Enlaces Relacionados

  • cáncer de próstata
  • Hispanos flirtean en internet
  • Como evitar la depresion en la tercera edad
  • Pareja feliz
  • Felicidad
  • Amores que matan
  • Trabajos y depresión
  • Amores que matan
  • Depresión laboral
  • Amores que matan
  • Amores que matan
  • Depresión laboral
  • Trabajos y depresión
  • Depresión y la 'envidia de Facebook'
  • Karma
  • Próximo álbum

Cinco pasos que debes dar para ser feliz

El aislamiento emocional es un problema cada vez mayor, con más de uno de cada tres adultos de 45 y más años que se describen como crónicamente solos, a diferencia de uno de cada cinco en la década pasada. Es fácil de identificar los factores que contribuyen a la soledad: el alto desempleo, la tasa de matrimonio a un mínimo histórico, el aumento de la dependencia de la tecnología sobre la comunicación cara a cara.
El por qué de que las personas se aíslen, según Christian E. Megrelis, vicepresidente de la Unión Internacional de Economistas, erudito bíblico y autor del “Glosario de la Esperanza”, se debe a que la crisis mundial no es sólo económica, sino individual. Sobre todo en los países industrializados en los que se debilitan las conexiones humanas.
Según un estudio reciente, se ha comprobado que el aislamiento emocional, que va en aumento, causa y exacerba enfermedades como Alzheimer y cáncer. Inclusive, es un factor de riesgo tan alto para la mortalidad como el tabaquismo. Estos sucede porque la calidad de vida de una persona solitaria es menor, las personas solitarias no son personas felices.
La infelicidad causa estrés y sabemos que esa es la principal causa de muchas enfermedades.
Sin embargo, Megrelis afirma que esto se puede corregir en cinco pasos, que con el paso del tiempo, pueden ayudar a las personas a volver a conectarse y recuperar su felicidad.
1. Trabaja en tu amor a todo el mundo.

Eso aplica igual para el extraño en el autobús, hasta a tu peor enemigo. El experto explica que aunque sea difícil, hay que llevarlo a cabo a la perfección para recibir los beneficios.
¿Cómo llevar a la práctica este concepto? Con actos humanitarios, detenerse un momento y ayudar a la persona que ha caído. Sonríe y dile algo amable al empleado de la tienda que está cansado y estresado. Y dona no sólo lo que es fácil de dar, como la ropa vieja que ya no usas. Comparte tu dinero, tu tiempo y tus recursos con los demás.
2. No juzgues.

Este es otro punto engañosamente simple, pero se hace más fácil con la práctica. Según Megrelis, juzgar a los demás es en realidad un acto muy egoísta, lo hacemos para sentirnos mejor con nosotros mismos, pero en realidad no es eficaz en ese sentido.
Cuando te encuentres comentarios despectivos acerca de otra persona, ya sea sobre su físico o sobre su forma de pensar, ya sea que lo digas en voz alta o sólo lo pienses, detente y considera tus propios defectos. La honestidad exige que te centres en ti mismo antes de corregir a tu vecino.
3. Perdonar.

Guardar rencor o buscar venganza como respuesta por los agravios cometidos a tu persona es meramente un impulso primitivo. El perdón es un sentimiento cerebral que proviene de la corteza del cerebro, la fuente de la razón.
La razón es la que nos permite resistir los impulsos primitivos peligrosos, nos permite ser capaces de ver a futuro los objetivos que podemos alcanzar, tales como la vida social, lo cual es imposible sin el perdón.
4. Hacer el bien que hace la diferencia.

Sentir que no se tiene ningún propósito en la vida o siquiera, las dudas que surgen ante esto, puede conducirte a la desesperación o la indiferencia que a menudo resulta en la ambición, el engaño o la vanidad, los cuales sirven para aislarnos de los demás.
Todos tenemos un propósito, el experto asegura que cualquiera que sea el lugar que tengas en la sociedad, es tuyo y de nadie más. Así sea llevar un ladrillo todos los días a una construcción, se trata de un grano de arena para hacer un mundo más feliz. Piensa en ello y rápidamente reconocerás tu propósito en la vida.
5. Ten fe.

No tienes que afiliarte a una religión en particular o seguir las reglas dogmáticas que tiene esa fe. Megrelis explica que en realidad es más difícil de lo que parece, pero la fe es la creencia de que hay algo más grande que nosotros, que existe un creador del mundo que lo guía todo con un orden y un propósito.
La fe puede estar, y a menudo sucede, marcada por períodos de duda, pero debe ser la brújula para que regreses. La fe trae consigo una conexión con todos los demás seres vivos. El resultado de llevar a cabo estos pasos será la esperanza y "la esperanza es la felicidad, un estado de ánimo que trasciende a la felicidad común", según Megrelis.

Videos

Próximos álbumes

Ellos las ven más rellenitas de lo que son y ellas los ven más delgados

Mujer, cuida tu salud con esto consejos

Dale a tu cabello el shampoo que necesita

Desarrolla tu resiliencia, la capacidad para superar la adversidad

Disfruta más imágenes
a tu izquierda