Publicidad

Enlaces Relacionados

  • No debes hacer en la luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Lo que no debes hacer en tu luna de miel
  • Próximo álbum

Lo que no debes hacer en tu luna de miel

La luna de miel es el momento después de la boda para aprovechar tiempo a solas con tu nuevo marido, pero existen detalles que pueden volverla desastrosa.
Para comenzar con el pie derecho la luna de miel, empieza por hacer tu maleta con anticipación. No vayas a dejar todo a última hora porque puede que en vez de llevar aquél camisón para encender pasiones termines llevando unas pantaletas que las maten.
La luna de miel es para que pases y disfrutes el tiempo a solas con tu nuevo marido no para que te la pases pegada al teléfono relatándole a tu mamá y amigas cada detalle del viaje, Así que olvídate del mundo y ocúpate de estar al cien con tu pareja.
Este tiempo alejados de todo también sirve para relajarte y descansar de todos los planes de boda, del trabajo y de la rutina diaria. Así que no lo uses para conocer cada rincón del lugar con fatigosos recorridos turísticos porque al final del día habrás agotado todas las energías que tenías para la acción de la noche.
Si sabes a lo que vas más te vale depilarte mucho tiempo antes de la luna de miel porque de no ser así sólo estarás incómoda, con comezón y hasta irritada por haberlo dejado hasta el último. Ya después no vas a querer poner el letrerito de "no molestar" en la puerta por cualquier malestar que puedas llegas a tener.
¿Soñaste que tu luna de miel sería en un cuarto de cuatro paredes? Pues ojalá esa habitación no termine siendo el baño. Evita comer y beber de más para que pases más tiempo en la cama de la suite y menos enfrente de un lavabo.
Pónganse de acuerdo y hagan planes que puedan disfrutar en pareja. No quieras sorprender a tu marido con actividades pensadas por ti o la sorprendida vas a ser tu cuando te lleve a hacer algo que no te agrade.
Que la única tarea que tengas en mente sea pasar cada instante a lado de tu esposo y no frente a la computadora trabajando. Desconéctate de la oficina y enchúfate en tu luna de miel.
Para que el ardido no sea el marido porque no pudiste recostarte de lo quemada que andabas, protégete del sol en todo momento para que en vez de ardientes quemadas tengas calientes veladas.
No caigas en los brazos de Morfeo antes que en los de tu esposo si no quieres que el viaje de tus sueños termine siendo la peor de tus pesadillas.
Que el único niño de tus ojos sea tu marido. No se te ocurra llevar a tu hijo a la luna de miel -si es que ya tienen uno- mejor déjalo encargado con los abuelos para que tus noches sean de pareja y no trío.

Publicidad

Videos

Próximos álbumes

La Duquesa de Alba y Alfonso Diez en el romance de su luna de miel

Una relación llena de amor entre un bebé y su perro

'Looks' casuales para tu hijo en este Regreso a Clases

Barriguitas de embarazo muy coloridas

Disfruta más imágenes
a tu izquierda