Enlaces Relacionados

  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • La lactancia salvaría medio millón de vidas
  • Próximo álbum

Amamantar recién nacidos salvaría medio millón de vidas al año

Amamantar a todos los recién nacidos durante la primera hora desde su nacimiento podría prevenir una de cada cinco muertes innecesarias y salvar a más de medio millón de niños en el mundo cada año, según Unicef.
Según la agencia de noticias EFE, así lo señaló el director ejecutivo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Anthony Lake, en una carta publicada con motivo de la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra del 1 al 7 de agosto.
Lake destacó que la lactancia es fundamental a la hora de reducir la mortalidad infantil y ayudar al buen desarrollo de los pequeños.
Según datos de Unicef, cada año mueren en el mundo casi siete millones de niños menores de cinco años por causas que pueden prevenirse y, de ellos, más del 40 por ciento son recién nacidos.
Lake lamentó que pese a los sabidos beneficios de la lactancia, menos de la mitad de los recién nacidos del mundo se beneficien de ella y llamó a cambiar esa situación.
"Tenemos que cambiar usos sociales, trabajar sobre todo con las comunidades y familias para animar a las madres a dar el pecho", señaló el responsable de Unicef.
Según Lake, la lactancia no ayuda sólo a salvar vidas, sino que "es el pilar de una buena nutrición", pues reduce el riesgo de malnutrición en los niños y el de obesidad cuando crecen.
"Respaldando la nutrición y el vínculo entre la madre y el niño, la lactancia también apoya un desarrollo cerebral sano", apuntó.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda alimentar a los niños exclusivamente con leche materna desde su primera hora de vida hasta los seis meses, cuando anima a comenzar a complementar esa dieta con otros productos.
Porque, además, está comprobado que la lactancia materna tiene múltiples beneficios en el bebé, más allá de la alimentación. Por ejemplo, según un estudio de la Universidad de Tel-Aviv, Israel, liderado por la doctora Aviva Mimouni-Bloch demostró que las madres que alimentan de forma natural a su bebé le confieren una protección contra el desarrollo del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).
Y para las mamás también hay beneficios, pues muchas madres aseguran que al amamantar recuperan su peso más rápido, que se sienten más sexys y científicamente se comprobó que las madres que amamantan tienen menor riesgo de padecer cáncer de pecho y ovarios. Por eso tenemos unos 'tips' rápidos para que te aventures en la lactancia.
Expertos señalan que mientras más leche tome tu bebé, más leche producirás, por eso es vital empezar desde el primer día. Si ves que no es tan fluida desde el principio intenta sacarla con tus manos los primeros tres días.
No dudes en preguntarle a enfermeras y médicos que te atienden algunos consejos y que aclaren tus dudas sobre la forma correcta para amamantar a tu bebé.
Los expertos señalan que durante las primeras seis semanas, debes permitir que tu bebé tome del pecho cada vez que quiera hacerlo. Lo típico es cada dos horas, o aproximadamente 10 a 12 veces al día. No te preocupes si en realidad lo hace menos o más veces.
Cuando llega la hora se volver a tu rutina diaria y separarte de tu bebé, la lactancia no tiene que terminar. Existe una herramienta para sacar la leche de tus senos y poder guardarla en recipientes. Lo recomendable es que practiques desde antes de la separación e inmediatamente después de que come tu bebé, así podrás acostumbrarte a sacarla. Cuando la extraes puedes guardarla en el congelador y esa leche podrán dársela a tu bebé en tu ausencia.
Otra recomendación es seguir cuidando que tu dieta sea sana y balanceada, pues no debes olvidar que eso también el parte de lo que compone la leche que das a tu bebé. Tomar de 8 a 10 vasos de agua también ayudará a la producción de leche.

Videos

Próximos álbumes

Cómo evitar muertes de bebé en el auto

Barbas navideñas

Salvaron la vida de este bebé con pegamento

¿Cómo ayudar a tu bebé a dejar el pañal?

Disfruta más imágenes
a tu izquierda