Publicidad | Vea su anuncio aquí

Esto es lo que las heroínas de telenovela piden para esta Navidad.

Fuego En La Sangre

- Mezcalent.com

De príncipes y sapos

En estos días, Santa Claus anda muy ocupado en el Polo Norte leyendo listas y peticiones que vienen de todas partes del mundo. Inclusive las heroínas de telenovela se andan carteando con el anciano de la barba blanca para que les cumpla sus más caros deseos. Mira lo que las muy traviesas piden.

La heroína de Lola…Érase Una Vez (Eiza González) ha tendido problemas este año, tanto en el área de guardarropa como en la de romance, y por eso le solicita ayuda a Santa Claus.

Querido Santa,
Como soy humilde no voy a pedirte mucho. Ya sabes que yo vivo con poco y hasta la ropa me la sé hacer. Pero, por favor, mándame unas tenis nuevas porque las que traigo ya están muy cochinas y un poquito fétidas. Una cosa es ser Cenicienta y otra muy diferente es andar con las patitas apestosas.

 También, si no es mucha molestia, tráeme uno de esos manuales de nobleza donde salen anotados los príncipes con sus respectivas direcciones. Porque este Alexander von Ferdinand, me ha salido dificilón, así que mejor se lo dejo a la villana y le hago la lucha a otro de la realeza. ¿No te parece?

Lola, a tu servicio.

Si hablamos de heroínas, pocas tienen lo problemas de Marichuy (Maite Perroni) en Cuidado Con El Ángel. Aun así no se olvida de escribirle a Santa.

¡Hola Cuatacho!
¿Mucho frió por allá por tu cantón del Polo Norte? La neta es que esta carta te va a dejar con el ojo cuadrado porque antes siempre te andaba pidiendo lana, pero éste es el primer año que no la necesito. Después de vivir con los San Roman y los Velarde, ahorita si que me quedó claro eso de que los ricos también lloran. Prefiero ser pobre, pero contenta.

Así que no más te pido un manualito de esos que se llaman de educación sexual, porque Santita, estoy rete confundida. Yo siempre creí que el hombre ese de mis pesadillas, pos que me había hecho algo sexual, pero después de mi bodorrio, con el Juan Miguel…Ahí en la cama, en Acapulco… tu sabes. ¡Híjole!  Fue bien chido. Pero eso de que el Curalocos resultó ser el mismo que me persiguió, me confundió un chorro. Ya no entiendo nada, sólo que extraño a Juan Miguel y que se siente bien gacho saber que ya no estamos casados. Así que mándame el manualito pa' que de una vez por todas deje de ser tan burra. No vaya a ser que un dia mi chamaquito me venga con la preguntadera sexual y yo no sepa que decirle.

Ahh y de paso, me mandas también algo para matar las pulgas porque entre las que me dejó el Cuate, las de la palomita ésta y las del mentado Leopardo, ya no me aguanto esta comezón.

Un besote, Mi Panzón Bello.


¿Qué regalos les darías a estas heroínas?

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí