Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Galletas para tus peques
  • Galletas de Mantequilla Doradas con Glaseado
  • Galletas de Crema de Menta
  • Macaroons de Coco Blanco y Negro
  • Galletas de Chocolate Glaseadas con Fudge
  • Galletas con Chispas de Chocolate
  • Mini galletas sándwich con almendra
  • Galletas de Azúcar
  • Galletas Crujientes de Almendra y Avena
  • Almohadas de chocolate y malvavisco
  • Galletas Festivas de Limón
  • Próximo álbum

Galletas para mamá

Dale a mamá todo el cariño con unas ricas galletas caseras. Traemos para tí una selección muy especial y variada para que hagas de este día el más rico.
1. Precalienta el horno a 400°F. En una olla gruesa de 2 cuartos de galón, derrite la mantequilla a fuego medio. Continúa cocinando, sin dejar de revolver, hasta que la mantequilla esté ligeramente dorada. Enfría al menos 10 minutos. 2. En un tazón grande, con una cuchara mezcla la mantequilla dorada, el azúcar morena, la leche y los huevos. Añade la harina, el bicarbonato de sodio y la sal. En charolas para horno sin engrasar, deja caer cucharadas de la pasta, con 2 pulgadas de separación. 3. Hornea de 9 a 11 minutos o hasta que al tocar el centro, casi no quede sumido. Enfría de 1 a 2 minutos; retira de la charola para horno y enfría en rejillas para galletas. Deja enfriar por completo, 30 minutos. 4. Mientras tanto, en una olla de 2 cuartos de galón, derrite la mantequilla a fuego medio. Añade el azúcar morena. Calienta hasta hervir, revolviendo constantemente. Añade la leche. Calienta hasta que hierva; retira del fuego. Enfría hasta que esté tibio, 30 minutos. En forma gradual, incorpora el azúcar en polvo. Unta el glaseado sobre las galletas frías.
1. Precalienta el horno a 350°F. En un recipiente grande, desmorona la masa del rollo. Agrega y amasa el ¾ taza de los dulces de menta picados. Forma cucharaditas de masa para formar bolas. Colócalas en una charola o bandeja para horno sin engrasar separadas por 1 pulgada una de otra. 2. Hornea 9 a 11 minutos o hasta que las orillas estén doraditas. Deja enfriar 1 minuto; retira de la charola de hornear. Deja enfriar completamente como 15 minutos. 3. En un platito hondo, mezcla los ingredientes del frosting hasta que se vean suaves e incorporados, agregando suficiente leche 1 cucharadita a la vez hasta obtener una consistencia deseada para untar. Unta 1 cucharadita de frosting en cada galleta. Corta cada dulce de crema de menta a la mitad; y luego cada cuadro diagonalmente obteniendo de cada dulce 4 triángulos. Adorna cada galleta con 2 triángulos formando un "arbolito".
1. Precalienta el horno a 350°F. Forra charolas para hornear con papel para hornear. En el procesador de alimentos, muele el coco finamente. 2. En un tazón grande, revuelve el coco y la mezcla para galletas dulces. Añade la leche condensada y el extracto de almendra; mezcla bien. La pasta debe ser suave y quebradiza. Añade y revuelve el cremor tártaro. 3. En un tazón pequeño, bate las claras de huevo con la batidora eléctrica a velocidad mediana hasta que puedas formar picos. Incorpora las claras de huevo en la pasta. Utiliza una cuchara con capacidad de 1 y media cucharadas para llenarla con firmeza de pasta y ponerla sobre la charola para hornear. Repite esta operación con el resto de la pasta y deja 2 pulgadas de espacio entre cada pieza. Presiona ligeramente cada bola para aplanarla un poco. 4. Hornea las galletas de 8 a 10 minutos o hasta que las orillas empiecen a dorarse suavemente (no las hornees demasiado). Déjalas enfriar 2 minutos; retíralas de las charolas y colócalas en rejillas. Deja que se enfríen completamente, alrededor de 15 minutos. 5. En una cacerola de teflón con capacidad de 1 cuarto de galón, derrite las chispas de chocolate con la manteca vegetal a fuego medio, revolviendo. Mete cada galleta hasta la mitad en el chocolate derretido, y deja escurrir el exceso. Colócalas en las hojas de papel para hornear y espolvorea la cubierta de chocolate con la macadamia. Déjalas reposar hasta que el chocolate se fije, aproximadamente 1 hora. Guárdalas entre las hojas de papel para hornear en un recipiente bien cerrado.
