Enlaces Relacionados

  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Vacunas para el bebé
  • Próximo álbum

Descubre la importancia de vacunar a tu bebé

Las vacunas son el primer escudo que pueden los padres darle a sus pequeñitos, por eso y por muchas cosas más son de vital importancia. De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, CDC por sus siglas en inglés, existen al menos cinco grandes razones para nunca dejar pasar las vacunas de tus hijos.
1. Le pueden salvar la vida: Gracias a los avances en la ciencia médica, tu hijo puede estar protegido contra más enfermedades que nunca. Algunas enfermedades que antes lastimaban o mataban a miles de niños han sido eliminadas por completo y otras están cerca de extinguirse, principalmente debido a las vacunas seguras y eficaces.
Un ejemplo del gran impacto que tienen las vacunas es la eliminación del polio en los Estados Unidos. El polio fue una vez la enfermedad más temida de los Estados Unidos, ya que provocaba la muerte y parálisis en todo el país. Hoy, gracias a las vacunas, no hay informes de polio en los Estados Unidos.
2. Es muy segura y eficaz: Las vacunas solo se administran a los niños luego de una revisión larga y minuciosa por parte de los científicos, de los médicos y de los profesionales del cuidado de la salud. Las vacunas producen algún tipo de malestar; por ejemplo, dolor, enrojecimiento o sensibilidad en el lugar de la inyección, pero esto es mínimo comparado con el dolor, el malestar y el trauma de las enfermedades que previenen estas vacunas.
Los efectos secundarios graves después de la vacunación; por ejemplo, una reacción alérgica grave, son muy poco frecuentes. Los beneficios de vacunarse para prevenir enfermedades son mucho mayores que los posibles efectos secundarios para casi todos los niños.
3: Protegen a la persona que más quieres: Los niños en los EE UU todavía se contagian de enfermedades que se pueden prevenir. De hecho, hemos visto resurgimientos del sarampión y de la tosferina (pertusis) en los últimos años. De enero a julio de 2013, se reportaron más de 11,000 casos de tosferina en todos los estados. El año pasado fue un año récord, con más de 41,000 casos reportados, el más alto desde 1955. Se reportaron también 18 muertes en 2012, la mayoría de ellas de bebés menores de 3 meses.
Desafortunadamente, algunos bebés son demasiado pequeños para vacunarse completamente y algunas personas tal vez no puedan recibir determinadas vacunas porque tienen alergias graves, sistemas inmunológicos debilitados por enfermedades como la leucemia, o por otros motivos. Para que estén seguros, es importante que tu y tus hijos que puedan vacunarse, lo hagan completamente. De este modo, no solo protegerás a tu familia, sino que ayudarás a prevenir el contagio de estas enfermedades a amigos y seres queridos.
4. Ahorrarás tiempo y dinero: Es posible que a un niño con una enfermedad que se puede prevenir con una vacuna no lo dejen asistir a las escuelas o a las guarderías. Algunas enfermedades que se pueden prevenir con vacunas producen discapacidades prolongadas y pueden tener un alto costo económico por el tiempo perdido en el trabajo, facturas médicas o cuidados por discapacidad a largo plazo.
Por el contrario, vacunarse contra estas enfermedades es una buena inversión y, por lo general, está cubierto por su seguro. El Programa de Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) es un programa con fondos federales que provee vacunas sin costo a los niños de familias de bajos ingresos. Para saber más sobre el programa VFC, el sitio web del CDC, o pregunte a un profesional.
5. Protegerás a futuras generaciones: . Las vacunas han reducido y, en algunos casos, eliminado muchas enfermedades que mataban o incapacitaban gravemente a las personas hace algunas generaciones. Por ejemplo, la vacuna contra la viruela erradicó esta enfermedad en el mundo. Sus hijos ya no necesitan vacunarse contra la viruela porque la enfermedad ya no existe. Al vacunar a los niños contra la rubéola, el riesgo de que las mujeres embarazadas pasen el virus al feto o al recién nacido se ha reducido drásticamente, con lo que los defectos congénitos asociados con ese virus ya no se ven en los Estados Unidos.
Si seguimos vacunando ahora y en forma completa, los padres del futuro podrán confiar en que algunas enfermedades actuales ya no existirán para lastimar a sus hijos en el futuro, señala la dependencia gubernamental.

Videos

Próximos álbumes

¿Tu bebé tiene pie plano? ¡Es normal!

¿Cómo tener un amor más inteligente?

La dulzura de la vida

Viaja por el mundo sobre una mano

Disfruta más imágenes
a tu izquierda