Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Las tormentas solares y el fin del mundo
  • Próximo álbum

Las Tormentas Solares no son el fin del mundo

En la red está circulando un correo alarmante que infunde temor entre quienes lo reciben anunciando “tormentas solares terribles en diciembre del 2012, un meteorito y el choque con un planeta que viene de lejos”. Algo que carece de fundamento, no tiene ninguna base científica y por supuesto, no significa ni el fin del mundo ni la destrucción de la Tierra, pero es capaz de causar pánico en personas desinformadas.

Por el Profesor Zellagro
El próximo ciclo de tormentas solares será del 2012 al 2014 y no será diferente a los anteriores, o sea, será uno más como el que se ha venido teniendo desde hace millones de años. Las actividades solares tienen un momento pico, aproximadamente cada once años. Cuando ese momento llega la energía desprendida por esas tormentas del Sol causan algún tipo de interrupción en los satélites de comunicación. Los ingenieros están estudiando como proteger los mismos de esas radiaciones.
Toda esta historia y alboroto surge por un mito. Un tal planeta Niburu, descubierto supuestamente por los sumerios y que se dirige a la Tierra, lo cual es totalmente falso. Inicialmente predijeron la catástrofe para mayo del 2003, pero como no pasó nada, la cambiaron a diciembre del 2012 asociándola con fábulas del calendario maya que marcan el fin de un ciclo en diciembre del 2012.
Hay un planeta llamado Eris, que muchos confunden con el tal Niburu, pero es un planeta enano, similar a Plutón que estará fuera del Sistema Solar y lo más cercano a la Tierra son millones de millas, ¡una distancia que ni siquiera se puede ver a simple vista! Lo mismo puede decirse de sus acompañantes Makemake y Haumea, todos planetas enanos muy lejos de la Tierra. Nada malo ocurrirá hacia finales del 2012. Desde hace más de 4 000 millones de años hemos pasado por situaciones parecidas y aquí estamos.
La imaginación de escritores y supuestos videntes o “contactados” ha tergiversado la historia del fin del ciclo del calendario maya que indica simplemente un fin de ciclo similar al nuestro. Cada año, el 31 de diciembre, termina un ciclo, y nos preparamos para esperar un nuevo año, o terminan los siglos para comenzar otro y el mundo no se acaba ni nada por el estilo, simplemente hay un cambio de año, de siglo o de época es todo.
El calendario maya no termina el 21 de diciembre del 2012. Continúa en otro ciclo de la misma manera que cuando termina un año no se acaba el mundo sino que comienza otro año al día siguiente. Toda esa idea del fin del mundo está basada en mitos, suposiciones y la fantasía de quienes siempre quieren ver catástrofes en todas partes. Después de esa fecha comienza otro largo período dentro del calendario maya.
Otra historia asociada con el fin del mundo es la de los famosos alineamientos que anuncian a la Tierra alineándose con el centro de la Galaxia y terminando una etapa para pasar a otra dimensión. No habrá tal alineamiento o alineación en las próximas décadas ni la Tierra cruzará ningún plano galáctico en el 2012.
Inclusive en el caso que ocurrieran esos alineamientos sus efectos sobre la Tierra serían imperceptibles, mínimos. Cada diciembre, cada año, el Sol y la Tierra se alinean hacia el centro de la Vía Láctea. Eso ha venido pasando hace millones de años y es un evento normal como son las llamadas “precesiones” de los equinoccios y los cambios de estación cada año, y aquí estamos.
Otro de los miedos es a los impactos de meteoritos. Claro que estamos siempre expuestos a recibir un impacto semejante y de hecho muchos pequeños meteoritos se acercan a la atmósfera y ahí termina la historia porque se incendian. El último gran choque ocurrió hace 65 millones de años y causó la extinción de los dinosaurios. La Nasa no tiene ninguna noticia de amenazas similares en estos próximos años.
No existe ninguna evidencia científica de un “fin del mundo” en el 2012. Ningún elemento extraterrestre ni situaciones fuera de lo común que indique semejante anuncio. La mejor lección que podemos sacar de todo esto es que preocuparse por algo sobre lo cual no tenemos ningún control, además de pérdida de tiempo, impide que podamos vivir día a día, disfrutándolo como si fuera el último y construyendo el futuro procurando hacer felices a quienes nos rodean que es la mejor forma de ser felices nosotros mismos.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Felicidades a todos los Leo

Mercurio, Urano y Neptuno retrógrados, ¿cómo afectan a tu signo?

Curiosidades de cada signo para triunfar en el amor

Combate la nostalgia otoñal según tu signo

Disfruta más imágenes
a tu izquierda