1. Precalienta el horno a 350°F. Rocía charolas para horno con spray para cocinar. En un tazón mediano, mezcla bien los ingredientes para las galletas. 2. Deja caer cucharadas de pasta, separadas por unas 2 pulgadas, sobre las charolas para horno. 3. Hornea de 9 a 11 minutos o hasta que estén firmes. Deja enfriar 2 minutos; retira las galletas de las charolas y enfríalas sobre una rejilla. Deja que se enfríen por completo, aproximadamente 30 minutos. 4. En una cacerola de 2 cuartos de galón, derrite el chocolate y la mantequilla a fuego lento, revolviendo ocasionalmente. Retira la cacerola del fuego. Añade el azúcar en polvo y 3 cucharadas de agua caliente, hasta tener una mezcla homogénea. (Si el glaseado está demasiado espeso, añade más agua, 1 cucharadita a la vez.) Unta el glaseado sobre las galletas.
1. Precaliente el horno a 375°F. 2. Bate los azúcares, mantequilla, vainilla y el huevo en un recipiente hondo grande con una batidora eléctrica a velocidad media, o mezcla con una cuchara. Agrega la harina, el bicarbonato y la sal, y revuelva (la masa estará dura). Añade las nueces y los "chips" de chocolate y mézclalos. 3. Coloca cucharadas llenas de masa en una bandeja para hornear galletas sin engrasar, separándolas 2 pulgadas. 4. Hornea de 8 a 10 minutos o hasta que se doren ligeramente (el centro de las galletas estará suave). Deja enfriar por 1 a 2 minutos; retíralas de la charola o bandeja y colócalas en una parilla metálica.
1. Precalienta el horno a 350°F. En un tazón grande, separa la masa para galletas. Añade o amasa añadiendo la harina y el extracto de almendras hasta que estén bien mezcladas. 2. Con la masa, forma 180 bolas (de 1/2 pulgada). Colócalas, con una separación de 1 pulgada, en charolas para horno sin engrasar. Presiona el fondo de un vaso sumergido en azúcar granulada sobre cada bola, hasta que tengan un cuarto de pulgada de espesor; pica la parte superior de cada bola con un tenedor. 3. Hornea de 6 a 8 minutos, hasta que estén firmes, pero no doradas. Enfría 1 minuto; retira de las charolas de horno y colócalas en una rejilla para que se enfríen. Enfríalas por completo, aproximadamente 15 minutos. 4. Mientras tanto, en un tazón chico, bate los ingredientes para el relleno con la batidora eléctrica, a velocidad baja, hasta que la mezcla esté homogénea y cremosa. Extiende aproximadamente 1 cucharadita del relleno en la parte inferior de la mitad de las galletas. Cubre cada una con otra galleta, con el lado inferior hacia abajo; presiona con suavidad. Guarda en el refrigerador.
1. Bate el azúcar en polvo, la mantequilla, la vainilla, el extracto de almendra y el huevo en un recipiente grande con una batidora eléctrica a velocidad media, o mézclelos con una cuchara. Agrega los demás ingredientes, excepto el azúcar granulada. Cubre y refrigera por lo menos por 2 horas. 2. Precalienta el horno a 375°F. Engrase ligeramente una bandeja para hornear galletas con manteca vegetal o rocíela con aceite de cocina. 3. Divide la masa por la mitad. Amasa cada mitad de masa hasta un grosor de 1/4 pulgada en una superficie ligeramente empolvada con harina. Corta la masa en las formas que desees con un cortador de galletas de 2 a 2 1/2 pulgadas. Espolvorea con azúcar granulada. Colócalas en una charola o bandeja para hornear galletas, separándolas 2 pulgadas. 4. Hornea de 7 a 8 minutos, o hasta que los bordes se doren un poco. Retíralas de la bandeja y colócalas en una parilla metálica.
