Publicidad | Vea su anuncio aquí

Kate Middleton, una princesa modelo

biografia Kate middleton

biografia Kate middleton

- Getty Images

La princesa Kate en muñeca

VIDEO La princesa Kate en muñeca - Despierta América / Univision

Ver videos
***Las figuras de cera de William y Kate Middleton

FOTO La historia de amor de Kate y William

Ver fotos
album familiar Kate Middleton

FOTO Album familiar de Kate Middleton

Ver fotos
Kate Middleton cumpleaños

FOTO Biografía de Kate Middleton

Ver fotos

Durante mucho tiempo en un discreto segundo plano, Kate Middleton, la futura esposa del príncipe Guillermo, se tranformó en princesa modelo para seducir a los británicos golpeados por la crisis y desengañados por las equivocaciones pasadas de la familia real.

No hay críticas -o casi- en los periódicos desde que Catherine -como prefiere llamarla el palacio- dio sus primeros pasos oficiales con una soltura elogiada, cultivando una imagen sencilla y natural con un toque de 'glamour'.

Se la ha visto, siempre sonriente, bautizar un barco junto a Guillermo, cómoda a pesar de la presión, en una visita a la universidad que albergó sus primeros amores o volteando hábilmente tortitas ante los curiosos en Belfast.

Guapa pero sin ostentación, con su larga melena castaña y su ropa comprada mayoritariamente en grandes cadenas de moda, Kate Middleton ofrece a sus 29 años el rostro tranquilizador de una mujer casi como las demás.

El vestido blanco que lució en una de las fotos oficiales del compromiso costó menos de 200 euros (285 dólares) y su ropa elegante, pero siempre sobria, hace escuela en la calle: algunos de los modelos que llevó en público se agotaron luego en las tiendas.

Deportista y segura de sí misma, "Miss Middleton", señalaba un día un editorialista, "ofrece una refrescante combinación de joven normal con los pies sobre la tierra y de glamour".

Unas características que tranquilizan a sus conciudadanos agobiados por la cura de austeridad impuesta por el gobierno. Y también a la reina Isabel, que ha tenido que emplearse para restaurar la imagen de la monarquía empañada por el tormentoso matrimonio de Carlos y Diana, las extravagancias de Sarah Ferguson y la conducta del príncipe Andrés.

Sus orígenes de clase media también juegan a su favor, y alimentan el romance de la "plebeya que conquistó el corazón del príncipe" y podría convertirse en reina.

Sus padres, Michael y Carole, se conocieron cuando ambos trabajaban en British Airways, antes de dejar la aerolínea para fundar la empresa de venta por correspondencia de artículos para fiestas con la que amasaron una fortuna.

Eso les permitió enviar a su Kate -la mayor de sus tres hijos nacida el 9 de enero de 1982-, al elitista Malborough College.

Al terminar sus estudios, la joven pasó un tiempo en Florencia y en Chile antes de matricularse en la Universidad de Saint Andrews, donce conoció a Guillermo hace diez años.

Licenciada en Historia del Arte, Kate tuvo una breve experiencia laboral como compradora de accesorios de una marca de ropa, antes de empezar a trabajar con sus padres a la espera de que el príncipe le propusiera matrimonio.

Esta paciencia que le valió el apodo de "Waity Katy" y el sarcasmo de los comentaristas que señalaban que "su principal ocupación en los últimos años era prepararse para casarse" con el príncipe Guillermo, con quien ha vivido en los últimos meses antes de la boda.

¿Hay detrás de esa sonrisa otra cosa que una vida vacía?", se preguntaba todavía recientemente el diario The Times, en un artículo en el que hablaba de "la insoportable levedad de Kate".

A otros les exaspera esta imagen demasiado llana de "Barbie" o de "señorita perfecta", como la habría bautizado Zara Phillips, prima de Guillermo.

A lo largo de todos estos años, Kate sólo se ha apartado en dos ocasiones de este papel de chica modelo: cuando participó en un desfile de modas en la universidad con un vestido transparente que dejaba ver su ropa interior y una noche en la que lució orejas de conejo en una discoteca.

Porque en este recorrido casi sin tacha, no se ha dejado nada al azar.

Guillermo y Kate representan "un nuevo concepto para la monarquía", el de "príncipe y princesa modernos", señala Max Clifford, un reconocido especialista en relaciones públicas."Todo ha sido cuidadosamente preparado. Se han prodigado muchos consejos entre bastidores y, hasta ahora, ha funcionado muy bien".

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí