Enlaces Relacionados

  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • Los miedos de cada signo
  • Los miedos de cada signo
  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • Miedo
  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • Los miedos de cada signo
  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • Los miedos de cada signo
  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • Miedos empleos
  • ¿Por qué le tenemos miedo a los cambios?
  • Miedos empleos
  • Próximo álbum

¿Por qué le tenemos miedo al cambio?

Es normal sentir miedo cuando nos enfrentamos a las cosas nuevas, pero, si el miedo te está impidiendo avanzar o tener nuevos proyectos, ¡cuidado! El Dr. César Lozano no s ayudó a entender por qué nos cuesta tanto trabajo aceptar los cambios que suceden en la vida.
Para el especialista existen tres razones que nos mantienen con miedo en la vida y son el motivo de nuestro estancamiento.
La primera es, la comodidad, pues cambiar aspectos en el carácter o en las actividades que se realizan requiere un esfuerzo extra que cuando se tiene cierta estabilidad, ya no se realizan.
Cuando tus acciones son producto de la costumbre y no reflexionas por qué haces o dejas de hacer ciertas cosas, quizá la comodidad no te está dejando avanzar.
Todos los cambios implican un proceso de adaptación, es por eso que cuando estamos acostumbrados a algo se siente temor del periodo de inadaptación al que nos vamos a enfrentar.
La segunda razón es el miedo a la crítica y al fracaso. Esto se presenta sobre todo en las personas que prefieren ser espectadores de los cambios en los otros, antes que cambiarse a sí mismos.
Y la tercera razón, algo menos tangible, de lo que incluso muchas veces no nos percatamos, y son los decretos y afirmaciones que día a día nos marcan.
Por ejemplo, decir todo el tiempo frases como: ‘yo no puedo perdonar’, ‘a mí los cambios me dan nervios’, ‘yo así soy y no voy a cambiar’, entre muchas otras.
Estas frases se convierten en decretos a los que tú misma vas dando fuerza entre más los repites y es un ciclo difícil de terminar porque como sigues sin poder cambiar, te los sigues repitiendo.
Pero no todo son malas noticias, si ya reconociste que estás cayendo en alguna de estas acciones, lo primero que debes hacer es un análisis de las áreas de tu vida que no has cambiado y que ya deberías haber modificado.
Pregúntate si hay alguna característica de tu forma de ser que te ha traído problemas, alguna actitud en el trabajo que no te beneficia o incluso si alguna de tus costumbres no es muy aceptada.
Otro modo de análisis es que te preguntes si la vida te ha dado lo que crees merecer, si tu respuesta es, no, tienes que asimilar que nada va a cambiar si tú sigues haciendo lo mismo desde siempre. Recuerda que si quieres algo diferente, tienes que hacer algo diferente.
También debes identificar si hay algo en tu pasado que te impide cambiar, por ejemplo una situación que tuvo efectos drásticos en tu vida y que ahora tienes miedo a cambiar. Si descubres que eso está pasando, trata de sanar esas heridas en tu niño interno y sigue adelante.
Otro consejo del especialista es realizar los cambios paulatinamente si crees que este cambio en ti puede afectar a alguien más o a varias personas, además, así es más fácil el proceso de adaptación.
Y por último visualiza qué pasaría en tu vida y cómo te sentirías con ese cambio, si descubres traería muchos beneficios a tu vida, es un decreto positivo que comenzará el cambio en ti.
Por último el experto dejó a forma de reflexión tres posibles razones por las cuales una persona debe cambiar:
1. Cuando se aprende una lección
2. Cuando se ama y temes perder a esa persona que amas
3. Cuando tocas fondo y quieres salir
Tu qué crees, ¿tu vida necesita un cambio?

Videos

Próximos álbumes

Protege a tu familia de las alergias de primavera con estos ‘tips’

Mujer, cuida tu salud con esto consejos

Noah, un bebé con un disfraz para cada día

Protector solar, no lo olvides en otoño e invierno

Disfruta más imágenes
a tu izquierda