1. Precalienta el horno a 375°F. En un tazón grande, bate la mantequilla y la pasta de almendra, con batidora eléctrica a velocidad media, hasta que se mezclen bien. Agrega el huevo y mezcla bien. Añade la mezcla para galletas y 1 cucharadita de agua y revuelve hasta formar una pasta suave. 2. Con una cuchara para galletas (tamaño de 2 cucharaditas, deja caer cucharadas con 2 pulgadas de separación, sobre las charolas para horno sin engrasar. Oprime una almendra en el centro de cada pila de pasta. 3. Hornea de 12 a 14 minutos o hasta que los bordes estén ligeramente dorados. Enfría 1 minuto; retira las galletas de las charolas y colócalas en rejillas para enfriarlas. Deja enfriar por completo, aproximadamente 15 minutos. En un tazón chico, mezcla los ingredientes para el glaseado, hasta tener una mezcla homogénea. Rocía el glaseado sobre las galletas.
1. Precalienta el horno a 350°F. En un tazón grande, incorpora la mezcla para galletas, el aceite, el agua, el huevo y las nueces, hasta formar una pasta suave. 2. En charolas para horno sin engrasar, deja caer cucharadas copeteadas de la pasta, con una separación de 2 pulgadas. 3. Hornea 7 minutos. Retira las galletas del horno; de inmediato, presiona ligeramente una mitad de malvavisco, con el lado cortado hacia abajo, sobre cada galleta. Hornea de 1 a 2 minutos más o hasta que el malvavisco empiece a ablandarse. Cocina 2 minutos; retira las galletas de las charolas para horno y enfríalas en rejillas. Enfríalas por completo, aproximadamente 15 minutos. 4. Mientras tanto, en una olla antiadherente de 1 cuarto de galón, derrite las chispas de chocolate a fuego lento, revolviendo hasta que estén homogéneas. Retíralas del fuego. Añade la crema batida, la mantequilla y la vainilla; mezcla bien. Incorpora el azúcar en polvo, hasta tener una mezcla homogénea. 5. Extiende el frosting sobre cada galleta fría y cubre con el malvavisco. Deja reposar hasta que éste quede firme.
1. Precalienta el horno a 350°F. En un tazón grande, bate la mantequilla y 1 taza de azúcar en polvo, con batidora eléctrica a velocidad media, o mezcla con una cuchara. Sin dejar de revolver, añade la harina, la fécula de maíz, la cáscara de limón y la vainilla; hasta que estén bien mezclados. 2. Con la masa, forma bolas de tres cuartos de pulgada. Colócalas en una charola para horno, sin engrasar, con una separación de 2 pulgadas entre cada una. Presiona la parte inferior de un vaso sobre la pasta para que se engrase; luego sumérgelo en azúcar granulada y oprímelo sobre las bolas de masa, hasta que tengan un espesor de un cuarto de pulgada. 3. Hornea de 9 a 11 minutos o hasta que los bordes estén ligeramente dorados. Retira las galletas de la charola y colócalas en una rejilla. Deja que se enfríen completamente, aproximadamente 30 minutos. 4. En un tazón pequeño, revuelve 1 taza de azúcar en polvo y el jugo de limón. Añade jugo adicional, si es necesario. Extiende el glaseado sobre las galletas. Coloca gotas del gel decorativo sobre las galletas glaseadas; pasa un palillo por el gel para un diseño marmoleado.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Videos

Próximos álbumes

Top 10 recetas de pan

Tigre de comercial rescatado del maltrato en un circo

Mitos y realidades de los peligros de los gatos durante el embarazo

‘Mini pig fashionista’ conquista las redes

Disfruta más imágenes
a tu izquierda