Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista
  • Un gordito fashionista

Un gordito fashionista

Una revelación del fashion

Raúl de Molina nos sorprendió con sus conocimientos de fashion. Y aunque rellenito, ese no ha sido obstáculo para que el entañable Gordo de Molina luzca impecable a la hora de ponerse frente a las cámaras. Aquí una pequeña muestra de la moda de Raúl de Molina para estas fiestas decembrinas.

Trajes a la medida

Raúl nos contó que durante 14 años se hizo los trajes a medida con un sastre que encontró en Hong Kong, durante uno de los viajes que hizo con su esposa Millie. En esa ciudad conoció al sastre Gordon Yao, quien estuvo haciéndole los trajes a De Molina durante 12 ó 13 años.


Otras marcas y alternativas

Raúl destinaba buena parte de sus ingresos en su arreglo personal. A veces los trajes que le hacía su sastre en Hong Kong no salían del todo económicos y trató probar con otras marcas. Su consentida: Hermenegildo Zegna. En esa tienda logró que le hicieran los trajes a medida.

Coleccionista de relojes

Como buen hombre, Rauli no oculta su predilección por los relojes. Sin detallar cuántos relojes tiene, Raúl dijo que sus favoritos son los Graham, una marca inglesa, pero tampoco le hace el feo a los de Cartier.

"Este es un Rolex C-Builder de 43 milímetros que acaba de salir", presumió Raúl.
Un sastre más cercano

Después conocí a un diseñador dominicano, que después se mudó a Italia. "El se llama Hipólito y me hace unos trajes magníficos. También hay un sastre en Shangai, que hace también trajes muy lindos. El tuxedo (esmoquin), las chaquetas, casi todo lo que traigo ahora es de Hipólito.
Hay de zapatos, a zapatos

Y los de Rauli son especiales, porque son de una tienda Estephen Woods: "Es un diseñador latino, cubano, que tiene una tienda aquí en Miami y otra en Nueva York y es muy famoso porque acaba de vender su franquicia para distribuír sus diseños en España".

Si usted ve estos zapatos de Raúl de Molina muy cómodos, lo son, pues también están hechos a medida.

La dieta lo obligó a cambiar guardarropa

Desde hace un año, Raúl de Molina comenzó a hacer una dieta para bajar de peso y desde entonces, ha bajado cerca de 100 libras. Por consiguiente, Rauli intentó enviar sus trajes más preciados al sastre para que los ajustara, pero el resultado no fue el mismo.

"Casi todos quedaron mal, tuve que regalar la mayoría y todos los años, aunque tengo un clóset muy grande, regalo la ropa a las personas que lo necesitan y luego me mando a hacer ropa nueva", agregó.


Accesorios infaltables

Para lucir elegante, no basta con un traje o saco con buena línea. Raúl de Molina también recomienda que se elijan bien los accesorios: corbatas, pañuelos, gemelos, etc.

"A mi me gustan mucho las corbatas de Hermés, me gusta Ferragamo, corbatas de Brioni y también el pañuelito, puede ser de cualquier marca. No tiene que ser caro", recomendó Raúl.


Camisas también a la medida

Fuera de las camisas sport, que Raúl las consigue en casi cualquier tienda de Estados Unidos, sus camisas de vestir las manda a hacer sobre medida a Ascot Shang, una camisería famosa a nivel mundial por el impecable trabajo y terminado. Ahí, le llevan haciendo las camisas desde hace 14 años.


De 600 a 700 corbatas

Para los que pensaban que solo a las mujeres les gustaba "coleccionar" zapatos, aquí el Gordo de Molina viene a reivindicar a las compradoras compulsivas. Raúl nos confesó que tiene cerca de 600 ó 700 corbatas y por supuesto, también tiene muchos zapatos.

¿Y qué le deja a Santa?

Aunque parezca mentira, Raúl de Molina asegura que sus lujitos en el vestir no es impedimento para dejar sin regalos a Santa Claus. "Siempre mi esposa se las arregla para regalarme algo".

Y no crean que Raúl solo se consiente a él, pues aseguró que en Navidad siempre regala buenas carteras a su esposa Millie y los regalos que su nena Mía anhela para las fiestas.
Planeando las vacaciones del 2009

Como hombre prevenido, vale por muchos, Raúl de Molina ya se encuentra planeando sus vacaciones del 2009. En el 2008 se fue a Chica con toda la familia, por eso este año ya está arreglando todos los detalles para llevar a su nena Mía a conocer las pirámides de Egipto, para luego pasear por Jordania e Israel en el mes de marzo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Videos