Las 10 cosas que debes saber antes de dar el "Sí"

Diseño de bodas

Diseño de bodas

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Muchas mujeres han soñado desde su infancia en el día que llegará su príncipe azul con el que tendrán una relación romántica, próspera, llena de amor con la que llegarán al altar después de que su enamorado les pregunte si quieren casarse con él a la luz de las velas o en una noche frente al mar y sólo importen los días en el calendario para que esta fecha especial llegue pero, ¿estás segura que tu matrimonio tendrá un final feliz después del "Sí, acepto"? Por eso aquí te damos una lista de las cosas que debes saber para estar segura de que tu vida al finalizar la boda será la deseada.

1. Tener el mismo propósito en la vida

Con esto no nos referimos a que tengan que trabajar en lo mismo, hacer las mismas actividades, tener los mismos intereses o practicar las mismas cosas. ¿Se imaginan una vida con alguien que no tenga algo nuevo que contarte porque simplemente hacen lo mismo? De flojera. Con tener el mismo propósito en la vida nos referimos a que busquen objetivos compatibles como: el número de hijos que quieren, el tipo de casa que van a compartir, cómo pretenden dividir los gastos y tareas en la casa, si quieren mascotas o no, si antes de que la familia sea más grande o los niños crezcan ¿qué van a querer hacer juntos? viajar, trabajar, ahorrar o disfrutarse el uno al otro. Hay muchas cosas involucradas en el funcionamiento de un matrimonio, más allá de estar enamorados.

2. Buena comunicación

Aunque pensemos en un final feliz siempre habrá diferencias en el camino. Si durante tu noviazgo era poco fácil resolver los problemas porque no se escuchaban, se ocultaban cosas, empeoraba la situación o no llegaban a una sana conclusión, ahora piensa cuando vivan bajo el mismo techo y surja una discusión, ¿serán capaces de resolverlo juntos? Si la respuesta es no, estás a tiempo de buscar a alguien que te comprenda y con quien tengas la confianza de hablar sobre la relación o cualquier otra cosa que pase, con la seguridad de que estarán bien al final del día.

3. Mi realización personal

Muchas veces dejamos de lado lo que queremos o lo que somos por complacer a los demás, en especial cuando queremos mantener a alguien a nuestro lado. Cuida que esto no te pase, recuerda que antes que nada estás tu y si quieres ser una persona feliz dentro de una familia es necesario que cumplas con tus metas y deseos personales antes de casarte. Es muy importante que no llegues al altar con la frase "hubiera hecho", mejor disfruta de la vida que tienes ahora conoce, crea, sal, disfruta y llénate de experiencias antes de que te comprometas al matrimonio.

4. Acepta a tu pareja tal y como es

No pienses que al vivir juntos el hombre que está a tu lado va a cambiar porque se lo pides o que después de la boda él será diferente. Si estás dispuesta a compartir tus días con alguien, busca que sea una persona que te guste con todo y sus defectos porque de otro modo te la pasarás molesta con él por cualquier actitud o comportamiento que no cumpla tus expectativas.

5. Llevarse bien con su familia

No creas que por tener el título de "esposa" y llevar su apellido cambiará en automático la relación que lleves con su familia. Si desde el principio no se aguantaban no esperes que eso cambie, recuerda que al casarte con tu enamorado adquieres el mismo compromiso con su núcleo.

6. La sexualidad

Para las que quieren llegar vírgenes hasta el matrimonio su pareja deberá saber que la llave para obtener el "tesorito" es realizando una simple pregunta y respetando tu decisión hasta la noche de bodas o la luna de miel. Pero para aquellas mujeres que comparten intimidad con sus parejas es importante que exista confianza para hablar del tema y mejorar aspectos para mantener relaciones placenteras para ambas partes. Es básico que puedan comentar acerca de las fantasías, si tienen alguna incomodidad poder hablarlo abiertamente sin tener pena al respecto, saber que te respeta, ama y procura satisfacerte al igual que tú a él y tener en mente que llegará el momento en que sus cuerpos cambien y que estás dispuesta a estar con él el día que eso pase.

7. En las buenas y en las malas.

Bien lo mencionan al momento de la ceremonia: "En lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad". Si no estás segura de querer estar con esa persona en caso de que se quede sin trabajo, de que por alguna circunstancia no esté saludable y no estés dispuesta a sacrificarte si algo le pasa, busca a una persona a la que si quieras entregarle lo mejor de ti en todo momento para que puedas estar feliz y plena incluso cuando no tengan 'ni qué comer'.

8. Regirse bajo las mismas reglas

Aunque fueron educados por diferentes familias eso no implica que les hayan inculcado diferentes valores, límites, religión y obligaciones. Para vivir bajo el mismo techo con alguien más y criar a los hijos del mismo modo, es importante haber crecido con los mismos ideales o al menos parecidos. Cásate con alguien al que le hayan enseñado a poner la sal en la alacena y las verduras en el refrigerador porque no encontrar las cosas que buscabas en el lugar donde acostumbras puede terminar en discusión. Compartir costumbres como pasar las fiestas en casa de tu familia o en de él y hasta comer con la televisión prendida o con el celular en la mesa, son factores que también influyen para una buena convivencia y matrimonio.

9. ¿Seguirlo a donde vaya?

Esta es una decisión que únicamente te corresponde a ti. ¿Estás dispuesta a dejarlo todo porque le ofrecieron un trabajo en otra ciudad? o ¿apoyarlo y confiar en él mientras trabaje fuera y sólo lo veas los fines de semana o algunos días al mes? Acuérdate que la distancia separa cuerpos pero no sentimientos, si sus lazos y amor es tan fuerte como sólo ustedes saben podrán superar este obstáculo sin ningún problema.

10. Todavía no te casas y ya consideras el divorcio como opción

Si este es tu caso, entonces NO TE CASES. Si no estás segura de lo que vas a hacer o pones ante cualquier situación que se pueda presentar el divorcio, no camines hacia el altar cuando no veas otras alternativas. Para todo existe una solución y si la tuya es separarse porque no funcionó, mejor toma otro camino antes de que esto pase. Punto.

Debes de saber que el matrimonio es un compromiso pensado para toda la vida y si leíste esto es porque no te sientes muy confiada en lo que estás a punto de hacer o estás nerviosa por lo que se viene. Tranquila, nadie te obliga a nada y la decisión está en ti así que trata de tomar la que mejor te convenga para que tengas un final de cuento de hadas.