Enlaces Relacionados

  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Vestidos de novia sencillos, pero elegantes
  • Próximo álbum

¿Más es menos? Vestidos de novia sencillos, pero elegantes

Es un mito que sólo las novias con vestidos voluminosos, caros y muy adornados brillan, mira estas opciones para lucir preciosa en tu día especial.
El vestido es una de las elecciones más difíciles para una novia, pero no se necesita de mucha ostentación para lucir espectacular.
La sencillez es un concepto difuso, pues para algunas personas significa algo completamente austero y para otras simplemente es no llevar algo muy extravagante.
Sin embargo, en cuanto a novias se refiere, la sencillez es sinónimo de elegancia y poca ostentación.
El término no quiere decir que llevarás un vestido cualquiera, más bien se refiere a modelos de corte sencillo o sin mucho volumen.
También tiene que ver con diseños sin muchas aplicaciones o bordados, que lo hagan pesado, visualmente.
Las novias 'sencillas' más drásticas optan por cortes rectos, de telas lisas y con caída pesada.
Les siguen aquellas que están dispuestas a que su atuendo lleve algún detalle como las transparencias, que le aportan suavidad.
En este modelo, por ejemplo, la transparencia extiende por toda la espalda, lo que deja lucir el cuerpo de la novia, pero con mucha clase.
Algunas otras prefieren dejar al descubierto parte de su piel, para optar por un modelo con mucho escote es necesario que inviertas en el cuidado de tu piel.
Otras novias, menos drásticas, prefieren un corte sencillo, pero con una tela borda o con textura.
Recuerda, que el vestido entre más elaborado sea, mayor es su precio. Por eso es importante que te ajustes al presupuesto.
Algunas telas como el encaje, logran realzar el vestido, por muy sencillo que sea el corte, pero sin hacer de la prenda algo ostentoso.
También puedes optar por un vestido con bordados sencillos en todo el cuerpo.
Las aplicaciones de pedrería son un detalle que, con medida, aporta elegancia sin mucha extravagancia.
Por ejemplo, puedes enfatizar tu silueta con un cinturón de piedras pequeñas.
Los vestidos corte imperio, favorecedores para cualquier tipo de cuerpo, suelen llevar una fajilla debajo del busto y si es cubierta de aplicaciones podrás resaltar tu parte más angosta, algo que todas las novias desean.
Algunas novias se toman en serio la pedrería, pero si no quieres perder la sencillez hazlo con moderación.
Otra función de una aplicación de pedrería es portar los accesorios dentro del mismo vestido, y es lo que logran las de este tipo.
Y si tus hombros es lo que quieres enfatizar, un detalle pequeño en los tirantes será genial.
Existen pocas cosas más románticas que los listones en un vestido de novia.
Los vestidos que son simples y de caída pesada, lucen entallados y dulces.
Pero aquellos de telas vaporosas lucen encantadores y románticos.
Si tu idea de boda va muy ligada a un sueño infantil, un vestido de corte princesa con listón a la cintura será perfecto.
Los vestidos corte A, no siempre son extravagantes, pues depende del volumen que tengan y los detalles.
En este modelo, el cinturón de listón marrón hace la diferencia entre sencillez y simplicidad.
Aunque no lo creas, listones y encajes se llevan de maravilla. Sobre todo si el corte del vestido es recto.
Una figura completamente romántica puede lograrse si agregas detalles como encajes, listones y guantes.
Los escotes de corazón aportan un toque de sensualidad al atuendo.
Pero si no quieres mostrar tanta piel, puedes arreglarlo con un poco de tul o encaje.
El tul, es un clásico de las novias, pero no siempre debe estar presente en mil capas.
Este vestido corte A y con un sólo tirante es una muestra de que lo vaporoso no siempre es voluminoso.
Se trata de telas con mucho movimiento que permiten a la novia que realice sus movimientos de la forma más natural posible.
La suavidad que poseen da un aspecto etéreo a la novia y la llena de luz.
Aunque no se debe confundir, etéreo con 'sin forma', asegúrate de enfatizar tus atributos corporales.
Tu escote, cintura, espalda, cuello o brazos pueden lucirse si te enfocas en hacerlos notar.
Por ejemplo, un corte sirena drapeado disimulará si tienes algunas libritas de más.
El vestido ajustado le da forma a tus curvas, poniendo todo en su lugar y justa proporción. Recuerda que el día de tu boda lo que menos debes sentir es incomodidad o que no puedes respirar, lo más importante es sentirte hermosa y sacando lo mejor de ti.
Los drapeados en el torso con telas vaporosas, por el contrario, ayudan a generar volumen en aquellas novias con poco busto, pero mucho deseo de brillar.
Así que ya lo sabes, la sencillez no está peleada con la belleza, saca lo mejor de ti y explota tu naturalidad al máximo.
Próximos álbumes

Duelo de rocas: Los anillos de compromiso de Kim Kardashian

Adelanto para las novias de Primavera – Verano 2015

Cómo elegir el diamante correcto en sólo diez pasos

¿Tienes el síndrome de novia fugitiva? ¡Averígualo!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda