Publicidad | Vea su anuncio aquí

Júpiter retrógrado desde octubre 4 del 2012 hasta enero del 2013

Júpiter y los zodíacos

Júpiter y los zodíacos

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Cómo afectan los planetas a tu signo

VIDEO:  Cómo afectan los planetas a tu signo - Univision.com

Ver videos
Saturno y los planetas

FOTOS:  El retorno de Saturno: tiempo de reflexión

Ver fotos
Las malas energías

FOTOS:  Aprende a neutralizar energías negativas

Ver fotos

¡Ojo! Un exceso de falso optimismo podría confundirte

 

A partir del 4 de octubre del 2012 y hasta finales de enero del 2013 –exactamente entre las 8:18 am del jueves 4, hora del Este de Estados Unidos, hasta el 30 de enero a las 11:30 Hora Universal, el gran planeta Júpiter, regente de Sagitario, empezará un tránsito retrógrado por el signo de Géminis.

Para saber exactamente qué es un planeta retrógrado haz clic aquí.

El planeta Júpiter es el mayor del Sistema Solar y se le considera “el gran benefactor”. Es un planeta expansivo, positivo, que emite un tono entusiasta y creativo a todos. En este caso, al transitar retrógrado por un signo del elemento aire que inspira la elocuencia, la locuacidad, la curiosidad intelectual, la capacidad literaria y facilidad para aprender lenguas extranjeras, su único impacto negativo está asociado, precisamente con su cualidad más conspicua: ¡el entusiasmo! En pocas palabras, o te puede faltar, o lo puedes canalizar de forma errónea, y en ambos casos las consecuencias serían contraproducentes.

 

Júpiter retrógrado y el falso optimismo

Una actitud positiva, optimista, dinámica frente a la vida es encomiable, ideal, maravillosa, el peligro existe cuando la persona se confía demasiado y deja todo “a la suerte, a su buena estrella, a la idea que todo va a salir bien”.

Es importante tener esto bien claro. Una cosa es ver un problema desde un ángulo realista, no agobiarse por lo que no se puede resolver, buscar su lado positivo y trabajar a partir de ese cuando no se pueda hacer lo contrario, bloquear energías negativas y seguir hacia adelante.

Sin embargo, quedarse con los brazos cruzados, esperando que la solución “caiga del cielo” y no hacer nada, confiando que “siempre las cosas me salen bien” puede conducir al error y la ilusión, al llamado optimismo ciego. Podemos compararlo con un jugador que siempre gana en las apuestas del casino y como siempre gana se confía, y cuando cobra su salario lo apuesta todo y lo pierde viéndose como consecuencia  en grandes problemas para cubrir los gastos del mes.

Supongamos que estás conduciendo tu automóvil y tu neumático sufre un reventón. Estás en la autopista. Si te incomodas, maldices, enfadas y encolerizas no habrás resuelto nada pues el neumático está desinflado y seguirá así, el único molesto serás tú. En esos momentos respiras hondo, te controlas, canalizas esa energía negativa y haces lo que se debe hacer: cambiar el neumático o llamar a una compañía que lo haga. Es tomar soluciones según se presenten los problemas.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí