gran puerta a estas investigaciones.

Por Profesor Zellagro.
Para los principiantes se recomienda esta técnica sencilla. Primero aprender a meditar, concentrarse, relajar la mente y el cuerpo. Un buen ejercicio, bien simple y sencillo, lo puedes encontrar haciendo clic aquí. Una vez que estás relajado y tranquilo escribirás en un papel los lugares que deseas visitar en tu sueño lúcido, que es el primer paso antes del viaje astral y consiste en irse preparando mentalmente para “soñar despierto” o sea, soñar lo que uno quiera soñar.

Por Profesor Zellagro.
Hay técnicas especiales para lograrlo pues generalmente no nos damos cuenta del momento en que empezamos a dormir, y mediante esa introspección interior lo podemos lograr y entrar en nuestro sueño. La actividad nerviosa que ocurre en nuestro cerebro en esos momentos es de una intensidad tal que nos coloca en una posición intermedia, entre el sueño, y la vigilia.

Por Profesor Zellagro.
Mediante esta técnica, una vez que nos hayamos familiarizado con el sueño lúcido intentaremos el viaje astral, en cuyo caso, se interrumpirá el sueño lúcido con lo que se haya escrito en el papel, y se procederá a entrar en una etapa más profunda de un sueño, similar a la autohipnosis. Todo esto debe hacerse asesorado por una persona experta hasta que se domine la técnica. También se pueden emplear métodos para armonizar las chakras y energizar el aura.

Por Profesor Zellagro.
Una advertencia: no se recomiendan estas técnicas en el caso de personas muy impresionables, nerviosas, ansiosas o que padecen de desajustes emocionales o de índole fisiológica, trastornos de personalidad, o bipolar, epilepsia, esquizofrenia y otras condiciones mentales similares o estén bajo tratamientos médicos especiales.

Por Profesor Zellagro.
Una vez que se ha empezado a dominar la técnica tanto del sueño lúcido como del viaje astral, la experiencia se convierte en parte integral de la vida, pues no podemos olvidar que pasamos la tercera parte de nuestro tiempo durmiendo, o sea, en el mundo de los sueños. Visto así, alguien que tenga ahora 30 años de edad, ha estado 10 años aproximadamente durmiendo.

Por Profesor Zellagro.
El poder de los sueños en nuestra mente es tal que se cuenta una historia de un monje budista que al despertar de un viaje astral le confesó a sus discípulos “anoche soñé que era una mariposa y ahora no sé si soy un hombre que estuvo soñando toda la noche ser una mariposa, o si soy una mariposa que está soñando ser un hombre”. ¿Interesante, verdad? ¡Aún nos queda mucho por explorar y aprender!

Por Profesor Zellagro.
Próximos álbumes

Los ciclos favorables del compromiso amoroso ¡El mejor tiempo para empezar una relación!

¿El 'mal de ojo' existe o es superstición?

El lema de tu signo para la semana del amor

Un toque de pasión en San Valentín para tu signo

Disfruta más imágenes
a tu izquierda