Publicidad | Vea su anuncio aquí

Aprende a disfrutar más de la vida

Aprende a disfrutar más de la vida

La felicidad viene de ti

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Ser feliz depende de ti

 

La felicidad y la alegría no está solamente reservada para unos pocos o se encuentra en un lugar en particular. Según James Baraz un profesor de meditación, la felicidad “es una decisión que cada quien puede hacer”. El se encarga de realizar unos cursos para que los participantes aumenten de forma considerable los pensamientos positivos. Baraz ofrece una serie de sugerencias sobre como podemos orientar nuestra mente hacia una vida más plena y sobre todo, cómo lograr que la felicidad se convierta en un aspecto cotidiano en lugar de algo difícil de conseguir.

Imagina la felicidad

Cualquier actividad realizada de forma repetida cambia la estructura del cerebro. De igual forma, una actividad que se imagina de forma repetida tiene un impacto en la estructura neuronal. Investigaciones de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard han demostrado esta teoría mediante un ejercicio, en el que le pidieron a un grupo de personas realizar un ejercicio tocando el piano con los 5 dedos de la mano durante una semana. En comparación, a otro grupo de personas se le pidió imaginar solamente que movían sus manos para realizar de forma imaginaria el mismo ejercicio. Aunque el realizarlo físicamente tuvo gran impacto en la estructura del cerebro más que el mero hecho de realizarlo, al final de la semana, la misma parte del cerebro en ambos grupos se vieron significativamente afectados.

Cada día imagínate que eres feliz

Visualízate a tí misma en una situación con personas que realmente te gustan, o en actividades que te ofrecen mucho placer. Al imaginarte los sentimientos de felicidad o recordar las experiencias maravillosas puedes promover cambios en tu cerebro, que van a predisponerte a crear momentos felices en tu vida cotidiana.

Memoriza la felicidad en tu cuerpo

Aunque el cerebro está fuertemente inclinado a distinguir y retener las experiencias negativas en lugar de las positivas, puedes fortalecer tus circuitos neuronales relacionados con la felicidad. Cuando te encuentres experimentando un momento alegre, ya sea caminando, escuchando música, siendo amable, o sintiéndote agradecido no lo dejes pasar así no más. Haz una pausa para que puedas distinguir los sentimientos en tu cuerpo y fijarlos en tu mente. Luego de forma consciente intensifica esa sensación, algunos sicólogos llaman a este proceso “memorizar” el sentimiento.

Si puedes desarrollar un fuerte sentido de memorización de la experiencia puedes reactivarla en el momento que quieras.

Visualiza tu destino de forma positiva

Algunos estudios han demostrado que los efectos de la gratitud tienen un efecto positivo. Un estudio reciente realizado por el sicólogo Martin Seligman con pacientes que se consideraban muy deprimidos consistió en pedirles que escribieran tres cosas buenas que les hubiesen ocurrido en los últimos 15 días. El 94% de los encuestados reportó una disminución en la depresión, mientras que el 92% dijo que su felicidad había incrementado.

La razón de estos resultados es porque el experimentar y expresar aprecio tienen un importante efecto, por lo que es recomendable tener una lista diaria de las cosas por las cosas que se está agradecido.

Suaviza estratégicamente tu preocupación

Las preocupaciones acaban con tu alegría de forma crónica y se ha convertido en el hábito de muchas personas. Existen varias técnicas para acabar con los episodios de ansiedad Matthieu Ricard, PhD, un genetista y monje budista asegura que “Cuando un pensamiento de preocupación surge en la mente en lugar de reaccionar debemos observarlo y ver cuál es la raíz.

El punto es no tratar de bloquear los pensamientos, ya que esto no es posible, sino que ellos no invadan tu mente. Esto es necesario hacerlo una y otra vez hasta que llegue el momento en que los pensamientos vendrán y se irán de la misma forma que un pájaro cruza por el cielo sin dejar rastro.

Experimenta la dicha de la irreprochabilidad

Cuando estamos atrapados en el resentimiento, el sentido de culpa o la condena, nuestra capacidad de alegrarnos se limita. Todo el mundo comete errores, es importante aprender a dejar ir el sentido de la culpa hacia otros y hacia nosotros mismo.

El resentimiento consume energía cuando lo llevas en tu corazón. Si estas tratando de dejar el resentimiento en contra de alguien, intenta desarrollar tu curiosidad sobre tu experiencia dolorosa en lugar de tomarlo como algo personal. Al tomar una perspectiva impersonal sobre tus resentimientos puedes encontrar lo positivo que hay en ellos.

Dejar ir la sensación de estar ocupada todo el tiempo

Uno de los obstáculos para experimentar la alegría es la sensación de estar muy ocupada. Aún si no puedes dejar de tener una agenda muy ocupada esto no significa que no puedas experimentar felicidad, paz o alegría en el medio de tu agitada rutina.

En los períodos en los que te encuentras muy ocupada trata de tomar unos mini-breaks. Toma un momento entre tus obligaciones para hacer una pausa, cerrar tus ojos, respirar profundo, dejar que tu cuerpo descanse y sentir que es estas fuera del tiempo.

Vas a encontrarte a ti misma más calmada, menos apurada y más conciente de tu próximo paso.

Busca lo bueno en los demás

Hay muchas razones para alegrarse al observar a otras personas, si estas buscando lo mejor en ellas. Cuando buscas lo bueno en los demás te darás cuenta de que algo edificante encontrarás en aquella o aquellas personas. Esto te permitirá disfrutar tus relaciones con los demás y dejar de lado lo que no te gusta.

Durante una semana practica el observar lo bueno de todas las personas con las que estas en contacto al igual que todas las cualidades positivas de esa persona. Fíjate en los efectos que va a tener en tu estado mental.

 

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí