Enlaces Relacionados

  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • ‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor
  • Próximo álbum

‘Tips’ para que tu bebé duerma mejor

Si no has podido disfrutar de esta hermosa etapa de ser madre porque tu bebé no te deja dormir, mira algunos consejos que podrán aliviar tus desvelos.
Es mejor que duerma solo: Aunque sabemos que como madre adoras sentir su piel, su olor y su calor propio, es más seguro que tenga su propio espacio. Se debe tener mucho cuidado como padre cuando duermes con tu pequeño, por ejemplo sacar almohadas grandes, cobertores voluminosos, tapar huecos a donde pueda deslizarse y nunca perder la conciencia de que el bebé puede ser aplastado por el cuerpo enorme que se encuentra a su lado.
Es mucho mejor que poco a poco le acostumbres a tener su propia cama, segura y confortable. Quizá llore al principio, puedes intentar dejándolo por lapsos de cinco a diez minutos, aunque llore y cuando deje de sentirlo como un abandono incrementar el tiempo que pasa en su cuna hasta que lo sienta completamente normal.
Abrigo suficiente: Por mucho que quieras proteger a tu bebé del clima si te excedes en cobijarlo se sentirá sudoroso e incómodo, y si te falta calor seguro se enfermará. En clima cálido puedes dejarlo con un pañalero de algodón y un par de mantas ligeras. En invierno agrega al pañalero un pantalón del mismo material y un gorrito, las mantas pueden ser más cálidas.
El contacto físico es muy importante: Si el bebé está molesto o si simplemente es muy cariñoso se puede intentar acostarse a su lado unos minutos para ayudarlo a conciliar el sueño o sentarte en el sofá para acurrucarlo y luego pasarlo a su cuna.
Es indispensable cansarlo: Los bebés son una fuente 'casi' inagotable de energía y eso puede ocasionarte problemas para dormirlo, por eso es indispensable que tengas un tiempo de juegos y actividades que le consuman parte importante de su energía.
Y un baño viene bien: Si ya jugaste y aún no le ves ganas de dormir, un baño es una buena forma para seguir consumiendo sus ganas de estar activo. Ponle juguetes, agua tibia y mucho amor.
Arrullo: Luego de estar arropado, bañado y cansado, una canción sólo puede ser tu aliada, elije una tonada suave y constante que le permita sentir una
Leche: Casi todas las mamás coinciden que aunque ya no tenga hambre, un bebé caerá rendido ante un biberón de leche tibia y es que luego de hacer un ritual completo de baño, canción y leche les funciona a casi todos.
'Su mejor amigo': Además puedes combinar estos rituales de descanso acompañando su sueño con su juguete favorito, cuida mucho las fibras de las que se componen o si son de materiales más duros, vigila que no tengan filos o grietas peligrosas.
Un buen masaje: Este también puede darse después del baño con un aceite para bebé o una crema de olor a lavanda, verás que se relajará y se preparará para cerrar los ojitos.
¿Y si son dos?: Si tienes la fortuna de tener gemelos o más de un hijo, puedes establecer una rutina de descanso que además fortalezca el lazo entre ellos, puedes dedicarles 30 minutos juntos para leer un cuento, cantar canciones, jugar con sus manitas y enseñarles colores, formas o juguetes. Será un tiempo de valor incalculable.
Una rayito de luz: Para muchos niños puede ser traumático despertar a media noche y que no puedan distinguir absolutamente nada, eso los pone en un estado de estrés difícil de superar, por eso si puedes colocar una lamparita pequeña en la habitación será tu salvación.
Así cuando el bebé despierta y distingue que todo está en orden, él mismo puede volverse a dormir sin pegar el grito desesperado.
No olvides que parte importante del ritual de descanso es el calor que tu pequeño sienta de mamá o papá, siempre acompaña el momento de dormir con muchas caricias, besos y palabras dulces, ellos te lo agradecerán de por vida.

Videos

Próximos álbumes

'Tips’ para proteger a tu bebé de los efectos de frío

Tecnología que tu hijo necesita

Beneficios de la estimulación temprana

¿Qué trae para ti el mes del Gallo? Averígualo

Disfruta más imágenes
a tu izquierda