Enlaces Relacionados

  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Bocadillos apetecibles sin mucha azúcar
  • Próximo álbum

Opciones para que tus hijos no coman mucha azúcar en Halloween

Ellos son verdaderamente malvados, pero no porque te vayan a espantar o vengan de otro mundo, más bien porque contienen grandes cantidades de azúcar, que es ingerida por tus hijos en fiestas como Halloween.
¿Dulce o travesura? La mayoría de los niños que disfrutan de la fiesta de Halloween prefieren la primera opción. Los expertos en nutrición la respetan, aunque sugieren a los padres que sigan ciertas recomendaciones para que los dulces no terminen por ‘amargar’ la salud de sus hijos.
Según Mónica Jiménez , directora de la Carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Talca, para aquellos padres que no pueden “escapar” de Halloween, “existen alternativas para tratar de que los menores consuman alimentos más sanos.
Se pueden reemplazar los dulces empaquetados por frutos secos, trozos de frutas y zumos sin azúcar, que también se pueden “disfrazar” para que sean más atractivos".
Para esta experta chilena “se pueden preparar bolsitas con frutos secos como maní, almendras o nueces, cascaritas de naranja o avellanas bañadas con chocolate, merenguitos horneados, o ‘marshmallows’ ", que tendrán un menor impacto que una bolsa entera de caramelos industriales.
Otra recomendación es cuidar la porción, porque cualquier postre no será sano si la pieza o cantidad es excesiva.
Tú misma puedes preparar galletas o panecillos en casa y decorarlos para que tus hijos no pierdan el ánimo festivo.
Además cuando preparas los bocadillos puedes suplir los endulzantes por miel, completamente natural y deliciosa.
Otra posibilidad, según la nutricionista de UTALCA, consiste en cortar trozos de frutas como plátanos, frutillas, kiwis o manzanas y darles presentaciones adecuadas para la temporada.
Las manzanas cubiertas de chocolate pueden sustituirse por una cubierta ligera de miel y láminas de almendras tostadas.
O incluso, con chocolate, pero con alguna nuez de cubierta.
Si lo tuyo son los 'muffins', panquecitos o 'cupcakes' puedes usar harina integral y hacerlos más saludables.
También puedes optar por utilizar la calabaza para hacer panqués o 'pies'.
No olvides incluir nueces, estas ayudan al desarrollo mental de tus pequeños y les brinda grasas no saturadas.
Las semillas de la calabaza también puedes usarlas para agregarlas a 'truffas' o pastelillos.
Pero el hecho de evitar los dulces, no es un capricho de los padres, "partiendo de la base de que las denominadas 'chucherías' tienen calorías vacías, grasas y azucares artificiales, éstas deben consumirse ocasionalmente y no darse atracones como puede suceder en Halloween", explicó a la agencia española de noticias Efe, la doctora Luz García Juan, directora del equipo médico del centro médico-estético Orel.
Los expertos señalan que las consecuencias inmediatas de este consumo desmedido se refleja en los dientes, pues su deposito prolongado ocasiona caries severas.
Otra consecuencia a mediano plazo es que las grandes cantidades de colorantes artificiales que se usan en la fabricación de los dulces, pues puede ser adictivo. Según la directora médica de Orel "se trata de aditivos que, en cantidades elevadas, pueden ser perjudiciales, además de potenciar el dulzor, lo que hace que el niño no pare de comerlos, con el consabido atracón".
La especialista agrega que "por otro lado, la elevación momentánea del dulce en sangre produce la inapetencia de otros alimentos que el niño deja de comer, con lo que estará mal alimentado".
Según la directora médica de Orel, los padres deben vigilar lo que consumen sus hijos y educarlos para que se autocontrolen y no se atiborren de dulces a escondidas, en casa o fuera del hogar. Por eso es recomendable que les ofrezcas opciones divertidas pero con tu supervisión, jugos naturales, leches descremadas con sabor, galletas integrales, gelatinas con figuras variadas y muchas opciones como las anteriores.
Próximos álbumes

Diez ‘tips’ para tener un Halloween sin incidentes

¡Los perros también sienten celos!

Divertida carrera por una buena causa

Tránsito de Marte en Escorpión aviva la pasión de todos

Disfruta más imágenes
a tu izquierda