Claves para sacarle el jugo a la almohada

56400131

Sácale el jugo a la almohada

- Thinkstock LLC/Picture Quest

¡Sí, sí… a tí te estoy hablando!. A tí mamá que te levantas todos los días muy temprano para prepararle el desayuno a tus chicos y llevarlos al colegio y que luego sigues camino a tu trabajo para cumplir con tus obligaciones, que no terminan allí. Porque cuando vuelves a tu casa te sigues ocupando del hogar, de tu esposo y todas las actividades que te hacen feliz como madre, mujer y esposa.

Para disfrutar realmente de esas facetas hay que tener energía y para recuperarla debes aprovechar muy bien las horas de sueño nocturno.

Por eso, en este informe te vamos a indicar algunos trucos para que el dormir sea realmente un descanso reparador.

Mucho más que descansar

Desde su clínica del sueño en Naples (Florida), el doctor José Marquina arranca explicando que el sueño no es sólo un proceso de descanso “también es la preparación para el día siguiente. Cuando dormimos la persona tiene que pasar por diferentes ciclos de sueño y si estos no se cumplen, al día siguiente nos sentiremos cansados y nuestro organismo no funcionará correctamente”.

¿Cuántas horas necesitamos dormir?

El profesional venezolano advirtió que nuestro cuerpo necesita dormir “alrededor de siete horas y media por día. Si esto no se cumple, el funcionamiento a nivel cerebral no será efectivo debido a que el  cerebro no se desintoxica. No se alcanzarán a reemplazar los neurotransmisores químicos que al día siguiente lo harán funcionar apropiadamente”.

Marquina resaltó que dormir menos de esta cantidad de horas es malo, pero también lo es hacerlo por más de nueve. “Las personas que duermen muchas horas al día también pueden tener problemas médicos graves que no han sido diagnosticados”.

¿Qué nos pasa si no dormimos bien?

Según el experto que consultamos, si dormimos poco o mal, podemos sufrir estos trastornos:

  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Fatiga excesiva

Estos podrían ser los impactos más comunes, pero Marquina aclaró que se pueden producir otros trastornos más severos como:
ataques al corazón, derrames cerebrovasculares y arritmias cardíacas, que “están asociadas con la apnea del sueño”.

Al referirse a los cuadros de insomnio, este profesional médico, que también tiene una especialización en terapia intensiva, comentó que “la mayoría de ellos tienen un componente emocional. La persona mejora al superar esa situación que está viviendo, pero cuando se trata de problemas más serios, como la apnea del sueño u otros trastornos, es recomendable buscar ayuda especializada”.

Los trucos para disfrutar de la almohada

  • Dormir siempre a la misma hora
  • Evitar hacer ejercicio cuatro horas antes de acostarse a dormir
  • Evitar ver televisión en la cama
  • Tener un ambiente confortable en la habitación
  • Evitar tomar café y bebidas carbonadas, por lo menos, cuatro horas antes de ir a dormir
  • Tomar una ducha rápida de agua caliente antes de ir a dormir. “Permite calentar el cuerpo rápidamente y así liberar sustancias que faciliten que el organismo pueda dormir”
  • Comer una dos o tres horas antes de acostarse
  • Evitar ingerir bebidas alcohólicas antes de dormir. “El alcohol inicialmente estimula a dormir, pero horas más tarde, la persona se despierta con problemas para continuar durmiendo. Si no se ha logrado conciliar el sueño en 20 minutos, les aconsejo salir de la cama, relajarse un poco más y luego regresar a la cama”
  • Evitar en lo posible tomar pastillas para dormir. Hacerlo sólo bajo la supervisión de un profesional médico

 

Participa en el sweepstakes de Quaker para tener la oportunidad de ganar $250.